30 abr. 2008

Si preguntan de 30 libros, es que no leen ninguno.


A veces recibo en un solo email preguntas sobre mi opinión de diez libros al mismo tiempo. Esta semana recibí 11 correos así. A veces no se ni que contestar, porque es difícil elegir entre un gran libro y otro gran libro. La diferencia es de gustos y de necesidades. La respuesta correcta solo puede darse tras un diagnóstico sobre el potencial lector. “¿Los libros de Dvoretsky son buenos?” “Depende para quién” es la respuesta obligada. Trato de no contestar nunca: “Si quiere saberlo, tome mi curso” Pero hay veces que no habría otra respuesta razonable. “¿Cómo aprendo a calcular variantes?” Esa respuesta requiere unas 30 cuartillas y además conocer al que pregunta a través de un diagnóstico.
Una pregunta “¿Cómo ve al ajedrez en México, ha avanzado”?. Ahí necesitaría estadísticas confiables, no las que por ahí pululan hablando de cantidades infladas y ficticias. Habría que comparar y establecer referencias. ¿Ha avanzado? Primero defíname que entiende usted por avanzar. ¿Cualitativamente o cuantitativamente? ¿A corto plazo, a mediano, a largo? Porque yo conozco a jugadores que creen que han avanzado mucho en su ajedrez, pero para hacerlo este año han hipotecado su futuro y dentro de tres se frenará totalmente su progreso, mientras otros parecen avanzar poco, pero su paso hacia delante se mantendrá una década más por lo menos.
En el blog tendré, necesariamente, hacer un artículo sobre preguntas, al menos una vez cada quince días.