19 dic. 2010

Crónicas de Fontanka 1.




Después de un largo silencio, reanudo con apuntes tomados en este casi un mes de no explayarme en mi blog, con una serie que he llamado “Crónicas de Fontanka”, ya que aquí en el “Arkadia”, en la calle Moyski, a unos pasos del famoso e histórico club de “Taleòn”, del que ya alguna vez había escrito ampliamente, me decidí a poner en orden muchas notas sueltas de las últimas semanas.
A veces es necesaria una gran distancia para digerir algunas cosas. Ahora con los Wilkileaks hay demasiada información suelta por Internet, y ya hay que tener cuidado en que poner o no, incluso en los blogs, pues parece que los interesados en que algunas cosas estén ocultas están dispuestos a todo.
He recibido muchos email preguntándome del Festival de Ajedrez de la UNAM y como la información era muy abundante, me había hecho la determinación de no escribir nada antes de que llegase 2011, pues hay muchas cosas que examinar, muchos datos que procesar y más asuntos que reflexionar.
Por lo pronto, tenía que examinar 500 gigas que recibí en un HDD externo, con un mensajero que venía desde la ahora no lejana Ucrania con tan abundante material de ajedrez. Nada mas hojear los archivos en Dejavu de años completos de “Ajedrez” de Riga, de 1962 a 1994 o algunos años que me faltaban de “64”, principalmente los de los años entre 1993 a 2001; o los apuntes en mimeógrafo del entrenador Chebanenko de Moldavia, pasados a PDF, requerían horas de examen y organización con el material relacionado que ya poseía. En particular me llamaba la atención una gran colección de libros que un aficionado al ajedrez donó a la Universidad de Harvard y que de alguna manera fue digitalizada y llegó a manos de aficionados rusos al intercambio de libros de ajedrez en formato PDF. Por supuesto que me llamó mucho la atención saber de ese mecenas y me he prometido averiguar más de su vida, ahora que estoy gozando de las copias de una colección de libros que, seguramente, le tomó años reunir.
Siempre me he sentido identificado con aquellos seres que se hablan de tú con los ratones. Prácticamente me crié en una biblioteca de libros viejos y mis campos de juegos preferidos eran los viejos estantes de madera crujiente que escalaba continuamente tratando de hallar un libro de ajedrez que no hubiese visto antes o algún volumen de historia. Casi a diario aquella desorganizada biblioteca me daba una sorpresa agradable. Mi abuelo fue sorprendido por la muerte cuando se mudaba y su enorme biblioteca quedó dividida en dos partes, una en la casa nueva, donde en visitas a la abuela tuve muchas oportunidades de deambular también, y otra en mi casa, con los libros que de alguna manera eran de la segunda mitad. La tarea de reunir las dos partes de la biblioteca era tan complicada que aun 20 años después de la muerte de mi abuelo, no se lograron juntar. De hecho jamás se juntaron, excepto la mayoría de los que trataban un tema: el ajedrez.
El caso es que me siento unido con todos los bibliómanos del mundo, de aquellos que como yo, estando de turistas en París, prefieren comprar un libro que irse a cenar y viven como pobres aun con la cartera bien surtida, pues siempre priorizan un libro viejo que tomar un taxi, o dormir en hotel de más estrellas que las dos que tenía Patton cuando recorría Francia.
Claro que la nueva era del PDF y el Dejavu nos tiene pasmados y ahora grandes paquetes de DVDs contienen todos aquellos libros que nunca pudimos comprar y, se nos hacen pocos…
Ayer, en el “Havana Club” de Moskovsky pr 24, me platicaban como unos aficionados al ajedrez se organizaban para avisarse cuando un nuevo libro de ajedrez llegaba a una librería de Vyborg y uno de ellos tomaba el libro, para que nadie mas se lo llevara y esperaba a que el grupo juntase el dinero para comprarlo. Luego salían con él y se organizaba el trabajo de copiarlo a mano. Cuando llegó la era de la fotocopia, tras el derrumbe de la URSS, los copistas se modernizaron, pero ahora el grupo es un club ya con más de 25 años de formado, cuya mayoría de elementos son viejos resabiosos como yo y que ahora se dividen el trabajo para rastrear libros nuevos por Internet y cada tarde comparten archivos. Su promedio: 8 libros de ajedrez diarios. Su colección, tras tantos años de trabajar unidos en tan extraña afición de coleccionar libros, no siempre de estudiarlos, ya suma más de 19 500. Estaban maravillados cuando desde mi notebook les pase en un día 300 libros que no tenían, mientras ellos sólo lograron compartirme 176 que yo no tuviese en ruso, pues no acepte en la contabilidad que me pasasen libros en estoniano. Ya sería el colmo coleccionar libros en todos los idiomas, aunque de un sitio uruguayo bajé unos diez libros en polaco, que aunque se parece mucho al ruso, desde que recibí varios años de Szachy que los maestros internacionales Pytel y Filipowicz me enviaban, nunca me fue fácil de traducir. De hecho tengo diez pdfs de una revista turca de 2010, que ni siquiera he hecho el intento de ver más allá de las fotos.
El caso es que dudé mucho tiempo en que escribir o no escribir en el blog. Por supuesto que hay cosas que uno, si las sabe, no debe callarlas so pena de ser cómplice de alguna manera; pero entonces la pregunta ¿De veràs sabemos tales cosas? ¿Y si supiéramos que son ciertas, no es mejor seguir el cauce legal que simplemente denunciarlas en un blog?
Guardadas las proporciones, pensando en los “wilkileacasos”, recordé lo del “Yo acuso” de Emile Zola respecto al caso Dreyfuss. El alboroto que se armó, las cosas que paso Zola, defendiendo a aquel que se pensaba había sido mandado a la Isla del Diablo por discriminación. Lo curioso, es que ahora muchos historiadores afirman que Dreyfuss si era realmente culpable y no aquel Esterhazy a quien luego le cargaron la culpa.
También me acuerdo del “Yo Acuso” que el GM Rudolf Spielman hizo contra Alekhine, a principios de la década de los 1930s, antes de que Hitler tomase el poder en Alemania, tildándo al moscovita de antisemitismo, algo que sería normal diez años más tarde, cuando el campeón mundial de ajedrez escribió en la prensa, obligado o no, aquellos artículos que serían objeto del repudio al triunfo de los aliados y que hoy día los rusos tratan a toda costa de demostrar que no fueron de la autoría de Alekhine, mientras que algunos historiadores sostienen que Stalin pudo mandar a ejecutarlo en Lisboa para evitar que un ruso blanco siguiese siendo el campeón mundial de ajedrez.
El caso es que mi afición a la historia me ha acostumbrado a cruzar la información varias veces, sobre todo en temas mexicanos, pues hasta en hechos recientes se tergiversan las fechas y los números. Un ejemplo es que el Campeonato Nacional Abierto de 2010, le ponen 57, cuando contando uno a uno, a mi me salen 58. Y miren que yo empece a participar en el 16, en 1968 y conservo, en PDF, las convocatorias de, al menos, 20 campeonatos nacionales abiertos, y hasta 1989, la cuenta era clara, pero por esos años repitieron los números, y ahora no hay quien se ponga de acuerdo.
El caso es que ya he revisado los 500 gigas del material que recibí de Ucrania, y ya he revisado muchos informes y datos de festivalitos y festivalotes. Se acercan las vacaciones decembrinas, estamos en pleno maratón Guadalupe Reyes, y tal vez pueda escribir más en este algo abandonado blog, pues no había tenido más que el tiempo mínimo para atender mis clases. Debo decir que mucho me ayudará en mis clases tan enorme material y eso me anima, a esconderme del frío aquí en el Arkadia y ya aquí el trabajo es de pocas horas al día y pronto podre emigrar al sur, como ya todas las aves de Fontanka parecen haberlo hecho, excepto algunas tenaces refugiadas en las almenas de Pedro-Pablo, que muestran una resistencia que no había visto yo nunca, o tal vez sean de un tipo de golondrinas del Artico y crean que aquí es el sur.
Como mucho de lo que pienso escribir en los próximos días se basa en notas que hice en Fontanka, aunque abandone esta especie de Isla y vaya a otro lar más meridional, este año me determiné hacer todas mis notas como parte de esta serie de “Crónicas de Fontanka”. Pensé ponerle “Crónicas del Havana Club del Ladoga”, pero sonaba muy etílico y yo más que a tomar, voy a oír música caribeña. Aunque si ven su web: www.havana-club.ru verán que tocan más música del portorriqueño Ricky Martin que de músicos cubanos. Incluso me pareció ver a un cantinero “inyectando” a una botella de “Havana Club”, y me explicaba que era porque quería prevenirla de que se resfriara, porque en la madrugada hubo menos 27 grados celssius. Pero a una botella de Chivas Regal si seguro la trataban de algo grande, pues le estaban dando tremenda transfusión…
El caso es que con el internet está uno cerca de todos y de todos lados. Desde el “Arkadia” mandé clases a lugares, me imagino igual de fríos, como Puerto Natales, al otro lado del mundo, pues están casi a los mismos grados de latitud, nada más que aquí de latitud norte y allá de latitud norte.
En la mañana vi las partidas jugadas en Mérida, Yucatán y me acordaba cuando llegaba agotado de calor a la oficina de mi buen amigo Hugo Balam y lo acompañaba a sus refrigeradores, con temperaturas que seguramente son menos frías que las de aquí afuera. El caso es que de Mérida me pase de un teclazo a Londres y luego de otro a Moscú a ver partidas. Pensé cerrar luego el internet y tomar el metro a Strelna a jugar blitz, pero se me hizo absurdo y preferí examinar las partidas de un nuevo alumno de Perú. Lo siguiente fue revisar un libro de 1839, en PDF por supuesto, y leer un libro sobre la evolución del armamento naval, mientras escuchaba un mp3 de melodías de Manuel M. Ponce. Cheque unos datos de unos correos de Tapachula y luego me puse a escribir este blog. Ya pronto será domingo en Mérida y me imaginé de aquellos días de las misas en Santiago y la cochinita pibil. Por lo menos aquí hay un “Santiago sobor”.
Parece ser que las crónicas de Fontanka serán kafkianas. Pero en la dos, prometo hablar más de ajedrez y de algunas ideas que un gran maestro me cocinó en el “Havana Club”.

16 nov. 2010

Frases de la Semana:

De la Obra sobra
El que transa no avanza
Gobernar con las tres B: Baile, Botella y Baraja.
Al Pueblo Pan y Circo
No se puede esperar mucho de un pueblo Carpero
Nadie es profeta en su tierra.
Con Dinero baila el perro.
Si piden pan, denles pasteles

Métodos de Entrenamiento de ajedrez novedosos.

Parece que está de moda la experimentación de métodos de entrenamiento. A algunos les parece trabajoso revisar las memorias de los congresos en la URSS donde por más de 70 años se discutió el tema, con intervención de decenas de grandes maestros y de entrenadores eméritos, y presentan como novedad sistemas que ya se probaron en alguna pequeña villa soviética y que fueron probados de manera casi científica y desechados tras una calificación cuidadosa por entrenadores muy experimentados. No hay mes que alguien no me mande alguna idea novedosa, pero que lamento comunicarles que ya fue intentada alguna vez.
Es importante la labor documentada de investigación para verificar si algo es novedoso. En las oficinas de patentes se hace una investigación cuidadosa y por ese trabajo se le cobra a aquel que pretende obtener una patente sin hacer su trabajo de averiguar.
Lo mismo pasa con los que escriben sobre la historia del ajedrez, por no examinar DOCUMENTOS, cambian fechas, nombres y títulos. Hay quienes insisten en decir que ganaron un campeonato nacional, siendo que es tan fácil ver en los libros que todo está en su ilusión y no ganaban ni el de su manzana, pues su papá siempre jugaba mejor que ellos. En fin, si quieren hacer el rídiculo, pueden decir que inventaron el ajedrez y que pueden retar a Karpov a jugar ajedrez con las manos atadas, pues seguramente no aceptará el reto el excampeón mundial, excepto si le ponen cinco ceros al reto, entonces si seguro que acepta con quien sea, asi sea la reencarnación de Morphy.

¿Ajedrez sin Capablanca?

La escuela más importante del mundo fue la soviética y esta fue fundamentada con el apoyo de inmensos tirajes de los libros escritos por Capablanca, y casí no hay textos soviéticos entre los años 1925 a 1990 que no mencionen continuamente a Capablanca y citen sus partidas. En un manual para entrenar jugadores de primera fuerza había más partidas ejemplo de Capablanca que de cualquier maestro ruso incluídos Alekhine, Chigorin o Botvinnik.
Hace unas semanas tuvieron a bien el mandarme un syllabus a considerar para ser usado para capacitar entrenadores de la FIDE y me sorprendió no ver un solo ejemplo de partidas de Capablanca. Tres días después recibí un email de un entrenador de San Petersburgo, maestro de al menos seis grandes maestros, indignado porque no aparecen en los contenidos del programa ejemplos de partidas de Capablanca y Morphy (no me había dado cuenta yo de esto) y me pide lo apoye con otros entrenadores en la protesta. Ya a la semana éramos 32 los indignados firmantes de la petición de enmienda. El syllabus ya fue modificado y de 330 ejemplos, 12 son de Capablanca y 6 de Morphy. Lo curioso es que toda esa “grilla” se manejó en ruso, en Cuba ni se enteraron. Tan grande es Capablanca que de todos lados salieron defensores de su memoria.
Sobre Capablanca se han escrito más libros en ruso que sobre cualquier otra persona extranjera, exceptuando Jesús, Marx, Engels, Churchill, Gramsci, Cervantes y, aunque usted no lo crea, Sigmund Freud; según una estadística publicada en “Ciencia y Vida”, Capablanca era el octavo lugar, delante de Nixon, Napoleón, Hitler, Shakespeare y Beethoven, entre otros. Entre los 200 personajes extranjeros más reconocidos por la población rusa en 1990, estaba Capablanca en el lugar 27. Se consideraba que de 250 millones de soviéticos, más de 95 millones sabían que Capablanca era un jugador famoso de ajedrez y era compatriota de Fidel Castro, lugar 7 entre los personajes extranjeros más reconocidos, según esa publicación.

Un Calendario prometedor de torneos de ajedrez en México.

De repente tenemos en noviembre un magno festival con la presencia de varios grandes maestros de fama mundial y al mismo tiempo un Carlos Torre Internacional en Apaseo el Grande, luego en los primeros días de Diciembre se anuncia otro magno evento en Chapingo, a pocos kilómetros de la capital del país, para luego a mediados de Diciembre el Carlos Torre in Memoriam en Mérida, Yucatán, o sea en menos de un mes se inaugurarán cuatro grandes torneos con premios mucho mayores a los disputados en todo el resto del año junto. Luego vendrán las Olimpíadas nacionales en sus diferentes fases y categorías y todo esto cuando no se ve en el ajedrez nacional un rumbo claro, pues no se ve coordinación entre tanto evento, al grado que muchos de esos eventos, o al menos una buena parte de sus actividades, están dirigidos y organizados por personal extranjero y aparentemente ajenos a las organizaciones federativas mexicanas. ¿En que momento, pues no nos hemos dado cuenta, descabezaron al ajedrez nacional? Se que México apoyo con su voto a la reelección de la FIDE, pero ahora Kasparov y Karpov, los “enemigos”, para celebrar su derrota ante el candidato propuesto por México, vienen de visita a la capital azteca. Poderoso Caballero es Don Dinero.

Regresando al blog de ajedrez

Tras silencio en varios días, vuelvo a publicar en el blog.
Independientemente del período del Jacobeo en que es tiempo de reflexión y recorrido del Camino, cada ciertos años uno debe plantearse una tarea especial a realizar y esta vez tocó trabajar por algunos amigos muy entrañables del Cáucaso que deseaban regresar a su tierra ya por tantos años ensangrentada. Violencia generó violencia en una escalada que enfrentó a compañeros de armas de antaño, que habían jurado ser hermanos a pesar de todo y luego de ver su gran país fraccionarse, más bien pulverizarse, resultaron en bandos diferentes, bajo banderas nuevas. Dos décadas fueron necesarias y la intervención de una “banda de hermanos” como dijera Shakespeare recordando la batalla de San Crispín, de diez naciones diferentes, de cuatro razas y de lugares tan lejanos del Cáucaso como Angola, Croacia, Egipto, Guatemala, México, Cuba, España y Venezuela; se logró sentar en la mesa de negociación y pudimos, los católicos involucrados, celebrar el Jacobeo con la primera luz de paz y la amnistía sin condiciones.
Fue enternecedor ver los rostros ya avejentados, tras casi 30 años, de aquellos hermanos que llenos de vigor y con fuego en los ojos compartieron ideales de juventud y que ahora, en diáspora sorpresiva, estaban alejados y solo se comunicaban por la magia del internet y del ajedrez.
“De jacobinos pasamos a ser pacíficos caminantes del jacobeo”, bromeaba parado en su sola pierna un veterano que orgullosamente cargaba medio kilo de medallas en el pecho y que no se explicaba como tenía ahora una bandera tricolor en lugar de la roja con que nació. Ya había bromeado de que el equipo campeón mundial estaba formado por gente en su mayoría nacidos cerca de su pueblo, pero que no eran de su mismo país. “Karjakin eligió, pero yo de repente nacido en Ucrania soy ruso de papeles y chechenio por matrimonio, sin que se me preguntase alguna vez a que bandera quería servir, todo pasó asi, sin darme cuenta” Bueno, Yusupov es alemán y no faltó quien se preguntase si el Principe Yusupov que asesinó a Rasputin y en algo colaboró a que Rusia cediera en Brest ante Alemania, tuviera algún parentesco. ¿O Lev Davidovich Bronstein, más conocido como Trosky, asesinado en México por un español que sería tratado como héroe en la Unión Soviética sería pariente de David Bronstein? Tahl murió en Alemania y el apellido también es alemán, pero el gran Misha era ante todo letón de corazón y fue soviético por cosas de la historia, pero ahora lo cubre la tierra de Letonia y el amor de aficionados al ajedrez de todo el mundo. Ignacio Zaragoza, es un general mexicano nacido en Texas, pero creo que tan celebrado en su lugar de nacimiento sin que nadie siquiera dude que es mexicano. Máximo Gómez nació en Dominicana, pero en la cubanía más fuerte es cubano 100%. Entre los ajedrecistas Andrés Clemente Vázquez Hernández (o Vázquez Zambrana, como dice su fe de bautizo y su papel de ciudadanía mexicana), es tan cubano como mexicano. Orgulloso representante ante el Congreso por Comitán, Chiapas; hubiera sido el primer embajador de México ante Cuba si la muerte no lo sorprende; y su última voluntad fue ser enterrado en Cuba con tierra de San Julián de Güines y tierra de México, sus hijas, nacidas en México, vivirían en Cuba hasta ver, como lo pidió su padre, ver enarbolada la bandera de Cuba en El Morro.
No hace mucho leí que a un gran maestro nacido en Bakú, le estaban haciendo ciertas represalias por jugar en un club de España con el nombre de Kasparov, armenio nacido también en Bakú. Resulta que la persona más famosa en el mundo nacido en Bakú, es ahí persona non grata por ser de sangre armenia. Hubo un regimiento de caballería blindada integrada por gente de Bakú, el “Chapaev”, que se cubrió de gloria en el cerco de Berlín, dirigido por un coronel de obvia ascendencia armenia, Vartan Gregorian, con un Mamyadov, jefe de estado mayor, obviamente no armenio. ¿No eran una “banda de hermanos”? ¿No recorrieron desde Jherson hasta Berlín, más de 4 mil kilómetros juntos, llegando a Berlín solo 125 de los 785 que salieron de Bakú, siendo los reemplazos principalmente venidos de Erevan, en Armenia y de Tibilisi en Georgia?
Las rayas en los mapas, la diversidad de razas e idiomas, el castigo por Babel, ha costado tantas vidas. Todo por la desunión. Da tristeza ver que el mismo día hay un Campeonato Iberoamericano y un Campeonato Continental de América. Así como en el Cáucaso se tomó atención de los planteamientos que José María Morelos y Pavón hizo ante el Congreso de Apatzingan, donde planteo la igualdad de los nacidos en una misma tierra sin pensar en raza, genero y religión; que ayudo a una negociación tan difícil como la que enfrentó a sangre y fuego durante dos décadas a un pequeño país contra el país más extenso del mundo; ¿no se podrá hacer algo por la desunión tan grande que se esta abriendo en el ajedrez? Se que el “Gens Una Sumus” no es tan fuerte como la oración después de la batalla de San Crispín, pero, habiendo compartido cientos de batallas aunque sean mentales, ¿no podríamos ser una “banda de hermanos”?

30 oct. 2010

Nota Importante CURSO PREPARACION AJEDREZ UNAM

Debido a que el cupo es limitado en el curso presencial (6) y solo quedan ya tres lugares, CERRARE INSCRIPCIONES EL DIA 3, los lugares se daran de acuerdo al orden de deposito. El curso mixto es lo mismo, solo hay los mismos tres.En el de via email solamente no hay problema, pero para que funcione bien tambien se cerrará el dia 3. Es importante para el presencial o el mixto anotarme si entienden inglés, pues asi podría abrir otro grupo de 6, pero solo con personas que entiendan ingles para que trabajen con otro trainer FIDE. A los participantes se les dara todo el material traducido tanto del ruso como del ingles al español, independientemente de como el ponente dio la sesión (garantizo que todas las sesiones seran conducidas por un FIDE Trainer). El curso es limitado a personas mayores de 12 años y que hayan jugado ya torneos, no es recomendable para jugadores de menos de 1400, por eso he tenido que rechazar varias inscripciones.
Los videos y material del curso se ofertaran luego, pero a un precio muy superior.

26 oct. 2010

Sesiones de preparación antes de un torneo importante de ajedrez.

En los dos días previos al magno torneo de la UNAM en Ciudad de México se realizarán dos sesiones especiales de preparación, de un total de 14 horas. Interesados en participar en estas sesiones que tendrán un costo de 650 pesos por persona, comunicarse a chesscom@hotmail.com
Aunque no se obtienen resultados tan buenos como un buen programa de entrenamiento de 15 días previos, estas sesiones especiales pueden ser muy útiles para jugadores que no han tenido la experiencia de recibir una asesoría previa a un torneo por parte de entrenadores profesionales reconocidos internacionalmente.
Para jugadores que desean llevar un plan de entrenamiento a distancia de 15 días previos al evento, se preparan programas de entrenamiento, con todo el material necesario, por $1000.00. Solicitudes se recibirán hasta el día 2 de noviembre. El plan requiere aproximadamente de 12 horas a la semana, o sea será de un total de 24 horas de labor.
O si desea una mezcla de curso presencial de 14 horas, con un plan de entrenamiento a distancia de 20 horas, o sea trabajar a distancia 14 días y luego asistir a las sesiones especiales, sumando así 34 horas, el costo por ambos es de $1300.00.
Hay que inscribirse antes del día 2, pues el cuestionario de ubicación toma unas cuatro horas por lo menos para resolverlo y es necesario tanto para el curso a distancia como para el presencial.
Posteriormente y previo a las fases de la olimpíada nacional infantil y juvenil, se realizarán sesiones especiales previas a los eventos, de manera parecida a esta que aquí les propongo.
El énfasis en estas sesiones presenciales previas a eventos es sobre técnicas para jugar torneos, aplicaciones de la psicología para competencias y preparación de variantes de aperturas, pues el desarrollo general del nivel de juego solo puede lograrse con programas a mediano y largo plazo, mínimo de un mes de preparación.
Algunos jugadores que se preparan para eventos en finales de diciembre ya requieren estar trabajando desde principios de octubre para tener una alza general de su juego, pero un programa corto puede trabajar sobre aspectos muy importantes de métodos de razonamiento, actitudes y motivación, que pueden ser determinantes para una gran diferencia en los resultados del desempeño competitivo en un torneo. ¡Es cómo 150 puntos de rating de virtual avance de golpe!

Opinión en foros sobre Rybka 4, Deep Rybka 4, Fritz 12 y otros.

Parece que el Rybka ha decepcionado a muchos, que en cambio se expresan muy favorablemente de la versión portable de Genius 5.0. El Fritz 12 es popular entre los no expertos, que consideran por lo general al Deep Rybka 4 como lo mejor, aunque recomiendan usarlo en ambiente Chess Base 10 en lugar de su más natural ambiente que es Acuario. En un foro hay un grupo que se denomina “cansados de Rybka 4”, donde se hacen verdaderas apologías de los defectos de Rybka 4, pero pocos ofrecen alternativas. A mi me parece que la tendencia de jugar contra programas computacionales ha bajado mucho y se usan más para checar análisis o para observar partidas y las opiniones de las “engines”. Por lo pronto yo mantengo mi opinión que hay que usar las computadoras para entrenar y para estudiar, no para jugar contra ellas. Uno las debe usar más a partir de posiciones específicas, para una práctica deliberada y no jugar simplemente con la computadora y que se sigan cursos de juego aleatorios, lo que constituye una práctica sin sistema, no una práctica deliberada, sino aleatoria y por lo tanto poco eficaz.
Ahora eso de que Deep Rybka 4 sea el campeón mundial de programas, será de los comerciales, pues en los foros aparecen programas que han competido contra el Rybka en computadoras comunes, sobre todo de 32 bits y el Rybka no sale bien parado. Esto lo pone al Deep Rybka 4 en categoría de leyenda urbana. En los foros todos los días alguien presume con un programa nuevo que apaleo al Deep Rybka 4, y cuando los escépticos los ponen a prueba públicamente, se va deteriorando el prestigio de Rybka, si bien esta muy demostrada su superioridad sobre Fritz 12.
Parece ser que de nuevo estamos ante la comercialización.

Revisando revistas “Jaque” de hace más de diez años.

Revisando algunas revistas “Jaque” vi varias criticas de grandes maestros sobre los sistemas de invitación a torneos internacionales, o más bien, sobre la falta de sistemas, lo que deja todo a la discrecionalidad o al humor del que “reparte el pastel”, muchas veces personas no muy objetivas o conocedoras en lo que es valoración de jugadores.
Me llamó mucho la atención lo que el GM Movsesian escribío denunciando la mafia de jugadores de élite que había formado Kasparov. Denuncia una corrupción que en comparación de la que yo describí de una república bananera, hace ver a esta, como una hermanita de la caridad.
El chiste es que hace más de 10 años, el GM Movsesian se quejaba de que esos torneos de elite entre cuatro y seis jugadores, esos en que siempre estaban Anand, Kasparov, Leko y Judith Polgar, y ahora asisten Carlsen, Topalov y a veces Aronian, era una farsa, y que mantenían su rating alto por estarlo reciclándolo entre ellos y sin permitir a la “perrada” de grandes maestros de un poco menos de rating que ellos a que les disputaran partidas en torneos menos cerrados.
Eso me recuerda las terribles denuncias del GM Fischer que decía que los encuentros de Karpov y Kasparov estaban arreglados. Creo que ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre. Me refiero, por supuesto, a las veladoras.

Chess Base 11, primeras opiniones.

Aunque tengo menos de semana y media trabajando con las versiones completa y portable de Chess Base 11, se observan algunos aspectos interesantes, aunque enfocados en su mayoría en facilidades para actualizar via internet la base de datos, así como alguna optimización menor en funciones no muy relevantes para la mayoría de los usuarios de los programas Chess Base, aunque si para algunos profesionales en la elaboración de tutoriales.
En algunos foros en que participan verdaderos especialistas en trabajo con bases de datos y los programas diversos como Chess Base, Deep Rybka 4, Fritz 12 y el Fritz Beta 13, se ha estado comparando la versión de Chess Base 11 con la anterior de Chess Base 10. Una opinión interesante es la que da el creador de las versiones portables de Chess Base 10 y Chess Base 11, que hay que aclarar que las versiones portables no son oficiales, o sea no son creadas por la compañía Chess Base, sino por expertos que trabajan por su cuenta, en especial el personaje que dio la opinión que ahora comento. Un auténtico as de la modificación y crackeo de programas de computo sofisticados, y que prácticamente el mismo día que la compañía Chess Base sacó la versión 11, ya tenía lista la copia pirata y modificada, así como había creado la versión portable y con la experiencia de haber trabajado con los programas Chess Base desde la versión 1, se expresa desanimado por la versión 11, pues la encuentra menos de 0.5% más rápida que Chess Base 10 y que las funciones que llaman “Premium” no mejoran sensiblemente las que ya se ofrecía en Chess Base 10. Las mejoras en diseño gráfico y apariencia las estima dependientes del gusto de cada quien, pero en cambio se queja de que los comandos en la versión en ruso no están completos y por eso en la versión portable de Chess Base 11 sólo hizo la versión en inglés, y no como hizo con el Chess Base 10 portable que daba opción a los 5 idiomas oficiales de la FIDE. La versión completa de Chess Base 11 es un poco mayor que la de Chess Base 10, pero al convertirla en portable, son casi del mismo tamaño, y la única diferencia es la facilidad de conectarse a internet para bajar nuevas bases de datos, pero dadas la gran cantidad de diversas bases de datos que hay aparte de la oficial de Chess Base, no se justifica gastar los 50 dólares adicionales que normalmente cuesta pasar de la 10 a la 11, aunque según estadísticas más del 80% de los Chess Base 10 que se usan en el mundo son piratas y no comprados a la compañía Chess Base, por lo que el número de usuarios que utilizan los servicios oficiales es cuatro veces menor que el número de ajedrecistas que utilizan otras bases de datos bajadas de sitios diversos en Internet.
El caso es que muchos en los foros dicen que la única mejora en Chess Base 11 es facilitar el uso de las facilidades de bases de datos que vende la compañía. O sea es facilitarle el negocio a los creadores.
La política en estos foros es poner la información a disposición y que cada uno elija que usa, por eso se ponen en contra de las compañías que buscan acotar estas libertades o inducir que información usar.
Muchos videos que vende Chess Base y que utilizan archivos para Chess Base y que usan 3 o cuatro gigas en cada colección, los de estos foros les quitan el video, dejan el sonido y así cada colección ocupa solo unos 40 megas, pues no ven el caso de tener un video en que solo aparece un tipo hablando, mejor dejan solo el sonido del maestro y se ahorran muchos gigas de espacio, que en esta época donde todos los días hay cientos de megas que bajar de la red entre programas, bases de datos, libros y revistas digitalizadas, artículos etc., a uno nunca le alcanza el espacio disponible en un disco duro, por lo que siempre es bienvenida una opción para ver estudios y contenidos producidos por grandes maestros que en lugar de que ocupen cuatro gigas, ocupen una centesima parte de espacio.
Todos los días salen versiones abreviadas de algún curso de los que vende Chess Base, pero como por lo general están en inglés, para muchos ajedrecistas de habla hispana estos cursos no son muy atractivos ni en versiones “videoless”, que así llaman a estos cursos originalmente en video, hay una necesidad a cubrir con material que sea en español, por lo que yo he tratado de crear videos más dinámicos, aunque tomando en cuenta toda la información técnica de los que circulan ya en inglés, alemán o ruso; sobre todo los producidos por los entrenadores más reconocidos de Europa del Este, y así subsanar esta barrera lingüística. Pero la verdad la demanda es muy moderada, e incluso varios de mis videos han tenido más ventas en su versión en ruso que en español, aunque se ofertan en un mercado mucho más competido, pero con un número mucho mayor de usuarios.

25 oct. 2010

Un equipo para apoyar a un niño en el ajedrez.


Los niños tienen deseos de ganar, o sea inician con una motivación inicial. Primero que nada hay que mantenerla y luego irla aumentando. Rodearlos de una atmosfera total de actitud positiva, de buenos deseos, de palabras estimulantes y de visiones y sueños.
Cada día, cada momento llenarlo de pensamientos positivos. Cada pared de la casa, cada cuadro de la habitación lleno de algo positivo, motivante e inspirador.
Para tener un niño campeón, todos en su familia deben actuar como la familia de un campeón. Si se está lejos de ello, hay que ver como ir acercando ese ambiente. Debe ser un proceso constante y alegre, feliz, porque no hay verdaderos campeones tristes.
Por eso, sin un equipo de personas detrás de un niño, no se puede lograr un campeón.
Si se pone música en la casa, debe ser música positiva; si se ve televisión, debe ser ver programas positivos. Si no hay buena programación, ver películas grabadas positivas, motivantes. Si quiero poner un cuadro religioso, mejor un cuadro de Cristo en el sermón de la montaña que una dolorosa. Habrá momentos de reflexión en que hay que tener presente las escenas de la Pasión, pero la mayoría de nuestros momentos deben ser llenados de la imagen educadora y esperanzadora de Cristo. La Pasión debe ser interpretada como un esfuerzo de esperanza, no como una amenaza, la Pasión es redención.
Bien motivado cualquier persona puede llegar a ser campeón, sin importar edad, talento o condiciones; lo que importa ante todo es el deseo.
Además, supongamos que tenga un gran deseo de mejorar en ajedrez, me la pase esforzándome y así pasen meses y años en el esfuerzo; y a pesar de ello, por razones increíbles, por circunstancias inusitadas, no logre mejorar en ajedrez un ápice, lo que sería realmente increíble; ¿creen que por ello sea infeliz, o habré disfrutado mi vida empeñándome en el esfuerzo?
La dicha es mucha en la lucha, decía la canción. En el esfuerzo, en el entrenamiento se disfruta tanto o más que recogiendo un trofeo, pues durante ese esfuerzo, durante esas horas de entrenamiento, en nuestra mente y en nuestro corazón hemos estado recogiendo trofeos en nuestra imaginación cientos de veces. Cada vez que hacemos un ejercicio oímos los aplausos del público en nuestra imaginación, vemos los titulares en revistas de ajedrez o páginas internet de cómo ganamos partidas en nuestra imaginación.
Es nuestro escenario y nuestra obra de teatro, nuestro drama o nuestra comedia, y como únicos espectadores importantes, decidimos la historia que tendrá lugar y que veremos. Es nuestra elección única.
Por eso dependerá de los deseos y el mejor equipo detrás de un niño debe apoyar el aumentar esos deseos, de hacer crecer la motivación del niño hasta el cielo, pues en el cielo no hay límite.
Los padres, como adultos, pueden ilustrarse y aprender técnicas de motivación y así desarrollarla en ellos mismos y en sus hijos. Ponerles audios motivantes, leerles lecturas motivantes. Al hacerlo se motivarán ellos mismos. Para tener un hijo campeón, deben convertirse primero en padres de niño campeón. Como decía un exbebedor: “Comprendí a tiempo que daba más gusto la sonrisa de mi hijo que beberme una cerveza”. Si, eso es más adictivo que la cebada fermentada.

En las olimpíadas de ajedrez de niños como en la de los adultos.


Se acercan las olimpíadas nacionales en México y todos los jugadores infantiles desean lograr resultados exitosos, como lo desean los aficionados que los equipos olímpicos de mayores lo tengan en los eventos FIDE.
Son deseos que muchas veces no están fundamentados en el esfuerzo y la preparación previa, sino solo son eso, deseos.
Claro que el primer paso y más importante es el desear, pero esto sigue sus reglas naturales, hay que desear y realizar una serie de pasos para lograrlos.
Los niños tienen todos talento y deseos, pero en diferentes medidas. Hay que desarrollar el talento, u optimizarlo, y los deseos hay que aumentarlos con motivación, para que los esfuerzos necesarios sean hechos gracias a deseos enormes. Los logros serán proporcionales más a los deseos que al talento. De ahí que la motivación sea la base de todo.
Un jugador sólo tiene menos posibilidades reales que un jugador con un equipo detrás de él, por eso los modelos exitosos de Karpov y Kasparov que lograron más que cualquier jugador en la historia; aún los más talentosos como Fischer, Capablanca y Morphy, gracias a contar con un equipo detrás de ellos. De hecho Karpov y Botvinnik nos enseñaron la manera de integrar esos equipos, primero con bases en las organizaciones nacionales y luego, a la caída de la URSS, como organizaciones empresarias.
La familia, entrenadores, amigos y organizadores detrás de un jugador infantil, es lo que pesará, más que el sólo talento natural, para los triunfos de los niños en las olimpíadas nacionales, por lo que es natural que los premios sean principalmente para organizaciones; pero por otro lado, las olimpiadas se pueden volver experiencias amargas para los lobos solitarios, para niños que no reciben ese respaldo y tratan de sobresalir basados solo en su individualidad, recibiendo así unas amargas lecciones: estás con la sociedad y lo establecido o contra de eso, y si no te alineas serás derrotado.
Esa lección va contra muchos de los valores individuales que se nos ha enseñado a respetar desde tiempos aristotélicos, o como paradójicamente diría Bertrand Russell, nos han hecho creer que eso nos han enseñado, sólo para ser aplastados por los equipos y tener más profundamente la enseñanza de que no debemos andar contra la corriente general.
En el ajedrez todos admiramos a Fischer, pero en el fondo quisiéramos pasarla mejor, como Karpov… O según muchos votaron, como Kirzán…

¿Porqué a algunos grandes maestros los invitan a torneos internacionales y a otros no?




A través de las décadas se observa que algunos jugadores participaban frecuentemente en torneos de invitación y otros no. Ya desde los famosos torneos de Hastings de 1895 y los de San Petersburgo de 1909 y 1914 parecía misteriosa la manera de seleccionar los jugadores invitados. Muchos me preguntaban como fue que Carlos Torre logrará participar en los Torneos Internacionales de Marienbad, Baden-Baden, Moscú 1925 y el de Leningrado 1926. Cuando Carlos Torre viajó a Europa se ganó su lugar como representante de Norteamérica, junto a Frank J. Marshall, ya que había ganado el torneo de la Western Association que era virtualmente el Campeonato Abierto de los Estados Unidos. De hecho el nombre de Carlos Torre figura como el Campeón Nacional Abierto de los Estados Unidos de 1925, que no es lo mismo que Campeón Nacional de los Estados Unidos que ostentaba Marshall y que era disputado por matches. Así que cuando el Dr. Tarrasch, organizador alemán, ofreció dos lugares para su torneo internacional, un lugar fue dado a Torre. Ahora bien, Tarrasch invitó a campeones de varios países, pero también a su arbitrio y decisión invitaba a seis o siete jugadores de acuerdo a sus negociaciones. ¿Cómo pueden ser esas negociaciones?. Una puede ser por las exigencias económicas. Si quiero que el campeón del mundo participe, tengo que pagarle sus gastos y algún requerimiento, que puede variar, tanto por amistad como por sociedad mercantil. Si le garantizo que lo invitaré a tres torneos y que le pagaré unas cuatro exhibiciones de simultáneas, por el “paquete” completo puede negociarse condiciones mutuamente más favorables que si solo lo invito a un solo torneo.
¿Cómo se pagaron los viajes de Marshall y Torre a Europa? Por negociaciones entre los funcionarios del ajedrez de Estados Unidos y los de Alemania. Aparentemente los norteamericanos pagaron los pasajes en barco hasta Europa y los alemanes todos los gastos en su continente. De esa manera al organizador alemán le costaba lo mismo que participase un jugador de España o Francia que uno de América, y se adicionaba el atractivo de contar con un jugador de un país lejano. De hecho para Tarrasch era muy bueno el lograr que jugadores del “exótico” país de México jugase un maestro, era como Canal de Perú y Capablanca de Cuba eran “taquilleros”. Ya la fama de Torre como el vencedor de fuertes torneos en Estados Unidos era bien promovida por la revista “American Chess Bulletin” muy leída en Europa y en la que el propio Torre era articulista de tiempo completo, por lo que era natural que su editor, Herman Helms aportase buena contribución para el viaje de Torre a “las Europas”. En ese tiempo, Torre apenas era conocido en México, su país de nacimiento de donde había salido su familia, por razones políticas, tras los golpes de estado de 1913, donde había sido asesinado el vicepresidente de la República José María Pino Suárez, amigo personal y colaborador del papá de Carlos Torre, Don Egidio Torre. De México nunca vendría apoyo para Torre sino hasta después de sus triunfos en Europa de 1925.
Ya en Alemania, Torre logró éxitos que le dieron fama y Capablanca y Tarrasch lo recomendaron para ser invitado al Torneo Internacional de Moscú de 1925 a Krylenko, quien tenía el poder para decidir a quien invitar o a quien no. Así que la invitación de Torre fue totalmente decisión de la voluntad del organizador. En esa época la Unión Soviética esta consolidando sus relaciones diplomáticas con México, enviando como primera embajadora de la URSS ante el gobierno revolucionario de México a Alexandra Kolontai, pero pienso que la participación de Torre en Moscú se vio poco beneficiada por ese hecho, pues Torre era, desde el punto de vista de formación de ajedrez y de trayectoria, un jugador de los Estados Unidos. Ya los periodistas soviéticos, con mayor orientación política, se dedicaron a resaltar la situación de mexicano de Torre, además de ser hijo y hermano de políticos revolucionarios que habían estado contra la dictadura de Díaz y que tenían una trayectoria de simpatizantes con la URSS. Incluso en la prensa soviética de 1925 se escribió como el padre de Torre, Don Egidio, líder masón en Yucatán, había criticado a la logia masónica “Hermes” de París, en que militaban muchos exiliados del Imperio Ruso contrarios al régimen de la URSS, por convertirse en un nido contra el desarrollo de la igualdad y la fraternidad que se promovían en la Unión Soviética. Jugadores prominentes como Ossip Bernstein y Alekhine llegaron a ser miembros de la Logía Hermes de París, así como muchos contrarrevolucionarios rusos.
El caso es que Torre les era simpático y útil políticamente para los organizadores soviéticos que lo trataron de tener el mayor tiempo posible invitado en la URSS, pero esa “simpatía” se la cobrarían muy cara los magnates norteamericanos que habían patrocinado su viaje a Europa, lo que a la larga ocasionase el fin de la carrera ajedrecística internacional de Torre. Después de sus grandes triunfos en Europa de 1925, su larga estancia en la URSS, Torre regresaría a Estados Unidos brevemente en 1926, para no regresar jamás al país donde había residido la mayor parte de su vida. Por supuesto no recibiría mas nunca invitaciones a torneos internacionales en Europa o Estados Unidos en 1926, aunque la URSS si lo quiso invitar en 1935, pero las gestiones no fructificaron debido a la mala salud que se observaba en Torre. En los años 30s, Torre sólo tuvo contacto con un gran maestro internacional, Ruben Fine, que lo juzgó normal, aunque como psicólogo luego escribió que era un misterio porque seguía fuera del medio internacional de ajedrez.
A pesar de la gran fama de Capablanca tras vencer a Marshall contundentemente en un match, el cubano logró sus primeras invitaciones a Europa de manera casual y arbitraria y sólo a través de algunas negociaciones. El organizar un evento internacional de ajedrez era un coto de poder muy especial y era como la repartición de un pastel que dependía de la voluntad absoluta de quien manejaba el cuchillo. Con cada persona se negociaba de manera distinta y había una multitud hambrienta de jugadores luchando por una invitación. Claro que la fama ayudaba, pero esta era controlado por columnistas, muchos de ellos jugadores competidores, por editores de revistas y por dirigentes de clubes, adinerados o pegados a un magnate, que repartían sus favores conforme a sus intereses.
Así que desde el Torneo Internacional de Londres de 1851, y si se quiere ir más atrás, desde el torneo en la corte de Felipe II, hay una persona que organiza y que de ella depende la viabilidad económica de jugar un torneo, adquiriendo así cierto poder especial sobre la vida y futuro de los jugadores de ajedrez. Ya desde el siglo XVI se dieron las condiciones para que se formasen dos grupos: mecenas y dirigentes del ajedrez y jugadores.
La cada vez creciente participación de instituciones gubernamentales parecieron al principio aflojar tal división, pero en la historia se ha demostrado que no es así totalmente. Si los resultados deportivos le han dado derechos a los campeones, a veces los dirigentes se encuentran enfrentados contra estos campeones que quieren defender derechos que los dirigentes no pueden otorgarles o quitarles, ya que son derivados de resultados en competencias, sino que requieren negociaciones.
Es por ello que es común en muchos países que el principal opositor de un dirigente del ajedrez sea el jugador más fuerte de la localidad y muchos campeones han pasado a ser, con el tiempo, organizadores ellos mismos, pues tras sufrir como jugadores el poder de los dirigentes, cuando ven mermadas sus posibilidades como competidores, pasan a querer ser dirigentes para seguir siendo vigentes en el medio ajedrecístico de su país, pues después de tener una posición eminente en su medio, no aceptan pasar a segundo plano, sino quieren ser dirigentes. Así pasó con el mismo Tarrasch, con Max Euwe que fue presidente de la FIDE, con muchos grandes maestros de la URSS, como Averbach y Krogius, que pasaron a dirigir sus federaciones, y en decenas de países excampeones nacionales como Mario Campos Y Armando Acevedo en México, pasaron a ser presidentes de Federación.
Muchos grandes jugadores no logran invitaciones, no debido a su rating sino a su manera de ser, inadecuada para algunos organizadores, pues no son capaces de negocias con ellos, con ventajas favorables para ambas partes. Muchos de los jugadores incluso contratan representantes para que les negocien condiciones, o se unen en grupos o “familias”, dicen que de ahí viene la palabra “mafia”.
Sólo examinando la historia del ajedrez organizado, de cómo se generaron los primeros torneos internacionales y surgió la FIDE y las diversas federaciones o confederaciones, uniones de clubes; de cómo se fueron creando los mecenazgos y las organizaciones de ajedrez, se puede entender que pasa en 2010 con la FIDE y la lucha de intereses.
Basta pensar en carreras como la de Carlos Torre y el mismo Capablanca con sus fallidos matches de revancha, para entender que el talento no es todo lo que manda en el ajedrez, y que la política y la negociación; las relaciones públicas y el “Elo simpatía” pesa más que el “Elo ajedrez”.

Un truco curioso de corrupción de un binomio organizador y jugador dominante.

Me contaron que en un país bananero, de aquellos de la política del “proxy” en votaciones FIDE, se realiza un truco curioso. Un organizador consigue una buena cantidad de dinero para presupuesto de un torneo, digamos unos 30000 dólares, de un funcionario gubernamental, y asegurándole que por aceptar dirigir esa parte del presupuesto de su institución, el funcionario se llevará unos 5000 dólares sin problemas. Primero, se invitará a dos de los mejores jugadores del área, grandes maestros, que recibirán cada uno dos mil dólares, pero que darán un recibo por 4000 dólares cada uno por su “destacada participación”, pues no por nada son los mejores jugadores del área, o sea ahí van 8 mil del presupuesto con una ganancia de 4 mil dólares. En la premiación se dará al primer lugar $6000 dólares de los 15 mil que van en los premios. Claro que con los jugadores más fuertes del evento se llegó al acuerdo de que en caso de que uno de ellos ganase el evento $3000 dólares sería lo recibido por el ganador, $1000 para el otro jugador fuerte, y los restantes $2000 para los “organizadores”, el ganador firmaría recibo de los $6000. De esta manera los dos jugadores fuertes pueden ganar $8000 dólares entre los dos, lo que es mucho mayor cifra que lo normal para un torneo de 30 mil dólares de presupuesto y de 15 mil dólares de premiación, pues prácticamente se llevan entre dos personas más del 50% del monto de la premiación, pero ya los organizadores han sacado, “debajo del agua”, gracias a los recibos de estos dos jugadores, seis mil dólares limpios, cinco para pagarle al funcionario gubernamental su cooperación y mil para el organizador “gestor”. Al organizador le quedaron para premios, unos 9 mil dólares, que puede atraerle, a $100 dólares de inscripción, tal vez unos 150 participantes, o sea $15 000 dólares. Pero de los restantes 15 mil dólares de organización, de los cuales emplea 8 mil para pagar a los jugadores fuertes invitados, le quedan siete mil para pagar sueldos a jueces y gastos varios, aunque también tiene bastantes dólares de la inscripción. Contrata siete jueces, que son excesivos para un torneo de 150 personas, pero eso da posibilidad de pagar a jueces unos 300 dólares a cada uno, para $2100 dólares de gastos, según recibos, pero cuatro al menos darán su recibo de 300 dólares y sólo cobrarán $150 dólares, lo que lleva a $600 dólares más de ganancia. Le quedan al organizador unos 4900 dólares de presupuesto, con unos 2000 dólares contrata al que renta mesas y sillas, que como su valor normal es de 1000 dólares da oportunidad de que, a cambio de un recibo de $2000 dólares, el proveedor de sillas y mesas le deje una ganancia al organizador de otros 500 dólares, siendo así que el proveedor también saca 500 dólares más de lo usual. Quedan 2800 dólares del presupuesto, que de ahí el organizador se paga su propio sueldo de $1000 dólares por organizar, quedando 1800 dólares, para papelería, carteles, etc.
Pero hay otra fuente de ingresos extras en los premios. Se dan en categorías infantiles ajedreces y relojes, tomando de los 9 mil dólares que había de premios, dos mil para infantiles, comprando con ellos relojes y ajedreces con recibos de 2000 dólares pero valor real de 1000, arreglándose con los vendedores con una comisión de compra de digamos 500 dólares extras. Así mas o menos, arreglándose con un funcionario que recibirá el 15% más o menos de lo que otorgue de presupuesto al evento, con un sistema adecuado de recibos, mucha gente gana sueldos superiores a su trabajo, pagos superiores a los insumos que vende y el organizador de todo, además de un buen sueldo, se lleva casi un diez por ciento del total del dinero que maneja. Una parte importante del negocio es que los dos jugadores más fuertes trabajen como equipo y garanticen que uno de ellos se lleve el primer lugar, pues en ese premio se concentró la quinta parte del presupuesto de todo el evento, lo que es exagerado, pero regla general en los torneos organizados en ese país bananero.
Ahora, según dicen, hay muchos funcionarios gubernamentales en ese país dispuestos a dar más de 30 mil dólares de presupuesto, si les garantizan un 15 % de dicho presupuesto para su bolsillo, sin que tenga que hacer prácticamente nada, sino autorizar que ese dinero se dedique a “la promoción del ajedrez”.
Imagínense, con un torneo de $100 mil dólares de presupuesto, el funcionario se lleva unos 15 mil dólares y el feliz socio organizador unos 10 mil dólares. Claro que si pueden conseguir un millón de dólares, dan un golpe “centenario”.
Normalmente un funcionario corrupto federal por “situarle” a una localidad específica unos 100 mil dólares de presupuesto, recibe de comisión unos 4 mil dólares, gracias a que el funcionario local que manejará el presupuesto con algunos manejos con proveedores y los que dan servicios a base de recibos inflados, logrará “librar” la comisión del funcionario federal.
Pero un 15% es muchísimo más de lo habitual que un funcionario corrupto puede conseguir, además, el ajedrez “viste”…

Torneos Desiertos en una ciudad de 20 millones.


A pesar de que pocos torneos se realizan en la Ciudad de México los pocos que se efectúan cuentan con poca asistencia, pues son raros los que rebasan los 200 participantes, cuando hace unos seis años, antes de los eventotes como las simultaneas masivas y el Mundial de 2007, era común que cualquier torneo menor rebasará esa cifra. ¿Entonces los millones gastados no contribuyeron a ampliar el número de aficionados al ajedrez? Esta claro que no, pero también hay otras causas por las que se haya disminuido la participación como el deterioro general de la economía personal de la gran mayoría de los mexicanos, la dificultad de transporte dentro de la ciudad y la creciente inseguridad, lo que hace a los ajedrecistas seleccionar sus participaciones. También el que una buena parte de los torneos, unos diez de los veinte en que un ajedrecista capitalino pudiera participar al año, son costosos, pues entre inscripciones y membrecías, más gastos varios, competir en esos torneos cuesta entre 150 y 200 dólares; lo que hace, con la concentración de premios en el primer lugar, poco costeable jugar excepto para dos o tres jugadores.

Educación, la clave en todos los aspectos de la vida nacional, no solo en ajedrez.


Se remarca por muchos que la única solución a los problemas graves del país radica en la educación, la capacitación, etc. Lo malo es que muchos de los que lo dicen no canalizan los recursos que tienen a su disposición para ello, sino que los tiran en eventos, eventitos y eventotes. Entonces no hay cursos de capacitación, ni escuelas, sino se duplican eventos.
En Rusia ya muchos se quejan de que no se ha dado seguimiento a la escuela soviética de ajedrez y que los herederos han sido los otros países de la ex URSS y no los centros metropolitanos. Y aunque dicen que Moscú no cree en lágrimas, ya muchos no la consideran la capital mundial del ajedrez.
Plantean los críticos una serie de soluciones para avivar la preparación de ajedrecistas y la difusión de las técnicas y el desarrollo general de la promoción del ajedrez. Parecen interesantes sus propuestas y muy fáciles de copiar por otros países. La documentación es completa y bien fundamentada. Ojalá pudiésemos aprovecharla, pero se requiere voluntad política y de esa obra no sobra, no hay forma de sacar comisiones por compras o hacer arreglos con jugadores, con hoteleros, etc., como con los mega eventos en que hay un pastel a repartir aunque sean plazas de árbitros o jueces, viáticos, etc. Hacer un evento de un millón de pesos de gastos dan ocasión al “bisneo”, mientras que la educación y la capacitación no.

El mejor balance de la Olimpiada.


El análisis general del GM Shipov publicado en www.crestbook.com fue sin duda el mejor de los comentarios sobre la Olimpíada y sobre la elección de la FIDE. Sus argumentos de que esta votación hizo aún más notorio lo poco justo que es el sistema electoral de la FIDE y lo dañino de que la opinión sumada de grandes maestros y maestros de todo el mundo pesen menos que el solo voto de un delegado de un pequeño país en que menos de una veintena de ajedrecistas juegan un torneo de ajedrez alguna vez en el año y que influya más en el futuro del ajedrez internacional que el de decenas de miles de personas que han dedicado su vida al ajedrez es un hecho patético.
Pero esta situación se repite como espejo a nivel nacional en muchos países, donde un seudo organizador opina con más peso que decenas de personas juntas que saben más de ajedrez en un dedo cada una que el votante en toda su anatomía, pero que por situaciones ficticias y circunstanciales adquiere un poder que influirá decisivamente en la vida de otros muchos ajedrecistas.
Lo malo es cuando esos seudo organizadores tienen la posibilidad de mal gastar el dinero público en acciones sin verdadera trascendencia, mientras que faltan recursos mínimos para tareas realmente necesarias para el desarrollo del ajedrez y que afectarán el futuro por muchos años.
En los últimos cuatro años se ha gastado en México más dinero, varias veces, en el ajedrez que lo que se ha gastado en varios países juntos que tienen dos o tres más jugadores de ajedrez y que ocuparon 20 o 25 lugares más arriba en la Olimpíada.

Noticias de ajedrez y ciertas confusiones.


Tras las complicaciones en las votaciones de la FIDE, parece ser que hay la tendencia de que la FIDE tenga dos facetas, lo que parece que esta creando una moda de duplicidades.
En México se vislumbra una serie de “rayas en el agua” respecto a eventos de dispendios en ajedrez, que es muy difícil juzgar como negativa o positiva. Por la iniciativa de algunas personas que se contagiaron de la problemática FIDE y que de alguna manera quieren realizar cambios a un estado de cosas que han llevado a ningún lado al ajedrez nacional, parece que este año tendremos dos torneos Carlos Torre in Memoriam, uno en Apaseo, generado por el inspirado biógrafo del maestro, y otro, en Yucatán, que revive una tradición de eventos de veinte años, pero con cambios que pudieran ser muy positivos al reducir los enormes gastos usados anteriormente para atraer a las divas internacionales del ajedrez y que no estaba claro fueran inversiones productivas, sino meros casos anecdóticos. Indudablemente tanto dinero gastado en esas mega promociones internacionales de ajedrez algo deja, pero no de manera proporcional, al desarrollo general del ajedrez en México.
Pero si dos torneos Carlos Torre pueden aparecer, ahora con el anuncio de que se realizará en México otro torneo con participación mínima de mexicanos, pero con amplia de jugadores extranjeros de élite, con coste millonario por supuesto, con la denominación de campeonato iberoamericano, y que por pocos días casi coincide con el campeonato de América, con la participación de muchos que se esperaba fuesen a Cali, y que seguramente en algunos casos preferirán participar sólo en el evento de la Ciudad de México, dañando inevitablemente la brillantez del evento en Colombia. Parece que la duplicidad fuese una muestra de una fuerte división futura del ajedrez. Es conocido que el líder de la Confederación Iberoamericana fue abierto contrario, como España, a la reelección de Kirzan Iluminizhinov, que por dos décadas será Presidente de la FIDE y que sus “contactos” en México, que apoyarán el torneo, también son contrarios a los reelectos funcionarios de FIDE, por lo que uno sospecha que el evento puede ser claro boicot a la labor de la Confederación de Ajedrez de las Américas del A.I. Jorge Vega Fernández, aunque en años anteriores ambos dirigentes, Ochoa de España y Vega de Cuba, fueron uña y carne en los tiempos en que el español participaba frecuentemente en torneos en Cuba hace casi treinta años y en que yo los trate a ambos ampliamente también. No se si al correr del tiempo haya algún distanciamiento, pero no lo creo. Lo que si me parece confuso e inusitado que este campeonato iberoamericano se realice en estos momentos en México, con gran gastos de recursos, cuando el ajedrez mexicano esta muy a la baja. Pero es posible que en los gastos en que la UNAM esta festejando su centenario tirando la casa por la ventana, un torneo internacional de apenas un millón de pesos en gastos sea como quitarle un pelo a un gato, pues en muchos eventos pareciera que el dinero es abundante, o como dicen, de la obra sobra. El caso es que habrá dos grandes torneos de América, como dos torneos Carlos Torre in Memoriam. Nos tendremos quizás que acostumbrar que haya dos de todo. Solo falta que aparezca otra Asociación de Ajedrez Nacional, como ya hay muchas asociaciones dobles en los estados, reclamando ser las auténticas o legitimas. Todo confuso y dan la idea de que si un evento era malo, dos serán peores, pues dos rayas en el agua, no producen, si son muy grandes, más que turbulencias.
El Mundial en 2007 no dejó nada al ajedrez mexicano, habrá que ver que dejan estas dobles rayas…

19 oct. 2010

Para jugar mejor, nada como un walkman, o un IPOD o un mp3.

Con grabaciones motivadoras, no hay mejor herramienta educacional y motivacional de que disponemos. Valoro tanto la educación y motivación de casettes, CDS o archivos de mp3, que si no pudiera reemplazarlos, no los vendería ni en 5000 dólares los instrumentos para oírlos que ya tengo. Un mensaje lleno de humor, motivacional, educacional o religioso, acelerará cualquier trabajo y quitara mucho de la pena. Usted podrá adquirir ideas e inspiración mientras se rasura, viste, o hace “escalas técnicas” en el baño. Mientras uno está en el tráfico puede cambiar tiempos “muertos” por tiempos “vivos”, obteniendo la motivación y educación que le darán ventaja mental y emocional en su próxima partida de torneo.
Por eso estoy aumentando la producción de audios y videos motivacionales relacionados con el ajedrez, mas que videos puramente técnicos al estilo “Roman Labs” o tutoriales Chess Base.

Cantando para jugar mejor Ajedrez.

La motivación equivale a muchos puntos de rating. Un GM Carlsen, no bien motivado pierde con jugadores con 100 puntos menos de Elo que él. Basta observar como los jugadores de “élite”, acostumbrados a jugar en salones especiales, cuando juegan mezclados con “la perrada” como diría un comentarista ruso, como es en la popular e igualatoria olimpíada, se sienten incómodos y andan perdiendo con el pueblo.
El motivarse, el estar contento de jugar ajedrez da muchos puntos virtuales de rating a la hora de jugar.
Aquí pienso en William James: “No cantamos debido a que somos felices; somos felices debido a que cantamos”.
Si seguimos el razonamiento, “no dejamos de trabajar y jugar debido a que envejecemos sino que envejecemos debido a que dejamos de trabajar y de jugar”.
Recuerdo que al ver la película “La Guerra y la Paz”, en la escena donde los soldados rusos marchaban hacia el frente entonando a toda voz canciones patrióticas, no dejaba uno de emocionarse.
En los ejércitos es conocida desde hace siglos la importancia de cantar marchas e himnos para la victoria. El alto ánimo ante todo.
En todo equipo es muy importante cantar juntos antes de competir. En la última olimpiada los equipos cantantes fueron exitosos.
Claro que las canciones deben ser positivas, no unas como las de “llegó borracho el borracho”, o “otra vez cometiendo los mismos errores”.
Hay que ver que en México abundan canciones derrotistas como “yo se que nunca besaré tus labios”, pero también las hay como “me he de comer esa tuna”.
En Rusia, Alemania, o Estados Unidos abundan canciones de cantos a la victoria, o cantos a la Alegria, o hija de Eliseo, como Schiller dice en el himno de la Comunidad Europea, el Himno de la Alegría de la Novena del genio de Bonn.

14 oct. 2010

¡Quiero cambiar! Grito de algunos ajedrecistas.



Conocerse a si mismo era la sentencia pitágorica, pero creo que no lo decía para cambiar, sino para mejorar. En ajedrez es lo mismo, podemos evolucionar partiendo de lo que somos, y si se quiere entender así, con una evolución estamos cambiando algo, pero no nuestra esencia.
Mi respuesta ante esa solicitud de cambio por lo general ha sido: “No trate de cambiarse a sí mismo; es improbable que tenga éxito. Trabaje para mejorar la forma en que se desempeña”
Lo curioso es que de todos los elementos importantes del autoconocimiento, comprender cómo se aprende es el más fácil de adquirir.
Cuando le pregunto a la gente “¿Cómo aprende?”, muchos me pueden dar una respuesta. Pero cuando cuestiono: “¿Juega a partir de este conocimiento?”, pocos contestan que sí. Y, sin embargo, jugar a partir de ese conocimiento es la clave del nivel de juego; o más bien, no jugar a partir de este conocimiento es condenarse a jugar debajo del que debiera ser su verdadero nivel.

Pedro Abelardo y la Universidad.


Cuenta el GM Alexey Sergueyevich Dreev como tenía que viajar primero para entrenarse con el Maestro Vladimir Sergueyevich Saigin, aquel que diera la “altenativa” nada menos que a Mikhail Tahl, y luego con el MI y entrenador emérito de la URSS Mark Izraelevich Dvoretsky. Lo importante no era el lugar de la escuela sino donde estaba el entrenador.
Cuando Pedro Abelardo amenazó con dejar la Universidad de París, La Sorbonna, el rector sintió que las imponentes cátedras estarían realmente vacías y las aulas pronto también lo estarían.
Un sitio vale por las cosas que han sucedido allí y las palabras que se han dicho también, pues aunque no tan fuertes como los hechos, las palabras transmiten ideas que inflaman a un pueblo.
Ahora vivimos en una era muy especial en que no hay que ir a Saint Germain a escuchar a un Pedro Abelardo, ni esperar a que en el Trinity College programen una conferencia de un Thomas Moore, o penetrar la secrecía de una Logia Hermes de París para escuchar un debate entre el Dr. Bernstein y el Dr. Alekhine que termine luego con unas partidas de blitz.
Ya el conocimiento fluye por toda la red de internet en dieciocho idiomas, siendo el español el de mayor crecimiento en el último año.
Desgraciadamente México se distingue por ser el de mayor uso del “Facebook”, en lugar de caracterizarse por tener muchos internautas escudriñando bases de datos y bibliotecas electrónicas, es el pueblo “chatero”, recordando la queja de Don Porfirio Díaz cuando Don Joaquín de la Cantoya y Rico le robaba público gracias a su atractivo globo, hecho que hizo que el prócer oaxaqueño calificase a su pueblo de “globero”.
Navegando por Internet se siente uno como caminando por la universidad en Compluto, o en Lleída, o en Viena o Georgetown, sabiendo que abriendo una puerta puede “escuchar” a los grandes catedráticos, a los Pedro Abelardo de esta época, así como conectarse con las voces nunca apagadas del pasado como mi maestro Bronowski que hiciera de La Jolla, la joya del conocimiento.

Cuando un jugador pierde un entrenador de ajedrez.



De la Argentina se me planteaba una cuestión sobre jugadores que se separaban de un entrenador pensando que ya podían avanzar sin él, pero luego se arrepentían pues sus progresos dejaban de tener el ritmo que solían tener y no sabían como comunicarse de nuevo con su entrenador para retomar el camino.
Cuando a mi email llegó la cuestión estaba yo terminando de leer un libro sobre la carrera ajedrecística de Spassky, y por comenzar otro sobre el mismo tema. Debido a la mala salud del excampeón mundial Boris Vasilievich Spassky, como que se ha puesto de moda el escanear libros de Spassky y subirlos a la red, así como pasarlos a formato de Chess Base. Así han aparecido recientemente los libros que sobre Spassky escribieron los GMs Bondarevsky, Soltis y algunas notas de Tolush sobre sus experiencias como entrenador con Spassky.
Muchas veces he pensado y afirmado que el GM Alexandr Tolush fue muy importante para Spassky, y así pensaba Botvinnik que apuntó en varias ocasiones que la mano, a veces excesivamente severa, de Tolush era lo que había hecho de Spassky un campeón y que su separación fue la causa de que Spassky interrumpiera su ascenso. Otros, quizás más inclinados a pensar que en la infancia las influencias son más importantes que en la pubertad, dan más importancia a la influencia del entrenador Vladimir Zak, a quienes todos sus pupilos amaban, incluyendo Korchnoi. Spassky y Korchnoi ambos alumnos de Zak, muchas veces se unieron para homenajearlo.
El caso es que en esas “riflexiones” andaba yo, cuando vi el email. ¿Por qué es importante un entrenador? ¿Cómo debe ser realizada la separación entre entrenador y pupilo? ¿Cómo pasar de un entrenador de un nivel a un entrenador de otro nivel?
Primero que nada me salta la idea de que la principal misión de un entrenador es hacer de su pupilo una persona independiente. Que en el momento de iniciarse como su entrenador esta implícito que hay que prepararlo para dejar de ser su entrenador.
Profesor, maestro, entrenador, coach; ¿Cuál es la terminología correcta? Por lo pronto no hay que casarse con las palabras, pero a mi me gusta ahora más la de coach, mañana, Dios dirá…
Entrenamiento, estudiar, práctica deliberada, etc., son términos también de gran flexibilidad. Aunque provengo de escuelas rígidas aparentemente, siempre me he inspirado por escritores como Jean Gitton y su maestro Pugot; así como me han cautivado las ideas y descubrimientos de Jacobo Bronowski y Max Planck. La realidad depende del observador y creo en la filosofía del designio como única posible explicación a diseños tan complicados como el flagelo bacterial, maquina biológica minúscula que no puedo creer haya sido creada aleatoriamente.
Pero aterrizando el asunto al ajedrez, ¿Por qué un coach y no simplemente estudiar los excelentes libros que han escrito los maravillosos coach de ajedrez de la historia? Y remarcó “maravillosos”, recordando al pueblo de Maravillas de Noveras, lugar mítico en que todos ahí son “maravillosos”.
Se nos dice que Los grandes ejemplos de logro en la historia un Napoleón, un Da Vinci, un Mozart siempre se han gestionado a sí mismos. Eso, en gran medida, es lo que los hace grandes ejemplos de logro. Y que son raras excepciones, tan inusuales en sus talentos y realizaciones que se consideran fuera de los límites de la existencia humana corriente. Nos afirman que hoy la mayoría de nosotros, incluso los menos dotados, tendremos que aprender a gestionarnos a nosotros mismos.
Si y no. Detrás de Napoleón, Da Vinci y Mozart, sobre todo, había coaches. No aprendieron solos, si no que hubo siempre un personaje catalizador que los sacó de su “zona próxima” y los “jaló” a esos grandes logros.
Algunos querrán ver en un mítico Ashaverus, de dos mil años de experiencia al maestro del creador de “La pasión” Michelangelo Buonarrotti y posteriormente al de Rubens y Picasso. A propósito pocos mencionan a Alejando el Magno porque es bastante conocido que tenia de tutor a un grande como Aristóteles, aunque grandes pensadores como Séneca y Cicerón fueron victimas de sus pupilos.
“La mayoría de las personas cree saber en qué son buenas. Por lo general se equivocan. Con mayor frecuencia, saben en qué no son buenas, y aun así son más las que se equivocan que las que aciertan.” Afirman, remarcando que: “Necesitamos conocer nuestras fortalezas para saber cuál es nuestro sitio. La única manera de descubrir sus fortalezas es mediante el análisis de feedback.”
Ese comprobar, prueba y error y analizar, es una función que mucho se atribuye a un coach o a un entrenador. Otra es escoger que estudiar.
Muchas veces he estudiado que en todas partes las escuelas están organizadas bajo el supuesto de que existe sólo una manera correcta de aprender y que es la misma para todos.
Pero ser obligados a aprender a la manera del colegio es el mismo infierno para los estudiantes que aprenden de otra forma. De hecho, algunos escritores afirman que probablemente exista media docena de maneras de aprender. Por mi experiencia, me atrevería a afirmar que casi dos docenas.
Hay personas, comentan, como Churchill, que aprenden escribiendo. Algunas aprenden tomando infinidad de notas. Beethoven, por ejemplo, dejó una enorme cantidad de cuadernos de anotaciones, aunque decía que nunca los miraba realmente cuando componía. Consultado acerca de por qué los guardaba, se dice que habría replicado: “Si no lo escribo inmediatamente, lo olvido en un instante. Si lo pongo en un cuaderno, nunca lo olvido y no tengo que volver a mirarlo”. Algunas personas aprenden haciendo. Otras aprenden, aunque parezca extraño, escuchándose a sí mismas hablar. Por eso al enseñar, al dar una clase, aprendemos. Nos escuchamos a nosotros mismos.
El caso es que para conocerse a si mismo, mucho ayuda un coach. Para seleccionar que estudiar, mucho ayuda un coach. Es una manera de aprovechar experiencias ajenas y años de conocimiento acumulado que queda así a nuestra disposición en una consulta, o en una lectura selecta.
Cuando yo era entrenador en un sitio público en donde los pupilos eran becados y no tenían que pagar ellos por mis servicios, sino mi salario era “solucionado” por el Estado, veía yo dos facetas, una buena y una mala. La buena es que no sería motivo el dinero de que un muchacho talentoso contase o no con el apoyo de un entrenador. La mala es que muchas veces no apreciaban la diferencia entre contar o no contar conmigo. Con el tiempo la gran mayoría iban, con los años, comprendiendo y apreciando lo que habían tenido de apoyo. Durante mi etapa en las aulas universitarias no tuve nunca el problema de que sintiera que no fuesen apreciados mis esfuerzos por mis alumnos. Pero luego, muchos años después, tuve la experiencia de trabajar en otro lugar público con niños muy jóvenes y con padres que sentían que era obligación del gobierno el apoyar el talento. Y ahí la experiencia fue variopinta. Hubo quienes valoraron mucho el apoyo que les daba y el resto lo apreciaron cuando ya no contaron con él. Ahora tengo la convicción que para que se aprecie el servicio de coaching al pupilo le tiene que costar algo personalmente, aunque sea un pago simbólico, y no debe ser confundido con paternalismo oficial.
Claro que como persona mayor uno debe tener cierta comprensión por algunas imprudencias juveniles y no ser tan celoso de la disciplina con los niños. Es importante, pero también es importante anteponer el amor a la persona y a la vocación a cualquier norma disciplinaria.
En todos los artículos y entrevistas de Spassky que he leído, denotó una gran nostalgia y un auténtico arrepentimiento de haberse separado de Tolush, pero cuando le pregunte directamente a Spassky porque no había regresado con él, para que siguiera siendo su entrenador, me contesto: “Di el primer paso y no me contestó la jugada”. Era claro que una personalidad como el GM Alexandr Tolush, viejo coronel fogueado en lo más duro de la Segunda Guerra Mundial, que vio caer a muchos de sus subordinados, la mayoría entrenados por él, en las zanjas y aeródromos durante el sitio de Leningrado, tenía una rigidez en que la condescendencia no tenía lugar y de alguna manera se sentía ofendido.
Spassky entonces trabajo con el GM Igor Bondarevsky, más de carácter de abuelo que de padre, mucho menos severo y que le dio paz a un espíritu tranquilo como el de Spassky. Ya la propia naturaleza, con la muerte prematura de Tolush impidió una marcha atrás o el contar con él en la esquina de Boris Vasilievich cuando se enfrentase a Fischer.
La mano firme que necesitaba Spassky no la tuvo a tiempo, y por eso su reinado solo fue de tres años cuando su talento debió rendirle un período más largo.
En los tiempos actuales, a nivel de super grandes maestros ya no se le da al entrenador la importancia de antes. Puede ser que para esos niveles no la tenga tanto. A veces parece que más bien necesitan un manager, como lo fue Danailov como Topalov, y no un “Pepe Grillo” como lo era Koblentz con Tahl. Ya es mas usual también un equipo de trabajo y entonces las funciones de entrenador las cubren seis o siete personas distintas. O como en el caso de las Polgar, emplear más un grupo de sparrings que de entrenadores.
Pero para jugadores “mortales”, el entrenador o instructor cobra más vigencia, sobre todo ahora que por la gran cantidad de información hace falta el “asesor bibliotecario” como Karpov descubrió a finales de los ochenta y que lo consideró la pieza fundamental del equipo. En las instituciones de educación superior el papel del diseñador curricular, el que selecciona que hay que estudiar para cumplir el perfil del profesional que se busca, ha sido considerado cada vez más importante. “El todologo” que menciona José Vasconcelos, en su acepción más elogiosa.

¡Tres Hurras para Chile!

Como millones de espectadores en todo el mundo, no podía uno sino seguir minuto a minuto la trasmisión desde San José del primer minero rescatado. En tantos años de vida, que abarcan todo tipo de acontecimientos presenciados por televisión, pues prácticamente de toda la vida he visto televisión, uno creería que lo ha visto todo o se ha emocionado con todo y que poco queda que lo haga uno vibrar intensamente viendo algo en la televisión. Realmente emocionado compartí la alegría de muchos millones que vieron un triunfo de la vida.

12 oct. 2010

Colecciones de Revistas de Ajedrez.

La digitalización está en boga en todo el mundo y el turno le ha llegado a las revistas de ajedrez, innumerables de ellas circulan por la red en PDF o Dejavu. Después de los intercambios en ocasión de la Olimpíada de Ajedrez, se han podido coleccionar colecciones enormes de revistas como New in Chess, Chess Life and Review, British Chess Magazine, Deutsche Schachzeitung, “64” de la URSS antes y ahora de Rusia, Schach Zeitung, Schazy, revistas de Suecia, Dinamarca, Francia, Italia y la India. Tan sólo de los Estados Unidos ya se pueden coleccionar revistas como Atlantic Chess News, Californian Chess, Chess Voice, Virginia Chess News, sin hablar de Chess Review y Chess Life cuando estaban separadas, así como del American Chess Bulletin y las revistas editadas por Emanuel Lasker, Steinitz, Staunton o por Capablanca. Clásicas como “Ajedrez en la URSS” y “Boletín de Ajedrez de la URSS” que abarcan más de 40 años seguidos de ediciones o la Jaque Mate de Cuba de 1964 a 1977, en su primera época, se van juntando poco a poco. Después de revisar cientos de ejemplares, sigo afirmando que “64” es la mejor revista de ajedrez del mundo, seguida por “New in Chess”.
Entre otras publicaciones periódicas, pero no revistas, sino libros en papel y en CD, las mejores sin duda son los “Informadores de Ajedrez” de Yugoslavia y Servia, que ya va para su número 107 y los New in Chess Yearbook, que en CD y PDF hay hasta ahora del 1 al 95; mientras que la revista en CD, Chess Base Magazine va por el 138 y la española, muy buena, ya que colabora el poeta, o sea yo, va por la 29. En pocas palabras estamos ante la avalancha de información.
Otras ya desaparecieron como Schach Archiv en1997, pero cuya colección desde 1973 a 1997 circula con una excelente colección de artículos teóricos generalmente supervisados por el MI Lev Gutman, gran teórico soviético primero y luego israelí y alemán, mientras otras surgen como el CD Chess Russia, que va para su número 12 y pronto desbancará a Chess Base Magazine, ya que ahora tiene versiones en Ruso, inglés y español con mucho mayor material cada cuatro meses que Chess Base Magazine, Los informadores y los Year books de New in Chess juntos, además de una gran colección de artículos teóricos, que con las partidas comentadas es un agasajo. En fin, para todos los gustos.

Relación interesante de Revistas de Ajedrez en México.

Aunque no esta completa la relación, es interesante ver la lista que publica el libro “Chess Periodicals” sobre revistas mexicanas:

1. Ajedrez : Órgano de la “L.A.M.C.” [Liga Ajedrecistica Mexicana por Correspondencia] (1937–1938) 41
2. El Ajedrez en Mexico : Boletín Quincenal del Club “Mariano Eguiluz” (1915–?) 68
3. Ajedrez en San Luis (1966?–?) 69
4. El Arte de Philidor : Revista Mensual del Club de Ajedrez de Veracruz (1894) 155
5. Boletín de Ajedrez : Órgano del Club “Lic. Rafael Noriega” (1926–1929) 275
6. La Crónica de Ajedrez : Órgano del Club Mexicano de Ajedrecistas Moctezuma (1878) 751
7. Enroque : Revista del Club de Ajedrez Xalapa (1951–?) 905
8. Enroque del Pacifico (1967–?) 907
9. La Estrategia Mexicana : Revista Decenal de Ajedrez y Órgano Oficial del Club Moctezuma (1876–1877) 933
10. La Estrategia Moderna : Revista Mensual de Ajedrez (1894) 934
11. Revista de Ajedrez Ruy Lopez de Segura ver Ruy Lopez : Revista Técnica Especializa de de Ajedrez
12. Revista Mexicana de Ajedrez (1933– 1935) 1986
13. Ruy Lopez : Revista Técnica Especializada de de Ajedrez (1953–?) 2055
Faltan muchas sin embargo, como “Mate” del Profesor Crespo de los años 1961 a 1963, o “Infantería Plus 2200” de 1980 a 1982, “Ajedrez, Chess Editores” de entre 1986 a 1992, o la revista “Ajedrez en México”, de la Federación Nacional de Ajedrez de México de 1973 a 1994, con varias interrupciones; y sobre todo la primera “Revista Mexicana de Ajedrez” de 1894 a 1898 editada por el que luego sería Presidente de la República de Cuba, Don Manuel Marquez Sterling Loret de Mola. También la “Chess Review en español” que si bien en una buena parte era transcripción de la revista de I. A. Horowitz contenía mucho material original sobre México. Sobre otras muchas nuestros lectores podrán apuntarnos, pues es muy importante que esta información se transmita para preservar la memoria del ajedrez nacional.

8 oct. 2010

Los GM Leon Hoyos e Ivanchuk


Los dos grandes maestros iniciaron muy bien la Olimpiada, pero uno se fue desmotivando al ver lo improbable de que el equipo mexicano siquiera alcanzará el lugar que por su rating le correspondía, el 36, y ya al final del evento no pudo ganar ni una partida en la segunda mitad del torneo. Ivanchuk en cambio vio que su equipo estaba en buena forma y era la mejor oportunidad en seis años de que Ucrania logrará el oro olimpíco. Con esa motivaciòn, Ivanchuk, siempre emocional, dio su mejor esfuerzo y logró uno de sus mayores exitos en su carrera.
Motivación es la clave. Ambos grandes jugadores en eventos individuales, en los certamenes por equipos pueden tener resultados muy diferentes, dependerà como se sientan motivados.

Felicitaciones a los alumnos de Arequipa.

Con orgullo puedo decir que tengo muchos alumnos en Arequipa y más lectores aún. Comparto con ustedes la alegría de que un oriundo de tan significativo lugar de Nuestra América haya recibido el reconocimiento del Premio Nobel.
Debo confesar que solo dos libros he leído de tan insigne autor, pero ahora, para celebrar, me estoy festejando leyendo un tercero.
Muy a menudo uno puede decepcionarse de las elecciones que hace el comité del Nobel, pero esta vez es unánime el aplauso general. Es un premio no ´solo para la persona, como dice el mismo escritor, sino para la lengua castellana en lo general.

La superación en el ajedrez en tiempos de cólera.

El ajedrecista difícilmente puede esperar que alguno de los delegados que votaron en la FIDE haga algo para que se supere en ajedrez. Debe tener la conciencia de que todo depende de él mismo. De aquellos sólo recibirá solicitudes para que pague cuotas y así se le permita participar del ajedrez federado, que es patrimonio de unos cuantos. Puede darse el caso que incluso, si se descuida, puedan no solo no ayudarle a superarse, sino que le pondrán obstáculos, como ha sido la experiencia de muchos grandes jugadores que embriagados por la comprensión del talento que tenían, no aceptan inclinar la cerviz para lograr ya no el favor, sino simplemente la omisión de algún dirigente.
Los ajedrecistas habrán de superarse a pesar de, no gracias a factores fuera de ellos mismos. De su interior deberán sacar recursos y allegarse apoyos y guías, e incluso de dentro deberán saber motivarse. Como las semillas tienen todo lo necesario dentro como para alcanzar lo que sus sueños prometieron a sus ansias, aunque suene a tango.
Los próximos doce meses prometen ser especialmente difíciles para el ajedrez por la rabia contenida de cientos de ajedrecistas y la desilusión de otros miles.
El esfuerzo debe ser mayor y el ingenio para hallar nuevas rutas para superarse deberá ser más agudo.
Esos lances son los que dan fama.

El tratar de explicar todo en ajedrez es una insensatez.


He leído muchos artículos polémicos sobre lo sucedido en las elecciones FIDE y en los resultados de algunos equipos y jugadores en la reciente Olimpíada de Ajedrez. ¿Cómo se atrevieron a hacer ciertas cosas? ¿Porqué algunos grandes maestros jugaron tan mal? ¿Por qué algunos jugadores se conducen tan mal fuera del tablero cuando representan a su país? ¿Por qué hay tantas emigraciones entre los ajedrecistas? ¿Por qué algunas variantes refutadas aparentemente reviven?
Hay quienes quieren forzarme a una opinión sobre cada tema. Todo es debatible y todo entra de lo razonable.
Hay cosas que no pueden saberse, sino dependen de cómo las observemos.
Ya la ciencia actual, desde hace más de un siglo nos ha mostrado que existen límites físicos al conocimiento: que hay una red de fronteras, progresivamente identificadas y a menudo calculadas, que cercan la realidad y que de ninguna manera es posible franquear. Un caso especialmente significativo de barrera física fue puesto de manifiesto por el físico alemán Max Planck en el mes de diciembre de 1900.
Se trata del “quantum de acción”, o lo que se llama más popularmente “La constante de Planck”
De una pequeñez extrema (su valor es de 6,626.11 -34 julio-segundos), representa la más pequeña cantidad de energía que existe en nuestro mundo físico. Este hecho es, a la vez, fuente de misterio y de asombro: la más pequeña “acción mecánica concebible”. Estamos aquí frente a un muro dimensional: la constante de Planck señala el límite de la divisibilidad de la radiación y, por consiguiente, el límite último de toda divisibilidad.
Es cuando uno no puede precisar la realidad, sino depende del observador.
La existencia de un límite inferior en el ámbito de la acción física introduce naturalmente otras fronteras absolutas alrededor del universo perceptible; entre otras, se tropieza con una longitud última — la llamada “longitud de Planck”—, que representa el intervalo más pequeño posible entre dos objetos aparentemente separados.
Del mismo modo, el “tiempo de Planck” designa la unidad de tiempo más pequeña posible.
Einstein estaba erróneamente persuadido de que el universo, la realidad, eran cognoscibles. Hoy, todos los físicos, sin excepción, experimentan un agnosticismo de nuevo cuño ante las extrañas e inestables fronteras establecidas por la teoría cuántica:
La realidad no es cognoscible; está velada y destinada a permanecer así. Por ello existe una solución de recambio a la otredad física: la otredad lógica.
La filosofía moderna es por ello la teoría cuántica. Frente a ella, las interpretaciones del universo fieles al buen sentido, como la objetividad y el determinismo, no se sostienen.
¿Qué debemos admitir a cambio? Que la realidad “en sí” no existe. Que depende del modo en que decidamos observarla. Que las entidades elementales que la componen pueden ser al mismo tiempo una cosa (una onda) y otra (una partícula). Y que, en cualquier caso, esta realidad es, en el fondo, indeterminada. Por ello debemos prepararnos para penetrar en un mundo totalmente desconocido a partir de ese diciembre de 1900.
Si en cosas tan tangibles como la Física hay que admitir que la realidad no es cognoscible, en los campos menos “tocables” ¿Qué podemos decir?
Si digo que una gran parte del desempeño de un jugador depende de la motivación para que se esfuerce al límite, como única receta para que un gran maestro se imponga inevitablemente ante un jugador inferior ¿Cómo podemos saber que grado de motivación tenía un jugador analizado al jugar sus partidas?
En lo que respecta a las elecciones FIDE, difícilmente podemos saber lo que estaba en juego, que intereses perseguía cada personaje de ese melodrama. Podría haber mucho dinero o poder en juego, a niveles que obligan a un ser humano a estar dispuesto a todo quizás.
Hay lugares que se matan por unos dólares, y hay personas que por algo tan aparentemente intangible como el honor han perdido la vida. Desde niño me pareció incomprensible como Pushkin se expuso a un duelo por razones que parecerían banales, o la forma tan irrazonable en que el gran Guty Cardenas perdió la vida en el Bar Bach.
Cuando leo que se van a gastar más de 10 millones de dólares en dos días en un, a mi parecer, absurdo festival deportivo, no puedo sino especular en la a menudo incomprensible estupidez humana. Entonces el turismo deportivo, los gastos sin ton y son para participar en eventos sin importancia verdadera alguna, se ve irrelevante al ver la manera en que se dilapidan fondos que pudieron haber cambiado el destino de cientos de deportistas mexicanos.
Si esencialmente aceptamos que como la realidad esta cercada, y que no podemos decir que la conocemos, y que depende del observador, casi cualquier opinión es valida y a veces más valiera que no pretendiera ser racional, sino simplemente emocional. Ya decía mi maestro Guitton: “Cada año que pasa trae una nueva cosecha de revisiones teóricas acerca de esas líneas fronterizas que cercan nuestra realidad: lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande. Tanto la teoría cuántica como la cosmología empujan cada vez más lejos los límites del saber, hasta casi rozar el más fundamental enigma con que se enfrenta el espíritu humano: la existencia de un Ser transcendente, a la vez causa y significado del gran universo”
Ahora bien, no por inasequible, debemos abstenernos de discutirlo. ¿Por qué no tirar el dinero en participar en Olimpiadas para no pasar, algo obviamente previsible, de la mitad de la tabla, si las autoridades deportivas se gastan en dos días, en algo inútil, una cantidad de dólares que bastarían para cambiar definitivamente el futuro del ajedrez en un continente completo.
Obviamente solo por divertirnos discutimos esto. No pasan de 100 las personas que han ido como jugadores a una Olimpíada de ajedrez en todo el país y los demás especulan sobre algo no vivido y que no vivirán seguramente y que no tiene ninguna importancia o relevancia para su vida. Muchos preferirían saber como jugar un poco mejor al ajedrez a que en lugar del lugar 72 nuestro equipo quedase en el lugar 30. Para su vida los lugares en la olimpíada no tienen relevancia, como tampoco el saber que tenemos enormes reservas de divisas en el Banco de México y uno anda luchando por la chuleta sin dinero ni para la fuma.
A miles de ajedrecistas mexicanos que les importa lo que hagan o hicieron esos 100 mencionados ajedrecistas que hemos ido a jugar una olimpíada de ajedrez, si no tienen forma de jugar un torneo válido para el rating FIDE y no juntan mil pesos para la inscripción a un torneo donde en la primera ronda pudieran jugar con un maestro, a ver si de casualidad lo agarran confiado y le ganan una partida que los animará a seguir intentado mejorar tanto en ajedrez, como para algún día ir también a hacer el ridículo a un evento internacional.
Lo cruel es que se gastaron cientos de miles de pesos en nombre del ajedrez y ni un solo centavo de esos miles de pesos se emplea para que nuestro ajedrecista anónimo, representante de esos miles de aficionados que tienen aspiraciones e ilusiones, sea un mejor ajedrecista.

Karpov y la FIDE.


Después de tanta tierra echada, de tanta guerra caliente, se pasa a una segunda etapa, digamos de guerra fría. De aquello de “te hice todo lo malo que se me ocurrió, a ver que haces ahora”, pero aunque no deja de sorprender lo que en público es capaz de hacer una persona que quiere figurar en un medio donde es simplemente un mirón mal avenido, por no ser especialista en lo que pretende colocarse, como se podría decir del GM Kasparov como político o de un político que quisiera ponerse a jugar ajedrez; veremos en que termina esta guerrita entre ajedrecistas jugadores y ajedrecistas organizadores. Ya si alguien duda que este divorcio fue evidente en FIDE, independientemente de quien tenga la razón, no quiere ver o simplemente no quiere expresarlo para no perder la chuleta fácil de su cortesanía.
Muchos los hay que son jugadores y organizadores, y por regla se es mediocre en ambos, pues los talentos son muy diferentes y sólo un privilegiado entre millones podrá afirmar que posee ambos.
Karpov, gran jugador, pareciera mal político, pero muchos que lo conocen bien en ese aspecto previenen en no subestimarlo. Muchas razones pueden darse para que haya aceptado trabajar con su victimario. Y más razones para que se le haya ofrecido tal comisión. Lo que si es seguro es que este escenario era el más previsible en el momento en que Karpov decidió lanzarse. Era muy fácil de ver lo que iba a suceder, que los proxys, que los cambios de bando de última hora, que el rechazo del recurso legal, todo eso era facilísimo de esperar. Y sería un insulto a la inteligencia de cualquiera el suponer que Karpov no lo esperaba. Así que la película sigue y estamos esperando para ver si hay drama o comedia, o un simple cobro de un cheque y un “pase lo que pase, aquí no pasa nada”.

Si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en una zanja.


Algunos me preguntan como se podría hacer para que un equipo olimpíco mexicano de ajedrez no haga menos puntos de los que marca su rating promedio. Realmente mal podría yo guiar al respecto. En los últimos 20 años, se han mandado equipos que por su rating debieron quedar en los primeros 40 lugares y han quedado de entre los 60 a 80 primeros, como este año que se supone que por rating su lugar era el 36 y fueron a dar al 72.
El rating de un equipo es el promedio de los individuales y a veces se da que algunos jugadores juegan muy debajo de rating y otros no, pero aquí simplemente todos jugaron debajo de su resultado esperado según el rating.
Pero si en unos 60 casos, examinando las últimas participaciones de mexicanos en las olimpíadas de ajedrez, se ha dado lo mismo, no es casual. Como también no es casual que muchos grandes jugadores, de aquellos que pierden una partida al año, lleguen a perder en una olimpíada de ajedrez hasta dos partidas. En las olimpíadas se dan muchos resultados sorpresivos, se ven grandes maestros jugando muy debajo de su nivel, pues una competencia por equipos es muy diferente a una individual. Ya muchos maestros, como Larsen, preferían no jugar las olimpíadas a menos que no contarán para el rating. La razón es que se sabe que la motivación es muy diferente. Muchas veces uno juega entusiasmado sus partidas en un olimpíada para ver que sus compañeros agarran la jarra y juegan irresponsablemente. Es muy difícil y duro ser el único jugador abstemio de un equipo.
El evento con nombre más deportivo del ajedrez, la olimpíada, no es realmente muy deportivo que digamos. Ahora hay un sueldo para los jugadores mexicanos, pero antes no había nada y como no hay premios en efectivo, ni oportunidad para lograr un lugar que logre reconocimiento, simplemente se va a esos eventos a pasar vergüenzas. Si a muchos jugadores de países ajedrecistas se les ve jugar muy debajo de su rating, basta una mirada rápida a las estadísticas, hasta Carlsen va a perder rating, no es extraño que jugadores de equipos sin ninguna posibilidad de quedar en los diez primeros se vean desmoralizados y cuando ven que alguien entabla con Islas Farao o Islas Virgenes o Nepal o algo así, países que nunca han quedado en los primeros 80 lugares de una Olimpíada, los jugadores de los países que pelean entre el lugar 35 y 45, es normal que se desanimen y vayan a dar entonces a un lugar 60, lo que se tomará en su país de origen como la ignominia. Hay jugadores que recuerdan su participación en la olimpíada como una pesadilla. Hay records de aros olímpicos, cinco ceros y regresar con solo derrotas a su país. ¿Cómo, por otro lado, enorgullecerse que uno en diez partidas hizo más puntos que tres de sus compañeros en 23 partidas?
Afortunadamente, para aquellos compañeros en esos tiempos no había you tube, pero ahora, la colección de videos de la cámara borracha dan testimonio de cómo decenas de jugadores toman a las olimpíadas de ajedrez como una pachanga continua.
Bueno, pero realmente un gran porcentaje de los jugadores que van son profesionales, como es el caso de muchos países, incluido México, que cuentan con planteles totalmente pagados. Entre esos 60 países, hubo más de una decena que se fueron debajo de los resultados de acuerdo a su rating. Pero como eran sueldos bajos, todos pueden argumentar que falta motivación, y como muchos ni siquiera viven en el país que representan y algunos ni siquiera nacieron ahí, no se puede hablar de patriotismo. Hay jugadores que han logrado jugar por seis países diferentes. Creo que hay records si logra siete países. Casi no hay equipo que no tenga al menos uno que no es originario y dos que son emigrantes. Es como en el futbol, que ya a unos seleccionados les dicen “europeos” y los castigan con 50 mil pesos por una fiesta al terminar una competencia. En la olimpíada de ajedrez si se multa a los que van a fiestas a media competencia, se podría acusar a las federaciones de hacer olimpíadas para recabar fondos a base de multas, pues juntas podrían superar lo que Karpov prometió conseguir para el ajedrez en caso de ganar y eso son cifras tan altas como la imaginación pueda concebir.
El caso es que el turismo deportivo ya no es tan atractivo con el you tube pues parece ahora más como el big brother. Se vieron en los videos más cosas chuscas de un jugador que los que me habían contado como chismes de él en 30 años de jugar abiertos en México. Si se hace un concurso de “osos” en el ajedrez con el material de you tube podríamos llenar varios programas de una hora.
Lo que está muy claro, gracias a Carlsen y a otros muchos super grandes maestros, es que cuando jugadores muy fuertes no tienen motivación para realizar su esfuerzo habitual, con un poquito que aflojen, pueden perder ante cualquiera. Cuando un jugador de 2300 no se decide a esforzarse al máximo, puede perder fácilmente contra un jugador de 1800. A medio gas no se puede ganar en ajedrez, hay que hacer siempre un esfuerzo decidido. Así que si se va envía a un jugador de 2500 de rating mal motivado va a tener un desempeño inferior a uno de 2300 muy motivado. Por eso hay que conjuntar equipos con jugadores que tengan hambre de hacer una reputación y un nombre, no uno con jugadores que saben que tienen todo que perder y nada que ganar. El chiste es mandar un equipo que sobre el papel tenga el lugar 75 por su rating, pero que quede por esfuerzo en el 35, no al revés. Ahora bien, ¿el 35? ¿Para qué? Antes el Comité Olímpico Mexicano decía: “equipo de deporte que no pueda pelear uno de los 16 primeros lugares no debe ir” Luego dicen que el ajedrez es privilegiado por recibir apoyo monetario para participar en olimpíadas. O sea el ajedrez es beneficiado por recibir dinero para gastar en lo que a ellos les parece. Mejor dieran dinero para hacer algo efectivo en desarrollo del ajedrez, no en turismo deportivo. Que cierren los viajes al extranjero dos años y metan todo el dinero al desarrollo del ajedrez nacional y entonces si cosecharían algo.
A partir de 1952, la URSS ganó varias olimpíadas al hilo, pero de 1917 a 1952 solo media docena de jugadores de la URSS tuvieron su turismo deportivo, primero gastaron en desarrollar. Como el ajedrez es un deporte profesional, debería haber una sección que se dedique al aspecto de jugadores profesionales, una veintena, para desarrollar a la gran masa de aficionados, unos 3000 con todos los demás recursos. Así en unos años, a lo más cuatro, tendríamos 15 000 jugadores y unos 60 profesionales reales.
Pero ese tipo de proposiciones se han hecho muchas veces desde hace 40 años, y lo único que pasa es que aumenta año con año el turismo deportivo. O como dijo un observador de las elecciones de la FIDE. “ Pase lo que pase, por muy loco, o escandaloso, por muy irritante o doloroso, aquí no pasa nada”. Recuerdo una frase similar que dijo un exmedallista olimpíco mexicano sobre el deporte mexicano: “Pase lo que pase no pasa nada”, al oir por cuarta vez que un presidente de la república comenzaba anunciando: “Daré un apoyo sin precedentes al deporte”.