21 nov. 2017

EL CAMPEON NACIONAL DE AJEDREZ 1958 JOSE DE JESUS MONDRAGON Y EL GM ALEXEI SUETIN.




Las tradiciones mexicanas del Día de Muertos resaltan que nuestros seres queridos fallecidos viven mientras están en nuestra memoria, que si siguen en presencia de nuestros corazones perseveran en nuestro mundo y nos alumbran los caminos oscuros.
Da enorme tristeza cuando se constata que en los jugadores jóvenes actuales hay una ignorancia sobre aquellos que antes que nosotros recorrieron las mismas veredas y de alguna forma hicieron caminos que facilitan nuestros pasos. A mis alumnos actuales trato de trasmitirles que muchos de los conocimientos que ahora están a su disposición, lo están porque muchos otros, en tiempos pasados, nos dejaron un legado que fue acopiado con esfuerzos y desvelos, con afanes y con conciencia de que lo que importa en esta vida no es tener, sino ser, y que lo importante es haber sido la diferencia.
Pero si los campeones nacionales recientes a veces son poco recordados, ¿Qué memoria posible habrá de los que fueron campeones hace medio siglo.

Repasaba yo un viejo libro que me recomendaron hace ya más de 50 años. Un maestro muy apreciado y respetado por mí, José de Jesús Mondragón, me decía que el libro “Modern Chess Opening Theory” del GM Alexei Suetin era notable, no solo por los capítulos sobre como razonar en la apertura, sino sobre la metodología para estudiar un sistema de aperturas en especial. Desde mis primeras clases que ofrecí en la UNAM, donde comencé como profesor hace 40 años, ese libro, con acotaciones del Maestro Mondragón, fue la clara guía de mis clases para aquellos ambiciosos jóvenes con los que colaboré para que terminarán sus estudios profesionales y al mismo tiempo, prácticamente el mismo año, alcanzasen su título de Maestro FIDE. Ya con el tiempo llegaron otros libros, otros métodos, pero esa primera guía del Maestro Mondragón fue el faro que ilumino los vacilantes pasos de un joven de 23 años que se iniciaba como el primer jugador de ajedrez que era reconocido como profesor de asignatura de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Diez años después, conversando con el GM Alexei Suetin, que en ocasión del Torneo Interzonal de Taxco venía como entrenador de la delegación soviética con los Grandes Maestros Mikhail Tal y Yuri Balashov, donde yo dirigía la prensa y elaboraba el boletín del Torneo, en aquellas largas horas de charlas con que el GM Suetin me benefició, pude mostrarle aquel libro de su autoría para que me comentase de las notas del Maestro Mondragón, aquellas con que me había regalado como orientación para usar aquel apreciado libro.
El GM Suetin tuvo muchos elogios sobre las notas y quiso conocer más del Maestro Mondragón. Le comenté que era primer violín de la Orquesta Sinfónica de San Diego, California, y además de sensibilidad artística, tenía la vocación de mentor y le hablé de sus alumnos más destacados como el ahora MI Félix Villarreal y el MF Juan Gómez. Le conté que en 1977 había tenido el honor de ser el capitán de un equipo nacional estudiantil en que ambos tomaron parte y como se expresaban de su maestro, Don José de Jesús. Luego vimos algunas partidas jugadas por Mondragón en la Olimpíada de Siegen de 1970.
Ambos ahora están fallecidos, Mondragón y Suetin. Pero quisiera de alguna manera que vivan en la memoria de los jugadores jóvenes que no los conocieron. Para que sigan viviendo en el recuerdo y nunca se desvanezcan. Vivieron y en verdad hicieron la diferencia en mí, y a través de mí, en muchos de mis alumnos. Es lo que más deseamos los que damos clases, que se nos recuerde haciendo la diferencia.

20 nov. 2017

EL ING RAUL REZA DELON DOS VECES CAMPEON NACIONAL EN 1955 Y 1956.





Un lector me preguntaba si el Ing. Rául Reza Delón había ganado dos veces el Campeonato Nacional y la respuesta es que así fue.
El Primer Campeonato Nacional de la serie de los que se realizan en Semana Santa, fue en 1954 y lo ganó Roberto Treviño en Monterrey, Nuevo León.
El segundo se realizó en 1955 en Torreón, Coahuila y lo ganó el Ing. Reza Delón, lo mismo que el de 1956 que se efectuó en su ciudad, San Luis Potosí. Y hace 60 años, en Ciudad Madero, Tamaulipas, el de 1957, lo ganó el Coronel Jose Joaquín Araíza, que ya en 1927 ganó su tercer campeonato nacional, El de 1958 que se jugó en Monterrey, Nuevo León, fue para el Maestro José de Jesús Mondragón.
Para recordar al gran jugador, el Maestro Raúl Reza Delón, presentó dos partidas que publicó en su libro.

Reza Delon,Raul - Camarena,Joaquin [B07]
Monterrey, 1958
[Reza, libro p.110]
1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Ad3 Cc6 4.d5 Ce5 5.f4 Cxd3+ 6.cxd3 e5 7.Cf3 Ag4 8.0–0 Ae7 9.Da4+ Ad7 10.Db3 0–0 11.Dxb7 exf4 12.Axf4 Tb8 13.Dxa7 Txb2 14.Cbd2 Ch5 15.Ae3 Af6 16.Ad4 Tb8 17.Axf6 Cxf6 18.Dd4 Ta8 19.a4 c6 20.dxc6 Axc6
El blanco lleva la mínima ventaja de un peón y ligera ventaja posicional.
21.Tfc1 Ta6 22.Tc3 Da8 23.Tca3 Tb8 24.h3 h6 25.Ch4 Ad7 26.a5 Tb5 27.Cc4 Ae6 28.Cxd6 Tbxa5 29.Txa5 Txa5 30.Txa5 Dxa5 31.Chf5 Dc7 32.Ce3 Dc1+ 33.Rh2 De1 34.Cef5 Df1 35.De3 Ch5
El blanco aprovecha la liquidación de damas.
36.Df3 Dxf3 37.gxf3 Cf4 38.d4 h5 39.h4 g6 40.Ce3 Rf8 41.d5 Ad7 42.e5 Re7 43.Ce4 Ab5 44.Cc3 Aa6 45.Rg3 Cd3 46.f4 f6 47.e6 Cc5 48.f5 g5 49.hxg5 fxg5 50.Cc2 Rf6 51.Cd4 Re7 52.Cc6+ Re8 53.f6 Ac4 54.Ce5 Cxe6 55.Cxc4 Cc5 56.Ce5 Rd8 57.Cf7+ Rc7 58.Cxg5 1–0;


MI Cobo,Eldis - Reza Delon,Raul [A22]
La Habana La Habana, 1965
[Reza, libro p.125]
1.c4 e5 2.Cc3 Cf6 3.g3 d5 4.cxd5 Cxd5 5.Ag2 c6 6.Cf3 Cxc3 7.bxc3 Ad6 8.0–0 0–0
Una vez enrocados, ambos se preparan para la lucha en el centro del tablero.
9.d4 Cd7 10.Dc2 f5 11.e4 Df6
El blanco inicia una maniobra para lograr pasar un peón, pero únicamente son cambios de piezas.
12.Cxe5 Cxe5 13.f4 Cc4 14.e5 De6 15.exd6 Dxd6 16.Db3 Ae6
El próposito de Ae6 es desarrollar al negro a cambio de perder el peón b y dejar momentaneamente al Alfil blanco sin juego.
17.Dxb7 Ad5 18.Axd5+ cxd5
El blanco desea apoderarse de la columna abierta, entregando calidad para lograr pasar un peón que antes no pudo, y eliminar el caballo que está presionando.
19.Te1 Tae8 20.Te5? Cxe5 21.fxe5 De6 22.Af4 Tf7 23.Db5 Tc8 24.Da5 Tb7 25.Tc1 h6
El negro le da refugio a su rey para evitar jaques con dama y poder contratacar.
26.c4 dxc4 27.d5 De8 28.Da6 Tb2 29.e6 Dh5 30.Dxc8+ Rh7
. El blanco no puede regresar con su dama y socorrer a su rey. 0–1

19 nov. 2017

ESTUDIO DIRIGIDO DE AJEDREZ EN EL PALACIO DE PIONEROS YURI GAGARIN.




Uno de los más famosos centros de ajedrez se desarrolló en el Palacio de Pioneros Yuri Gagarin en Bakú en la Azerbaiyán soviética.
Yuri Alexeyevich Gagarin a los 27 años de edad entró a la historia como el primer hombre en viajar al espacio y el Palacio de Pioneros en Bakú fue bautizado en su honor.
El director de la sección de ajedrez durante muchos años fue Suren Abramyan, étnicamente armenio, como Kasparov, pero de familia asentada en Azerbaiyán por generaciones, como otros 250 mil descendientes de armenios que eran, durante la época de la URSS, azeríes integrados a la sociedad de aquel país,
El líder moral del ajedrez de Bakú lo era el Maestro Vladimir Makogonov, pero pasaron muchos maestros notables en los años anteriores a la segunda guerra mundial dentro de un programa especial de promoción del ajedrez que emprendió el gobierno central de la URSS. Por Baku principalmente pasaron a dar cursos y exhibiciones maestros como Fedor Ivanovich Duz–Khotimirsky, Nikolai Grigoriev, Salo Flohr, David Bronstein y muchos otros.
Del Palacio de Pioneros Gagarin fueron alumnos distinguidos Kasparov, Bagirov, Zatulovskaya, Maharramov; y mientras cumplían su servicio militar en la base de la Fuerza aérea de Bakú, donde daba clases Makogonov, pasaron de Ucrania los GM Gufeld, Stein y el famoso jugador de San Petersburgo Chepukaitis.
¿Qué distinguía a los maestros Abramyan y Makogonov de otros entrenadores de la Unión Soviética y que hacian especiales las escuelas de ajedrez de Bakú.
En las notas y artículos publicados por Makogonov y Abramyan, así como en los programas publicados de los años dorados de la sección de ajedrez en el Yuri Gagarin, se desprende la característica clave: su avanzada metodología para realizar estudios, no solo de ajedrez, sino de cualesquier otra disciplina.


En los años en que Makogonov comenzó a descollar en ajedrez, entre 1927 y 1942; el estado soviético promovió muchos estudios sobre educación y enseñanza, dando un especial enfoque a la capacitación en general y a la formación de cuadros.
A los alumnos se les dotaba de hojas con ejercicios y en las sesiones se les daban unos datos sobre posiciones, pero lo básico era darles lineamientos de como estudiar, tomar notas y se les daban tareas, pero las lecciones básicas era de como razonar y metodologías para abordar y resolver las posiciones que se encargaban para trabajar en clase. Cada cierto tiempo se hacían sesiones en que se revisaban las respuestas a las posiciones, pero el énfasis era en que aprendieran a resolver de manera independiente las posiciones. Se les daban formulas y algoritmos principalmente, pero solo después de muchas sesiones se revisaban las respuestas y el entrenador les daba observaciones a sus notas, pero las conferencias eran de métodos, de cómo pensar y estudiar, y no todo era de ajedrez, pues se daban muchas fórmulas para leer, para tomar notas de sus materias en la escuela, etc.
En el Gagarin se invitaba a maestros visitantes a que mostraran algunas ideas y partidas y los alumnos tenían que hacer trabajos sobre esas pláticas y las calificaciones iban a sus expedientes y se les llamaba la atención si pasaban por alto alguna cosa relevante de la exposición del invitado.
La idea era de que el ajedrez no era útil por si mismo, sino por la manera en que se pensase cuando se jugaba. Makogonov en una conferencia advertía: El ajedrez puede hacer mucho daño si se practica con deficiencias y no se corrige esa práctica. Si en el ajedrez nos habituamos a tomar decisiones con una reflexión y un proceso sistemático, será muy benéfico, pero si lo hacemos como dejándonos llevar como una veleta por donde sopla el viento, nos hará mucho daño jugar ajedrez” Si los alumnos del Gagarin no tenían resultados sobresalientes en sus escuelas primarias y secundarias, se les increpaba y se les daban lecciones especiales sobre como estudiar, antes de volvérseles a permitir a que se integrasen en los entrenamientos de ajedrez o participar en torneos que organizaba la sección de estudios del Gagarin periódicamente.