27 de ene. de 2015

Una barrera para el ajedrecista: el cerebro perezoso. Blumenfeld y Alekhine.




El campeón mundial de ajedrez Alejandro Alekhine fue el último que tuvo el título antes de que los ajedrecistas soviéticos comenzarán su hegemonía y se supone que no puede decirse que sea de la escuela soviética, aunque si de la rusa…
Pero el caso es que Alekhine fue entrenado por entrenadores soviéticos, si bien antes de que se recibieran su diploma como tales.
Los primeros con los que tomó Alekhine clases que pagaba su familia para desarrollar el talento del que fuese el futuro campeón mundial, eventualmente fueron calificados y diplomados como entrenadores en la URSS, aunque casi una década más tarde.
Alekhine muy joven tuvo como tutores a Fedor Dus Chotmirsky así como a Benjamin Blumenfeld, quienes fueron pilares en la promoción del ajedrez en la URSS.
Aunque solo ocho años mayor que el mismo Alekhine, Benjamin Blumenfeld tuvo una gran influencia sobre Alekhine. El maestro Blumenfeld estudió profundamente los problemas psicológicos en ajedrez y logró su maestría en la universidad estatal de la URSS en Psicología gracias a sus estudios al respecto. Pero en la literatura de ajedrez es más reconocido que en la de Psicología, a pesar de ser muy elogiado por los grandes especialistas que lo tuvieron como colaborador, como Ridyakov y Vigotski; además de que Luria escribió algunas cosas sobre Blumenfeld.
Blumenfeld trabajó con Alekhine principalmente lo que llamaba: “Ceguera por desatención”. Decía que Alekhine debido a su gran talento y a la facilidad que tenía para el ajedrez, había caído en el síndrome del cerebro perezoso.
Nikitin, el formador de Kasparov, comenta en una entrevista que le sorprendió la manera de actuar de Spassky antes su match con Fischer, en donde su estrategia de “cabeza clara” enmascaraba la enorme pereza de Spassky, y pronosticaba hace diez años los problemas que con la edad tendría Spassky, quien, dos años menor que Nikitin, está muy lejos de tener el estado de salud del famoso entrenador moscovita. Según Nikitin, nadie ha tenido el talento natural tan grande de Spassky, pero que cuando dejó de trabajar con el GM Tolush, militar muy riguroso, definió su destino como un breve campeón mundial.
Blumenfeld y los padres de Alekhine le impusieron ferrea disciplina, y pasó de ser un aristócrata desordenado a un cadete obediente de una universidad militarizada y ya para el evento de 1914 estaba ya claro que sería el mejor jugador de todas las Rusias.
Blumenfeld era un jugador que creía mucho en la importancia de dominar la táctica y de desarrollar una sensibilidad para percibir las posibilidades combinatorias; pero el otro mentor contratado por la familia Alekhine, el maestro Fedor Dus Chotimirsky era un excelente constructor de posiciones y en lo de tratar de colocar las piezas donde más puedan ejercer control sobre las casillas débiles del enemigo y como hacer inaccesibles las propias casillas débiles. Su lema de que una debilidad no es tal si el enemigo no puede llegar a ella, caracteriza el estilo de Alekhine y el de muchos jugadores soviéticos, que eran especialistas en jugar a base de las excepciones de las reglas. La generalización y los patrones o “pryomes” son importantes, pero se impone siempre la valoración concreta de la posición, por lo que, según Blumenfeld, hay que tener cuidado con los detalles que el cerebro, por su construcción especial, a veces tiene ceguera por desatención, y que solo con un esfuerzo volitivo constante nos obliga a criticar lo que vemos, desconfiar de que se nos pasa un detalle.
Blumenfeld estudiaba mucho la manera en que los magos utilizaban la sicología para engañar a la gente en base a los detalles que pasaban por alto. En ajedrez decía que era notorio que no se podía dominar en parte por lo defectuoso del cerebro y por la pereza de los ajedrecistas.
Ahora sabemos mucho más del cerebro y sus “bugs” o defectos que, se comprende ahora, son necesarios para su funcionamiento práctico, donde el cerebro solo toma una parte de la información y trabaja con ella, con todas las desventajas, pero es la única manera en que en la práctica puede cumplir las funciones realmente esenciales para la supervivencia y desarrollo humano.
Pero a Blumenfeld le intrigaba la ilimitada estupidez humana y los continuos errores que aun las intelectualidades más poderosas cometían.
Alekhine, ocho años menor que Blumenfeld falleció un año antes que su mentor, y este, al enterarse del fallecimiento de Alekhine, se lamentaba no haber influido más en la formación del carácter de Alekhine, ya que parecía que la vida disipada de los últimos años habían causado la muerte a edad relativamente temprana del campeón. Pero la vida disipada de Alekhine era producto o más bien respuesta a sus congojas y problemas, lo que a Blumenfeld, sobreviviente de la segunda guerra y que estuvo muchas veces en los frentes de más riesgo, sabiendo que si caía prisionero de los nazis le costaría la vida por ser judío, le parecía extraño, pues el mantuvo siempre su modo de ser disciplinado a pesar de la congoja causada por la muerte de muchísimos seres queridos.

El Código Enigma, el filme Campamento Foxcatcher y el ajedrez.




Vi recientemente que un ajedrecista recomendaba  “The Imitation Game” o Descifrando el Codigo Enigma; donde se ve algo del trabajo que ajedrecistas como C.H. Alexander y Golombek hicieron en la segunda guerra mundial para descifrar el código enigma y otros códigos similares. Aunque la película se centra en Alan Turing, un eminente científico y pensador muy maltratado por la sociedad a quien rindió enormes servicios y a pesar de contribuir a salvar millones de vidas, fue orillado al suicidio por una comunidad de criterio medieval.
Es normal que un filme que toque en algo al ajedrez y a los ajedrecistas, se recomiende lo vean los ajedrecistas. En mucho contribuyeron  los ajedrecistas al equipo de trabajo lidereado por Turing, pero poco se refleja en la pantalla al respecto.
Más interesante para mi es el filme Campamento Foxvatcher  y que aunque no trata ni toca nada de ajedrez, es muy importante en lo que respecta a los “sponsors” y a los grandes magnates que practican su mecenazgo en el deporte.
Escribiendo sobre Nikitin y Kasparov,  tratando de ver la razón de que este binomio tan exitosos se separará, di con un comentario de Nikitin sobre el mecenas John Du Pont, y finalmente con un filme reciente sobre la historia de los hermanos Dave y Mike Schultz, medallistas aureos olimpícos de lucha y el super millonario Du Pont.
El filme es impresionante y a pesar de haber leído algo sobre el caso, no deje de sentir el impacto de las cosas tan terribles que se ven en la pantalla.
Me hizo recordar un período en que Fischer vino a México y lo recibió un mecenas del ajedrez mexicano y varios trabajamos de cerca con el campeón.
Afortunadamente la calidad moral de los mecenas del ajedrez mexicano están muy arriba de la que muestra John Du Pont en el filme y espero que los actuales mecenas norteamericanos del ajedrez estén muy lejos de ello, pero de que hay que prevenirse un poco si creo es necesario.
Cuando Dave le pregunta a Mike sobre las ofertas de patrocinio que John Du Pont le había hecho y dice: “¿Qué es lo que él obtiene?”; está claro que la respuesta no era muy clara, pero se entreveía que era vanidad y reafirmación, darle un sentido a una existencia de grandes bienes heredados y el afán de estar a la altura de sus grandes antecesores enriquecidos gracias a los gastos de guerra, al invento del nylon, el neopreno  y, por supuesto,  a las ventas de armamento de la Guerra Civil a Vietnam.
El filme está basado en el libro “Foxcatcher, The True Story of My Brother's Murder, John du Pont's Madness, and the Quest for Olympic Gold” (2014).
La historia es terrible, un patrocinador que asesina a uno de sus patrocinados. Con un doctorado y el crédito de ser descubridor, como ornitólogo de dos docenas de especies de aves, además de tener una fortuna de 200 millones de dólares, no se esperaría que John Eleuthere Du Pont, pudiera convertirse en asesino, aunque su exesposa lo acusó de apuntarle con un revolver nueve años antes que en 1996 asesinara al  excampeón olímpico Dave Schultz. Además tenía fama de alcohólico, algo en que Dave lo estaba ayudando al mismo tiempo que entrenándolo para competir en lucha en las categorías de mayores de 50 años.
El filme va llevando poco a poco a ver un Du Pont con muchos recovecos y la difícil vida que era estar cerca, aunque fluyera el dinero en su corte de aduladores con títulos mundiales deportivos.
Du Pont fue sentenciado a 30 años de cárcel, a dar $35 millones de dólares a la viuda y murió en 2010 en prisión. El 29 de enero de 2026 hubiera sido liberado, a los 86 años de edad. Dicen que al momento de balear a Schultz, había tomado scopolamina, la famosa Burundanga. Puede producir agitación, confusión y alucinación.
En todo caso, el filme me pareció más interesante para los ajedrecistas que el de Enigma, a pesar de que no se ajusta mucho a la verdadera historia del asesinato de Dave Schultz, algo que protesta Mike, autor del libro y que en el filme se ve como muy raro y se dan entender cosas muy extrañas; como tampoco el filme sobre Turing lo hace con la historia del equipo de inteligencia británico descifrador de códigos.  Pero en general es mas ilustrador el de Foxcatcher.

Ochenta años de Alexander Sergeyevich Nikitin, el mentor de Kasparov.




Uno de los más respetados entrenadores de Rusia, es el moscovita Alexander S. Nikitin, que hoy cumple ochenta años.
Aunque en Rusia es conocido por ser el formador de grandes jugadores que van desde jugadores que hoy tienen 70 años,  hasta jóvenes como los grandes maestros Bacrot y Yakovenko; en el occidente se le conoce básicamente por haber sido entrenador por 15 años de Garry Kasparov.
Hace más de 20 años decidió Nikitin dejar de trabajar con Kasparov, mucho se dice que por la conversión a la derecha radical de Kasparov, que aunque a los 20 años decidió afiliarse al partido comunista, desde 1993 decía que era anti comunista y ningún comunista podía ser su amigo. El caso es que Nikitin en sus 80 años siempre ha sido muy apegado a Rusia y a Moscú; mientras que Kasparov vive en Nueva York la mayor parte del tiempo y en verano en Croacia, donde tiene su casa de verano, siendo actualmente ciudadano de Croacia.
Nikitin se relacionó mucho con los jugadores de Baku, en Azerbaiyán, aunque curiosamente además de Kasparov ha sido instructor de otros jugadores originarios de esa ciudad pero de etnia armenia, como el GM Melik Khachiyan, formador del mejor jugador armenio actual, el GM Levon Aronian.
Alexander Sergeyevich formó parte de la escuela del campeón mundial Tigran Petrosian, también étnicamente armenio, pero nacido en Georgia; y a través de él hizo muchos contactos con los jugadores soviéticos de etnia armenia, en esas relaciones se encontró a Kasparov y lo desarrolló hasta hacerlo campeón mundial.
Mucho se habla de la participación de Kasparov en la escuela de Botvinnik, pero es innegable que su formador fue Nikitin que tenía un sistema diferente al de esa escuela, siguiendo “el método Petrosian”.
A pesar de su estilo de juego, aparentemente poco táctico, en realidad Petrosian pensaba que lo más importante era ver el ajedrez jugada a jugada, y que la estrategia era como táctica a largo plazo, siendo sus métodos proclives al ajedrez muy dinámico y mas concreto que generalizador; dando más importancia a la posición concreta que a las generalizaciones.
Pero Nikitin preparó muy bien a Kasparov con táctica, pero así mismo lo enseño a trabajar con patrones, con grupos de posiciones similares que podían tener soluciones parecidas, sino iguales, que pudieran guiar al jugador. Era un poco como la diferencia de la concepción de los juegos en suma zero con los de conflictos cooperativos, donde los algoritmos no definen, sino solo guían, dada la cantidad enorme de variables, pero que tarde o temprano hay que pasar de las generalizaciones al aquí y ahora muy concreto. Un pragmatismo y a la vez, un anclaje a ciertas filosofías.
Nikitin sigue trabajando con sus métodos surgidos claramente de los soviéticos, pero que ha ido modificando con su experiencia con jugadores de diversa formación inicial. El GM francés Bacrot, que trabajó mucho con Dorfman, excampeón soviético que también trabajo con Kasparov invitado por Nikitin, ha expresado muchas veces la gran influencia que ambos tuvieron, pero Nikitin afirma que aprendió mucho de los ajedrecistas occidentales en su trabajo de varios años con el francés.  
Nikitin tiene fama de ser severo y muy disciplinado; de desconfiar de los “sponsor” y de los que forman cortes de aduladores entre figuras destacadas del deporte. A finales de los noventas del siglo XX le impactó el caso de los hermanos luchadores Schultz y el millonario John Du Pont, por lo que desarrolló cierta desconfianza de los millonarios patrocinadores y recientemente ha hecho declaraciones que, aunque muy cuidadas y respetuosas, muestran gran diferencia con las ideas mercantilistas de Kasparov y su gusto por los mecenas.
En los ochenta años de vida y más de 50 como entrenador, Nikitin ha sido testigo y enlace de la transición del ajedrez soviético al ajedrez ruso actual, pero muchos jugadores de las generaciones recientes lo califican como el entrenador más soviético entre los actuales; pero son innumerables los que aspiran a ser aceptados como pupilos, a pesar de que eso significa obligarse a un ritmo duro de trabajo.
La generación de Spassky, Tal, Giplsis, Nikitin y Vasiukov, nacidos entre 1935 y 1939, poco antes de la Segunda Guerra Mundial, vivieron las penurias de la guerra y postguerra siendo unos niños; y a pesar de tener talento para destacar desde muy temprana edad, encontraron su realización tras los años juveniles, solo Spassky logró ser campeón mundial juvenil; pero por otra parte mantuvieron su lugar entre los mejores por décadas, y los tres que no llegaron al título mundial se destacaron como grandes entrenadores.
Actualmente es posible ver de vez en cuando entrevistas que concede Nikitin y puedo decir que todas ellas son una verdadera cátedra para todo aquel que quiere ser buen entrenador. Es una pena que Kasparov no difunda más los métodos de Nikitin y en cambio promueva otros muy diferentes a los que contribuyeron a que él llegase a campeón mundial.
Nikitin sigue muy activo y en excelente salud, muy reconocido y bien tratado por el medio ajedrecístico de la capital rusa; dando conferencias y cursos. Ojala fuese más prolífico como escritor…

26 de ene. de 2015

Herramientas básicas de Ajedrez para Tablets.




Se me ha preguntado recomiende que programas son de uso esencial en las tablets.
Para android (4.3 o 4.4) me parecen necesarios para el ajedrez :
Un lector para PDF (yo envío mis clases básicamente en PDF y siempre pensando que se vean en una PC o tablet).
Un lector de PGN (todo el que tenga chessbase puede pasar sus archivos a pgn, el lector en android de chessbase lo cobrán y está uno obligado a conectarse en internet, lo que tiene muchas desventajas. El chiste es ser autosuficiente y no atado a la conexión de internet para usarlo), un chess pgn viewer se puede conseguir sin caer esclavo de playbase y sus descargas via internet.
Un Droidfish, con un stockfish para jugar y entrenarse, aunque se pueden leer libros en PDF con diagramas para resolver, una de las mejores maneras de usar la tablet para entrenar en cualquier momento y así aprovechar los tiempos muertos, como cuando uno hace fila o se transporta en un móvil público, sea metro o similar.
Con esas cosas y una buena colección de libros o lecciones en PDF y archivos de partidas en PGN, ya tiene uno lo que necesita para sacarle jugo al estudio del ajedrez en tablets.
Ya Chessapps o Chess Book Study, aplicaciones que permiten ver un libro en PDF en una mitad de la pantalla y un tablero de ajedrez en la otra, para reproducir la partida, no las recomiendo tanto. Es mejor un PDF con diagramas cada cuatro jugadas, como estructuro mis clases, para acostumbrarse a “ver” con la mente las partidas y no solo con los ojos. Acuérdese lo que dice “El Principito”: lo esencial es invisible para los ojos…
Ya la colección de mis cursos están en PDF, incluyendo los que espero sean la base de la curricula de ajedrez en el sector educativo de México. Todo para PC o Tablet, recopilado básicamente del acervo de enseñanza del ajedrez creado en la URSS hasta 1992 y lo actualizado por las escuelas de Rusia, Ucrania, Azerbaiyán y Armenia básicamente, todo tropicalizado al medio iberoamericano.

El Ajedrez y sus diversas plataformas informáticas para su estudio.




En la actualidad la mayoría de países aun no desarrollados tratan de estrechar la brecha digital en la enseñanza que existe con los países ya desarrollados.
Se hacen reformas educativas de diversa índole, muchas veces poco afortunadas, para intentar pasar lo más rápido posible del aula del siglo XIX a la del XXI, ahorrándose mucho de lo que pasó en el siglo XX en la pedagogía avanzada.
Lamentarse que no tomaron en cuenta todo lo que los pedagogos catalanes aportaron en América y envidiar que los soviéticos si la aprovecharon, parece tema recurrente en mis escritos, pero también lo es el que exprese que la computación potencializa todo lo bueno y lo malo de la enseñanza  que había antes de su uso en el aula.
El caso es que sin pasar por enseñar a pensar a los escolares, ahora se les llena de informática, y se espera que luego aprendan a pensar. Esto de poner los caballos detrás de los carruajes es muy común en la América Nuestra y con esas realidades hay que vivir.
Tratando de que el ajedrez llegue lo mejor posible al medio educativo, he hecho diversas propuestas a las instancias legislativas que han sido bien recibidas, aunque no igual de bien comprendidas e interpretadas. Ya por ahí piden que el ajedrez sea materia obligatoria, lo que puede traer un caos de arranque, y parece que hay una mayoría en el congreso que puede hacer efectiva la iniciativa. Pedí que fuera materia, pero por ahí pensaron que de una vez se hiciera obligatoria. Un proceso que podría llevar décadas, como fue en la URSS, donde nunca se pretendió que fuera obligado el estudio del ajedrez, sino que fuera ofertado, o sea que todo escolar soviético conociera el ajedrez y tuviera a disposición medios para proseguir su estudio, pero como opción, no como obligación. Aún así la demanda fue tan grande, que tuvieron que hacer muchos malabares para obtener recursos y preparar personal. Y eso que nunca rebasó del 30% la cantidad de escolares atendidos en la URSS en ajedrez. Habría que imaginar que hubiese pasado si el 100% de los escolares hubiera solicitado estudiar el ajedrez.
El caso es que piden herramientas para que los niños estudien, no solo ya con computadoras, que en ese aspecto ya tenía yo más o menos cubierto la manera de hacerlo, sino ahora con tablets, con el famoso android.
Los que ya a cierta edad entramos en la computación, o sea que no somos “nativos” en la informática; hemos tenido que adaptar nuestra forma de estudiar decimonónica al estudio en esta era “visual” del siglo XXI, y bregar con las PCs, pero las tablets si ya pasan al 100% de visualización y cuesta mucho adaptarlas para que “enseñen a pensar”. No dejan nada a la imaginación ni a la visualización mental, todo es visualización real.
Por supuesto que ya hay decenas de programas para Android para jugar ajedrez y unos cuantos ya para estudiar, pero basados en “ver” físicamente y no mentalmente. Hay que hacer muchas adaptaciones para que el escolar use su mente para ver, cuando en sus manos lo que tiene es una pantalla.
El caso es que aún la pedagogía va algo atrasada en hacer los estudios científicos para evaluar si las tablets rinden resultados positivos y en que área y orden. Mientras tanto los escolares serán como cobayos y los profesores serán victimas de todo tipo de desorientaciones y quejas, que en lugar de estimularlos y ayudar a que se superen, parece ser la intención el minimizarlos, pues su pensamiento crítico es una amenaza para el neoliberalismo.
Lo curioso es que esas tablets, arma maquiavélica del neoliberalismo, puede ser un boomerang que ayude a que los escolares no solo obtengan información para trabajar como autómatas, sino que puede ayudarles a aprender a pensar y ser mentes reclamantes que, finalmente, vean la verdad que los liberará.
Pero no hay que atarse al futuro, sino que el presente fluya y ya veremos…