17/4/2014

El Ajedrez Potiomkin, o una gira de Kasparov.





La expresión Pueblo Potiomkin [del ruso Потёмкинские деревни,] se debe al mariscal duque Grigori  Alexandrovich Potiomkin (1739-1791), conquistador de Crimea, y en su honor se nombró al famoso Acorazado,  para designar aldeas, pueblos, villas inexistentes en Crimea. Algo se define como Pueblo de Potiomkin cuando se quiere describir una cosa muy bien presentada para disimular su desastroso estado real. A primera vista parece muy bien acabado y deja a todos impresionados, sin embargo le falta la substancia principal. Es más común la forma plural pueblos Potiemkin.
En 1787 antes de una visita de  la zarina Catalina II de Rusia, la Grande, Potiomkin, el favorito de su corte, y dicen de su alcoba, hizo edificar fachadas pintadas a lo largo de la ruta de visita de Catalina la Grande, para presentar pueblos idílicos en la recién conquistada Crimea, pero para encubrir la verdadera situación  de la región.
Claro que la Zarina, con la rapidez de su visita y sin contacto real con los habitantes de Crimea, sintió que en la región la adoraban y que estaba en auge todo la península. Según relatan en Wikipedia:
“Potiomkin mostraba desde lo alto de una colina a la zarina una aldea de nueva construcción en la que supuestamente vivía gente. El pueblo visto desde cierta distancia tenía un aspecto idílico e impecable. El verlo desde la lejanía se hacía para que la zarina no se mezclara con la gente o también por cuestiones de seguridad. La realidad era que el supuesto pueblo no era más que un bastidor (como los que se emplean en la filmación de muchas películas), nada se había hecho para las gentes del pueblo, que además vivían en la más completa miseria. Así pues, durante la visita de Catalina la Grande, visitaron varios de estos pueblos de ficción y que además siempre era el mismo, pues al terminar la visita el pueblo ficticio era desmontado y se volvía a montar en otro emplazamiento distinto que sería visitado después.
La zarina regresó engañada y convencida de que se estaban haciendo políticas correctas para llevar bienestar a su pueblo”
En México era famoso el hecho de que a una visita de un dignatario hasta el pasto pintaban de un verde fuerte para que el visitante viera todo bonito. Había quienes por feos los encerraban para que solo gente “bonita”·apareciera en las fotos de visita. Aun recuerdo la genial película, con guión de Juan de la Cabada, Calzontzin Inspector…
Así fue la visita de Kasparov a México, parecía que en todos lados apoyaban al ajedrez políticos y empresarios, tanto de derecha y los de izquierda, sin importarles la filiación política de Kasparov, con banderas rusas sin importar que Kasparov es croata y como ruso nacido muy lejos de Rusia, es uno de los que peor hablan del régimen ruso. En muchos sitios incluso lo anunciaron como el Campeón Mundial de Ajedrez, aunque haya perdido el título de su propia federación profesional creada en rebelión a la FIDE que ahora quiere dirigir. Es claro suponer que muchos de los políticos no leyeron sus libros como “El Hijo del Cambio” o “La Vida Imita al Ajedrez” donde expresa su aversión a todo lo que huele a izquierda, pues muchos de los que lo aplaudieron en México se dicen izquierdistas. Hubo personas que son muy militantes en su apoyo al presidente Maduro de Venezuela que se abrazaron a Kasparov para la foto un día después de que Kasparov pidió en un diario norteamericano que Maduro renuncie y mencionó como despreciables a los que lo apoyaban, precisamente a personas como aquellos que se peleaban para tomarse una foto con Kasparov.
Políticos de Izquierda recibían al paladín de la ultraderecha del ajedrez, ¡Quienes no fallan a los eventos en honor del Che Guevara, aplaudían al ajedrecista que significa en ajedrez todo lo contrario al Che!
La mayoría de los que lo aplaudieron y recibieron tal vez fueron mal informados, el caso es que parecía un Pueblo Potiomkin por ambos lados, Kasparov creyó que tenía correligionarios y verdaderos apoyos para sus planes económicos del ajedrez en México y los que lo recibieron creyeron que tenían a un ser progresista y desprendido que proponía traer los beneficios del ajedrez al país. Kasparov pensó quizás que tenía enfrente potenciales patrocinadores y los que lo recibieron vieron tal vez en Kasparov al mecenas ruso que donaría dinero para que los niños mexicanos jugasen ajedrez.
Afirma el personero español de Kasparov en un artículo, no se bien en base a que, el compromiso del Jefe de Gobierno, uno de izquierda claramente, a poner un millón de niños a jugar ajedrez en la ciudad de México. Me preguntó si en base a las cartillas derivadas de las hechas en la URSS y Cuba de reflexión y ajedrez pensado, o en las del Pin Pon Pas de los “misioneros” derechistas de Kasparov en México, que piensan que en ajedrez mientras más rápido jueguen mejor. ¿O contraría el servicio del mismo vocero? Como el gobierno del DF firmó convenios con la NFL de Estados Unidos, a lo mejor traen maestros de EE.UU. a dar clases de ajedrez…
Su cronista español de cabecera dijo que los ajedrecistas mexicanos, maestros reconocidos por sus títulos internacionales, así como entrenadores y federativos no asistieron por corruptos, por estar comprados por Jorge Vega, el cubano que desde la FIDE es quizás el arma secreta de Putin según él. No comentó que en realidad no se invitó a nadie que tuviera una verdadera trayectoria en la enseñanza del ajedrez del país. Para él, todos los que no fueron eran unos ignorantes.
Tengo muy bien formada mi opinión del Sr. García a través de 30 años por lo menos de leer y oír sus palabras y observar sus actos. Todo lo que dijo de la gira va de acuerdo con sus ideas y sus intereses. Me sorprendió algo nada más. Pocas veces había hecho acusaciones tan a mansalva pues normalmente es prudente y parece conocer las leyes y respetarlas, tal vez no por vocación, por necesidad. Dicen que no tiene un pelo de tonto, pero es muy predecible. Pero ahora parece que no se conforma con insultar a los presidentes de las federaciones americanas sino hace suponer que los ajedrecistas todos de las Américas no valemos un comino y que tenemos autoridades corruptas en ajedrez en contraste con las oficiales tan blancas y limpias.
Señaló a Vega Fernández como el culpable de la reelección del Presidente de la FIDE, como diciendo a los “capos” que ponen miles de dólares a la campaña de Kasparov que en lugar de prestar un avión a Kasparov, lo mejor es neutralizar a una frágil persona de más de 70 años e irregular salud.
Vio el tesoro de Moctezuma en su pueblo Potiomkin, pero en Kasparov muchos vieron el becerro de oro. Hay quienes decían: Kasparov traerá millones a México y a lo mejor los visitantes pensaban: Aquí si hay billetes.
La verdad está como para hacer un filme sobre esta historia. Sería muy parecida al relato de Ilf y Petrov, Las Doce Sillas y su continuación “El Becerro de Oro”.
Ojala en sus próximas visitas a México, García tenga la recepción adecuada a una persona de tan altos conceptos.
Por lo que toca a Kasparov es cierto que pocas veces había habido tan buena promoción por el ajedrez y se le agradece. En esta época que los medios y los lectores se van más por lo superficial que por la esencia, su presencia tendrá buenas consecuencias seguramente. Lo mismo pasó con Potiomkin, que gracias a sus circos pudo lograr ganar tiempo necesario para mejorar Crimea. Muchos hablan ahora de la visita del ruso Kasparov y de que bueno que el presidente de la FIDE ya está mandando rusos para levantar el ajedrez de México, creyendo que la visita de Kasparov tenía que ver con las promesas de Kirzán. Por increíble que parezca para los que saben algo de la política del ajedrez, muchos simples aficionados me han escrito al respecto, ligando una cosa con la otra, pensando que su plan de ajedrez en las escuelas están ligados.
Con Kasparov a lo mejor llegan los grandes capitales al ajedrez y se vuelve como el tenis, el box o el futbol profesional. ¿Eso es el futuro que queremos para el ajedrez? ¿El Billete?
Los izquierdistas del ajedrez dicen que ya basta de la reelección de la FIDE y los políticos de un partido de izquierda de México votaron por la si reelección en su partido. ¡Cosas de la democracia, donde es democrático hablar de ella sin conocerla, y un padre de la democracia, Jefferson, tenía hijos esclavos!

14/4/2014

El tipo de Ajedrez que me gustaría se promoviera en el aula.




Los muchos estudiosos de la manera en que el ajedrez pueda beneficiar las experiencias de los estudiantes en las aulas dicen que lo más importante es que se practica la toma de decisiones siguiendo un proceso que pasa por la evaluación de las alternativas antes de elegir el camino a tomar. O sea el ajedrez de reflexión, donde de la observación y el acopio de información, se trata de imaginar los posibles escenarios que aparecerían a consecuencia de cada opción y se les compara para escoger el que más nos conviene.
O sea reflexión. El Juego es pensar, no hacer una jugada rápidamente, pues lo importante no es la respuesta, es el proceso, donde se privilegia la imaginación al conocimiento, la creatividad a la memoria.
En la escuela se da demasiada atención al conocimiento, a la información, al dato y menos al uso de todo ello para encontrar como satisfacer las demandas de una situación, de una manera cada vez mejor, no repetir recetas que han dado éxitos sino buscar nuevas recetas que den éxitos más completos. El libre albedrío, el inconformismo, el pensamiento crítico lo entrena un cierto tipo de ajedrez, el ajedrez que duda, que analiza, que reflexiona, no el ajedrez rápido, sino el que sigue procesos y crea y renueva sus mismos procesos, el ajedrez que exige lo máximo de nuestro interior, el que no nos da la disculpa de la irreflexión, sino nos obliga a responsabilizarnos por cada una de nuestras acciones, pues se supone que las hacemos tras un proceso de reflexión, un proceso en que nos entregamos completamente.
Ese ajedrez que es de terror para algunos que no quieren hacerse responsables de sus propias acciones sino achacarlas a cosas externas, es el que debe entrar en las aulas. El ajedrez de compromiso, el que no acepta nada por dado, sino todo lo discute, todo lo trata de observar con nuevos ojos, el ajedrez de la maza y el yunque que tritura todo para crear lo nuevo. Ajedrez de procesos y evoluciones, el que pretende no dejar nada al azar, pero que sabe que tiene que tener la humildad de su poca capacidad para usarla como su primer escalón y cada vez esforzarse más.
No es el ajedrez de campeones sobre otros, sino de campeones sobre si mismos, el que no cree en trofeos y medallas, sino en la satisfacción de ver el día de hoy en el espejo un mejor ser humano que el que observó ayer.
Ese ajedrez, el trabajoso, el laborioso, el de hormigas constructoras, el silencioso, el reposado, el reflexivo el que toma tiempo porque respeta al tiempo y quiere que el tiempo lo respete. Ese es el ajedrez que quiero ver en un aula….

El ajedrez hay que promoverlo como asignatura en las escuelas…¿Pero cuál ajedrez?




Parece que todo mundo ya acepta que el ajedrez rinde muchos beneficios a los que lo practican y por ello debe tener un sitio en las aulas.
Todo eso me suena bien, pero tras medio siglo de transitar por torneos, clubes y actividades relacionadas con el ajedrez, he tenido que aceptar que hay varios tipos de Ajedrez. Antes pensaba que solo existía uno: el de los torneos muy formales con al menos 2 horas para reflexionar 50 jugadas. Pero he visto muchas personas, a quienes no puedo juzgar, que su vida gira en las confrontaciones de partidas de 5 minutos, que no les interesan los torneos, ni ninguna otra actividad seria, dentro o fuera del ajedrez. Juegan partidas rápidas una tras otra, con irregular calidad, ya que en ocasiones ejecutan jugadas magistrales dignas de un gran maestro, pero en otras veces hacen jugadas que a un principiante le avergonzaría realizar en un torneo. Ese ajedrez “blitz” tiene más similitudes con los juegos de azar que el poker o el domino. Por supuesto que es otro ajedrez, no el que se recomienda incluir en las aulas. ¿Pero los funcionarios que tomarán las decisiones saben la diferencia? Por lo general el ajedrez que conocen aquellos funcionarios con contacto superficial con el mundo del ajedrez,  ven en el ajedrez un juego en que se piensa un poco para realizar una jugada. No saben que existe una teoría compleja y a menudo contradictoria sobre el juego, aunque si saben que hay muchos libros de ajedrez y que muchos personajes valiosos de la historia fueron muy aficionados al ajedrez. Saben que hay reglamentos, pero no conocen bien a bien cuales son las funciones de un arbitro en una partida de ajedrez y mucho menos saben que hay una manera de enseñarlo siguiendo sistemas que se fueron elaborando a través de la historia y que se avanzó terriblemente en ello durante el período de existencia de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas que ellos conciben como Rusia…
Muchos saben de argumentaciones sobre la importancia de practicar ajedrez, pero superficialmente, como todos sabemos que no es bueno el cigarro, aunque no conocemos particularidades ni puntos finos. Saben que el ajedrez es bueno, porque así lo han señalado destacados pensadores y educadores, que avalan esta afirmación.
El ajedrez que conocen estos funcionarios no es el del blitz, ni el de torneo, es otro ajedrez, con un poco de ambos.
Hay un ajedrez que es el del comentarista deportivo, especializado en ajedrez o no, a quien le importa el suceso y transmitirlo. Tiene idea más o menos superficial de cuáles son los procesos con que los grandes maestros seleccionan sus jugadas, pero lo suyo es comentar si lograron seleccionar la adecuada y cuáles son sus resultados en los torneos. Comentan partidas de grandes maestros tratando de que los lectores comprendan cosas que muchas veces están fuera del alcance de asimilación del propio comentarista.
Hay otro ajedrez, el de los analistas, que buscan afanosamente los momentos de la equivocación para señalar lo que debió jugarse y demostrar, consciente o inconscientemente, que si no fuera por veleidades de la vida, él y no aquel jugador, debía competir en ese torneo, con ese escenario producto de la ilusión, contra ese jugador y con el éxito debido para recompensar su vida de frustraciones, en donde en lugar que hacer, relata lo que hacen los otros.
Muchos tipos de ajedrez. ¿Cuál es el que quieren promover en las aulas?

13/4/2014

Un espejismo o realidad, la visita de Kasparov en México.




Dicen que todos podemos hacer un “Matrix” y que los deseos con una mente poderosa y entrenada pueden convertirse en realidad, aunque al parecer puedan parecer solo espejismos.
Con la personalidad de Kasparov muchos políticos de diferentes partidos y de diferentes ideologías, y más diferentes perfiles y preparaciones, acudieron subyugados a los llamados de dos influyentes amigos de Kasparov, el promotor cultural Hiquingari Carranza y el Lic. Emilio Lozoya A., director general de PEMEX, que convocaron a los personajes claves de la política, la cultura y el deporte en México, como el Lic. Jesús Mena Campos de CONADE y los líderes camerales Aureoles y Manlio Fabio Beltrones, agregándose Miguel Angel Mancera, jefe de gobierno del D.F. y Legisladores de diversos partidos. Que muchos en realidad tenían conocimiento superficial de las ideas políticas de Kasparov quedó demostrado cuando en algún evento se ondeó la bandera rusa en recinto oficial, cuando para el actual gobierno ruso Kasparov es un opositor denodado y tiene la nacionalidad croata como una manera de rechazo al régimen de Putin. Todos se unificaron en que el ajedrez debe promoverse e institucionalizarse en las escuelas, a pesar de que no tienen conocimientos vagos de lo que eso implica, parecería que las voluntades se unificaban con Kasparov.
Es normal que Kasparov estuviera entusiasmado, pues hay constancia que en ningún país ha sido tan bien recibido y él mismo notó que incluso políticos de ideología contraria a la suya lo apoyaban y así lo manifestó en sus sitios oficiales en la Internet.
Pero aunque el entusiasmo es contagioso, si uno se detiene a reflexionar se llega a la conclusión que no es seguro que algo pase, que la secuencia, los pasos que deben darse a continuación son muy difíciles, máxime que a esos eventos tan sonados lo natural sean reacciones contrarias muy fuertes también. Tras la euforia de los momentos y la embriaguez de la presencia de Kasparov como que ha venido una realidad “cruda”, como un despertar de una noche efímera y a menudo huera, de una alegría pasajera y que deja la inquietud de que si ha sido espejismo o existirá manera de que eso deje algún producto o al contrario, cause una marcha hacia atrás finalmente.
Kasparov por ejemplo se reunió con una legisladora ajena a todo lo que se había hecho por el ajedrez en la Cámara, en lugar de buscar a la que ha producido algo verdaderamente concreto, como el exhorto de la Camara de Senadores, hecho sin lugar a dudas, que fue iniciativa de la Senadora Gastellum. Por lo visto Kasparov no tenía el antecedente más importante para sus propuestas. Luego se respaldó con un grupo de ajedrecistas que es difícil valorarlos técnicamente y que nada pueden hacer hacia lo que busca Kasparov, que es el apoyo para su candidatura en la FIDE o su colaboración con el ajedrez federado de México, se alió a los enemigos de quienes en verdad pudieran apoyarlo y colaborar. Para colmo tiene la flaca memoria de que en su primera visita a México esos mismos formaban parte del grupo que atacó su visita. Entonces se mostró un Kasparov que valoró mal la posición, lo que deja mucho que pensar.
Pero con los pasos enormes que dio, con los personajes con que se reunió, y finalmente con las declaraciones inoportunas que hizo para gobernantes de países amigos, el cortejo de la Dama que es el ajedrez, la dejó inútil para vos y para mi, como dijera el verso de Zorrilla.
Puede ser un gran paso hacia adelante para el ajedrez, puede ser un gran paso hacia adelante para los planes económicos de Kasparov y sus aliados, pero pueden ser pasos fatales que precisamente puedan causar lo contrario de lo que buscan, pues si buscaba la FIDE, puede estar más lejos, si buscaban apoyo económico para sus campañas electorales o para otros fines, como que alertó demasiado a los observatorios que están pendientes de la corrupción o malos manejos, máxime que con las enemistades políticas generadas, uno siente que todo el servicio secreto ruso está pendiente de algún paso en falso de Kasparov y su grupo en términos de legalidad, muestras de las que ya ha dado señales al salir al aire algunas rarezas de manejos de Kasparov con Leong de Singapur y magnates ingleses, y aunque muchas cosas no se prueben o tal vez se maquinen, es como para espantar a cualquier político iberoamericano. Por otro lado, todo aquel que en Iberoamérica vote por Kasparov lo harán sospechoso. No por nada se inventó un tal Santiago un sitio denominado “La FIDE no se vende”.
Por lo que toca al ajedrez en las escuelas de México, el que políticos de diferentes ideas a las de Kasparov tendrán sus controversias y surgirán mal estimuladas por la urgencia, mil tipos de propuestas de cómo hacerlo, pues cada entrenador de ajedrez profesional tenemos nuestro material y nuestros proyectos, así como nuestras habilidades y contactos para tratar de que sea estilo oposición, a la manera de la reforma educativa, como se dirima cual es la manera, entre tantas, de hacerlo.
En resumen, ¿sería sueño, pesadilla, espejismo, matrix, o simple carnaval antes de Semana Mayor?

Para estudiar ajedrez, el Zen Valedictoriano, ha demostrado su validez en 60 años de experimentación en Chelíabinsk.




Si bien los contenidos son parte muy importante en los procesos enseñanza aprendizaje del ajedrez, el orden y la manera de presentarlos es fundamental, pero aun si se cumplen en la medida adecuada a como la recomienda el estado del arte de la pedagogía, factores emocionales han demostrado ser de al menos el mismo peso.
El lema pitagórico de “Conócete a ti mismo” es el que mas significado tiene para los que quieran mejorar en ajedrez y con ese conocimiento de uno mismo, física y mentalmente se tiene el primer escalón, y el más importante, en la escalera de la superación. El famoso programa “Ponte al Cien” es uno de los mas grandes aciertos entre muchas acciones que pueda tomar un gobierno. Pero he insistido ante las autoridades que debe tener su complemento mental y emocional para realmente con el diagnóstico completo, se conozca cada persona a si misma, y si a eso le unimos el componente de psiquis que su religión o tradición aporte al individuo, podrá lograr progresos sorprendentes. “Y seréis como Dioses” remataba el apotegma de Pitágoras.
Si conociéndonos, o con ayuda de un entrenador bien capacitado, no de los de “fast t(c ) rack” de 15 horas que solo pueden ser de muy relativo soporte, estamos alerta de cómo aprendemos, como asilamos nuestras experiencias en torneos y las vividas en nuestro estudio casero, podemos cuidar la manera en que los “insumos”· alimentan nuestro cerebro para luego producir nuestro mejor desempeño.
“El Valedictoriano” (el termino más cercano a lo que significaba uno usual en el slang siberiano) era una forma de estado en que los alumnos de la escuela de Chelíabinsk debían llegar al tomar las sesiones con sus maestros y lo mismo al abordar el “estudio de gabinete” en sus casas.
Después algún siberiano emigrado le añadió lo de Zen y en la terminología de la pedagogía americana de plano lo bautizaron como Zen Valedictorian, especialmente Cal Newport, un experto en informática que ha aportado contribuciones muy importantes al estudio de las maneras de estudiar y que tiene muchos seguidores en MIT de Boston.
Muy joven aún, se ha impresionado o más bien, dejado impresionar, por algunas teorías que en la URSS ya eran tenidas por viejas y que con la diáspora soviética se han ido revelando pausadamente para no disminuir su atracción ante las audiencias de las generaciones de intelectuales que no conocieron la URSS, y apenas parece que descubren “el San Petersburgo de Pedro el Grande”…
El caso es que dado que cada paso en la URSS respecto al ajedrez tenía magnitudes enormes, pues eran para la atención de decenas de millones de personas, cada movimiento de esa gran mole, por pequeño que fuera, implicaba gran presupuesto y requería se tomasen las decisiones con mucho cuidado y nunca sin protocolos previos de experimentación.
En Chelíabinsk, ciudad de Siberia, que a veces parecía muy lejana de Moscú y en otras ocasiones muy cercana, pues varios siberianos estaban en el círculo de poder y siempre estimulaban ideas vernáculas de su tierra natal en una manera de resaltar su propio talento; se hicieron cuidadosos protocolos de muchos experimentos en la enseñanza del ajedrez. De esa escuela, en consecuencia, salieron todo tipo de especialistas raros y que destacaron sobre muchos otros provenientes de grandes ciudades, que no tenían la dinámica siberiana.
Maestros como Timoschenko, Panchenko, Sveshnikov, llevaron el pabellón de Chelíabinsk a la fama, y de las ciudades de menos de 5 millones de habitantes, es de la que mas han salido grandes maestros internacionales de entre las capitales locales de la Federación Rusa, que cada día tiene más regiones federadas, ahora que Crimea y Donchensk, también quieren unirse a esa gran Federación que ya tiene el 70% del territorio que tenía la URSS, y sigue creciendo….
Pero ¿Qué es eso del Zen Valedictoriano? Hay cuatro tipos generales de estudiantes, respecto al stress del estudio que van del totalmente relajado al totalmente estresado. Y quisiera enfatizar que hay un claro paralelismo del estudiar ajedrez con el jugar ajedrez. Así que también se puede decir que hay cuatro tipos de jugadores si con lo del stress los calificamos.
Debo advertir que los de Chelíabinsk implicaban ese mismo paralelismo sin enfatizarlo tan directamente como ya ahora lo hago.
¿Por qué hablamos de cuatro tipos? Solo por la arbitraria idea de facilitar su examen con cuadrantes.
Se hablaba primero de tres tipos, y el cuarto tipo surge del ideal, del que llamamos ahora el Valedictoriano.
Lo interesante es que si hacemos un cuadrante y ponemos en la mitad inferior dos tipos de los tres existentes y en la mitad superior el tercero faltante, se ve que se necesita otro.,  el cuarto nuevo, el Valedictoriano, entones si tendremos una referencia completa muy visual y fácil de comprender.
Hablemos de los tres tipos iniciales.
Ponemos dos mitades, una superior y otra inferior. En la superior pondremos a los impresionados, en la de abajo a los aburridos. En la columna izquierda a los relajados, en la derecha a los estresados.
En la mitad superior derecha  pondremos al Estudiante Estresado, (Impresionante, Estresado) aquel aterrado por la carga, que siente que necesita saberlo todo y ese todo ya…El Machetero: (acentuado stress) Es el tipo de estudiante que ss sobrecarga con actividades y cargas de curso y que moriría antes de aceptar un "6". Unos son conducidos por la presión paternal. Unos por la ambición. Su vida de estudiante les exige mucho. Y muchos se consumen, se queman. Pero aquellos con la constitución física lo suficiente fuerte para sobrevivir, terminan con resultados impresionantes.
Abajo, en la misma columna, habrá que poner otro de los tipos de estudiante:
Los Macheteros Frustrados. (Estresado, pero aburrido) No todo estresado que quiera ser machetero puede mantenerse al corriente con esta carga. Hay un cierto arte en empujarse usted mismo al límite sin quedar demolido. Mucho empuje con un poco de exceso en la fuerza en los sitios incorrectos y termina con grados erráticos, con una confusa masa triturada de actividades que son dejadas caer y esquemas fallidos, y  con una úlcera sangrienta grande. Los fracasados macheteros a menudo caen en la desesperación de la depresión. Odian la escuela. T

En la mitad inferior,  la de los relajados, del lado izquierdo ponemos al Relajado, Aburrido, al:
Holgazán. (Aburrido/Relajado) una alternativa a la  tensión alta, es el “Me vale” Puede ser difícil para él encontrar un trabajo, pero, la vida es demasiado corta para tal perdedor. Mejor beber un poco de cerveza, antes de amargarse la vida.

Esos tres tipos, requerían ser complementados con el Valedictoriano. Uno que no sea dictador de si mismo, ni un me vale…

Uno que entiende …
   sus intereses y valores,
   la psicología de los impresionados, y
   como ser productivo y estudiar  eficazmente,
Uno que  puede construir un estilo de vida que sea …
   relajado y sin tensión crónica,
   intelectualmente comprometido,
    sociable y estimulado, y
   Tan  impresionante como si hubiese seguido el camino del machetero.

Podemos sumar todo esto en un lema sustancial:

Haga Menos. Viva Más. Avance.

¿Como Lograrlo?

Simplicidad radical
Dramáticamente reduzca su lista de estudio hasta que usted tenga más que el suficiente tiempo para hacer todo. Usted recobrará un amor por lavida y sacrificará  menos los resultados de lo que  usted piensa.
El Error de Lista de la lavandería
Por qué pensamos que hacer  muchas cosas es lo importante, y siendo lo contrario, es en realidad hacer pocas cosas, pero relevantes. Separar lo relevante de lo irrelevante es la clave de todo estudio. El secreto de la escuela soviética de ajedrez era determinar eso, que era lo relevante para estudiar.
¿Puede un Estudiante Relajado lograr el éxito?  Siempre  recompensa mas la simplicidad y el enfocarse, que machetear y sobrecargarse.
La Ley de Atracciones Complementarias. La ley oculta que ayuda a lograr parecer tan impresionante sin llegar a estar sobrecargado. Motivarse con lo que es atractivo. Me llama la atención un estilo de jugador, y necesito estudiar finales, entonces estudiemos la manera en que ese jugador juega finales.
Felicidad Descifrada.  Mantenerse feliz. (La pregunta más IMPORTANTE: ¿si usted no es feliz, entonces cuál es el sentido?) El estudio del ajedrez debe ser un disfrute. Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.
Vea:
Todo se reduce a Conocerse a si mismo.
Identifique  lo que a usted le apasione, luego siga aquella pasión: esta idea proporciona la base  y  guía al mejoramiento de sus resultados,
Debe  rechaza esa tontería de reduccionismo. No hay límites, rompa uno cada día.
Debe Comprender la parte del consejo “sigan su pasión y todos serán felices” que es un cuento de niños. La mayor parte de personas no tienen pasiones preexistentes que esperan a ser desenterradas. La felicidad requiere más que la solución de un problema de correspondencia simple.
Un buen jugador sabe que no hay ningún “trabajo correcto  mágico” esperándole ahí. Muchas cosas  pueden proporcionar la base para una vida agradable.
Una  carrera no es descubierta por serendipity, sino es en cambio sistemáticamente trabajada.
El  proceso que funciona no  siempre comienza con el dominio de algo raro y valioso. Los rasgos que definen el gran trabajo (autonomía, creatividad, impacto, reconocimiento) son raros y valiosos por si mismos, y usted necesita algo para ofrecer a cambio. Puesto de otra manera: nadie le debe un trabajo de realización; usted tiene que ganarlo.
E l dominio de una técnica es solo el primer paso del trabajo que usted ama. Una vez que tiene la acción de palanca de una habilidad rara y valiosa, usted tiene que aplicar esta acción de palanca estratégicamente para hacer su carrera de ajedrez más plena y satisfactoria  Es entonces - y sólo entonces - que uno puede esperar que un sentimiento de pasión guíe su labor.
Uno debe guiarse por los datos. ¿Admira la carrera de algún jugador? Calcule exactamente como hicieron que las cosas pasaran. Las respuestas que usted encontrará serán menos románticas, pero más procesables de lo que usted podría esperar.
Uno tiene que creer  que el color de su paracaídas es irrelevante si llega a tiempo para tomar el vuelo del avión.