27 de mar. de 2015

Zugzwang permanente. El caso Enrique Guerrero Aviña




Enrique Guerrero Aviña escribía esto en prisión:
“ZUGZWANG:

La palabreja zugzwang se usa en ajedrez para expresar que todas las posibles jugadas de un bando son pésimas, las infinitas opciones que encierran sesentaicuatro casillas no alcanzan para evitar el desastre, el jugador cae en cuenta de si y sus circunstancias, gustoso se quedaría quietecito, pero el tiempo es inexorable, la vida anda cabe con contra nosotros, todos.  Cada abrir y cerrar los ojos es duro lo que vemos, nuestro país en un lienzo necromático, el manirroto dolor repiqueteatea a diestra, a siniestra, el alcance de la injusticia, panuestro de cada día, supera nuestra equidermis, ¿Acaso estamos en zugzwang? quizás ¿qué versos o caricias yacen al costado de nuestro dolor? estamos tal vez en zugzwang y volvemos a preguntarnos ¿cómo llegamos hasta aquí?  ¿qué hacer? y sobre todo ¿cómo hacerlo?, no lo sé pero sospecho que cuando todas las jugadas posibles son pésimas nos quedan aún las jugadas imposibles, las que nunca ganen la partida, las tangentes del círculo.”

Hasta aquí nos comunica sus percepciones Enrique. Sabemos que si en algo ha fallado el Estado es en la procuración de Justicia. Alguna vez un compañero de celda me decía que los únicos que caíamos en la cárcel éramos los pobres o los tontos, no los culpables. A veces es cosa de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado y pareciera que son lecciones de vida, pero los maestros muchas veces son los inadecuados.
Historias como las que se cuenta en “Amistad” donde la voluntad de los hombres se alza contra las injusticias y logra la libertad parecen cuentos fantásticos cuando uno se encuentra en un sistema que trata de anular individualidades y pretender domar al ser humano con el pretexto de reeducarlo.
De Enrique es difícil saber hasta qué grado ha sido víctima de la injusticia, lo que sí es notorio es que uno no puede quedarse callado cuando se observa la ligereza y no se ven los argumentos tan irrebatibles como diría Jorge Fernandez Meneses, y sería bastante sencillo señalarle algunos puntos débiles al proceso.
Podría yo alegar que tengo amplia experiencia en cómo se administra justicia sin algo más que pruebas circunstanciales, o lo dudosas que a veces parecen las pruebas periciales si las observa con detalle, pero creo que cada mexicano que ha estado cerca del derecho y la justicia sabe que no son necesariamente sinónimos.
También podría decir que informantes de alta confiabilidad, ajedrecistas extranjeros que trabajan en la comunidad de inteligencia dan orientación que en el caso de Enrique hay cosas muy fuera de lógica.
Pero el caso es que quisiera solo por el momento, aunque no pretendo quedarme allí, de ninguna manera, hacer reflexionar un poco a los compañeros ajedrecistas sobre nuestro colega Enrique Guerrero Aviña y no lo olvidemos, como no podemos olvidar a muchos maltratados por este ambiente de justicia de alta duda en que nos estamos acostumbrando, en una familiaridad acrítica, a vivir. Si no recordamos a nuestro colega y a muchos como él que pueden ser víctimas de alguna injusticia, si no conservamos nuestra duda, nuestro pensamiento crítico, nuestra sociedad muere un poco más.

Muchas cosas aporta el ajedrez, pero la más importante es la Resiliencia.




De las capacidades más valiosas para la vida del siglo XXI quizás la más importante sea la resiliencia y es ahí donde el ajedrez nos brinda un entrenamiento formidable.
¿Qué es la resiliencia? La resiliencia es una capacidad que nos permite afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas.
La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades.
 De esta manera, si llegamos a ser  personas resilientes no solo seremos capaces de sobreponernos a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que podremos ir un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.
En el ajedrez continuamente afrontamos la derrota y nos observamos cometiendo errores, pero aprendemos a emprender la siguiente partida tratando de aprovechar al máximo lo que aprendimos en nuestra última derrota.
Una partida tras otra, un torneo tras otro, tratamos de vencer nuestras debilidades e intentar mejorar nuestro resultado anterior. Nos entrenamos en resiliencia.
Para una persona resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles. Para un ajedrecista, cada torneo es una oportunidad y no solo no nos rehusamos a probarnos de nuevo, sino buscamos hacerlo, vamos tras la experiencia dura, tras la prueba nueva en que tal vez suframos una decepción, pero vamos con la esperanza de poder sacar de nosotros mismos nuestra mejor versión. Nos enfrentamos a las dificultades conscientes de que después de la tormenta llega la calma.
El ajedrez nos enseña que ante la adversidad solo conservando el buen humor podremos ir ante el nuevo desafío. Aprendemos, tras unos cuantos torneos, a afrontar la vida con una sonrisa en los labios.
Dicen que el ajedrez es altamente instructivo por ser altamente frustrante y que el volver a emprender una partida o un campeonato, requerimos de mantener la motivación y aceptar ponernos a prueba de nuevo.
A veces me preguntan porque sigo compitiendo y no me dedico solo a enseñar ajedrez, la razón es que para comprender a los alumnos necesito mantener vivo en mi la resiliencia. La vida es dura y pareciera que más dura es para las personas conforme avanza la edad y las derrotas de toda la vida parecen juntarse para morderle a uno el alma. Los recuerdos de las victorias parecen a veces más lejanas que los recuerdos de las derrotas.
Lo fácil pareciera descansar en los laureles y vivir de las glorias pasadas, pero tantos años de torneos, de luchas en muy diversos campos, de ver guerras cara a cara y ver la muerte y la vida de muy cerca, me han hecho resiliente. Creo que es lo mejor que me ha dado el ajedrez.
Cuando se reflexiona sobre lo más valioso que puede aportar el ajedrez a un ser humano, habría que considerar seriamente que es la resiliencia.

25 de mar. de 2015

Sicología en Ajedrez, menos publicado que Sicología en Tiro en la URSS.




Viendo la enorme cantidad de libros rechazados sobre Sicología en Ajedrez , me llamó mucho la atención que en uno de 1991 se comentaba que en la URSS se habían publicado el triple de libros sobre Sicología en entrenamientos de Tiro que en Ajedrez.
Una de las razones que el quejoso autor alegaba era de que como el Tiro era una técnica muy útil en la guerra y existía una tradición de Snipers, o Francotiradores, en el ejército soviético, estaban más preocupados en publicar esos manuales masivamente que los de ajedrez.
Vorotnikov, el autor de ese estudio, sugería se hiciera un compendio de artículos escritos sobre el tema de sicología de control del stress aplicado al tiro para ser usado por entrenadores de ajedrez.
Por supuesto me puse a investigar que había pasado desde esas notas de 1991 y pude observar que en realidad se publicaron y se siguen publicando, muchos más  libros y artículos sobre la preparación sicológica en el deporte del Tiro que en el Ajedrez.
Realmente hay una cantidad de libros y artículos sobre el tema que pudieran ser aprovechados por los entrenadores de ajedrez, pues muchas facetas de la sicología en el Tiro son similares e incluso idénticas a las del Ajedrez.
Es cierto que los buenos entrenadores en Tiro tienen ahora un status en los tabuladores del gobierno más altos que los del Ajedrez, y que se sigue promoviendo con estimulos muy fuertes monetarios en el ejército.
El ajedrez esta saliendo en Rusia de una baja muy grave desde que desapareció la Unión Soviética.
En la actualidad el ruso promedio no sabe quienes son los mejores ajedrecistas rusos, mientras que en tiempos de la URSS, los mejores ajedrecistas  eran nombres populares en la población.. Conforme a una encuesta realizada por Fundación Opinión Pública (FOM) en julio de 2013, sólo el 2% de los rusos confesó su interés en el ajedrez. Ninguno de los entrevistados fue capaz de decir nombres de ajedrecistas en activo
Según los directivos de la Federación de Ajedrez de Rusia, como  Zangalis, el problema consiste en que la población ha perdido el interés por el ajedrez y que los medios de comunicación no le conceden suficiente atención.
Comparece esto con lo que había en las décadas de 1950-1980, en la URSS, se publicaban revistas conocidas en el mundo entero como 64, El ajedrez en la URSS, etc. Sigue publicándose 64 pero con un tiraje de la mitad del número de 1990. La federación de ajedrez sigue tratando de atraer la atención de los medios para cubrir temas relacionados con el ajedrez.
Sin embargo, recientemente ha aumentado la cobertura del ajedrez desde hace dos años. En este momento hay  un programa dedicado a este deporte, pero se emite por el canal de deporte NTV+.  En tiempos de la URSS había transmisiones promedio de 12 horas a la semana en los canales estatales.
“A mi modo de ver el problema consiste en que se ha perdido el anterior público que seguía el deporte del ajedrez a causa de la edad. La gente de ahora vive en un contexto de economía de mercado, en que la imagen televisada lo decide todo”, dijo en una entrevista a RIA Novosti, el GM Serguéi Rublevski, principal entrenador de la selección femenina rusa. Según él, para que el nuevo público vuelva a mostrar un interés por el ajedrez similar al que gozó en el pasado aun pasará mucho tiempo.
El caso es que aunque hay más de 30 sitios webs en ruso con mucho material sobre ajedrez y solo dos sobre Tiro, en 2014 se publicaron más de 50 artículos sobre sicología aplicada al Tiro, mientras que solo pude hallar 11 dedicados a sicología aplicada al ajedrez.
Revisando en las nominas de las federaciones de Ajedrez y la de Tiro, encontré que solo hay tres sicólogos en la de ajedrez y 9 en la de Tiro, a pesar de que los números de miembros en ambas federaciones es similar. Además hay que contar que las cifras en Tiro son muy infladas, pues prácticamente el 80% de los militares rusos son afiliados a la federación de Tiro.
Sobre temas de concentración, resilencia, control de emociones y control de stress, mucho puede aprender un ajedrecista de lo que se publica sobre sicología aplicada al Tiro.
Muchas cosas que en Tiro se han utilizado desde hace décadas como la sugestologia, la autogenia y las técnicas de super aprendizaje del sicólogo búlgaro Georgui Lozanov,  prácticamente no se conocen en ajedrez más que por unos cuantos en Rusia, y en occidente son prácticamente desconocidas en el medio del ajedrez.
Lo curioso es que en México, con la problemática de la seguridad, parece que el tema de la sicología aplicada al Tiro se ha vuelto importante para la preparación de militares y fuerzas de seguridad, por lo que parece hay interés por traducir algunos manuales que quizás puedan ser luego utilizados por entrenadores de ajedrez.

24 de mar. de 2015

Ajedrez escolar y los métodos rechazados en la URSS.




Hace algunos días comenté que revisaba una colección de libros rechazados por las editoriales soviéticas y que llamaba la atención cuantos excelentes trabajos se habían perdido al no ser publicados.
Para mi eran particularmente importantes los que tenían que ver con el ajedrez en las escuelas, además de que son los más numerosos entre los que eran rechazados.
Con relativa frecuencia, cada dos o tres años, se reunían los consejos de entrenadores e instructores de toda la Unión Soviética para compartir experiencias y establecer recomendaciones para los programas de enseñanza en los círculos de ajedrez. Pero principalmente trataban asuntos de los centros en que los escolares iban a inscribirse por su cuenta tras de las clases en sus primarias o secundarias.
Por lo general un escolar soviético recibía por parte de su profesor de grupo unas cuantas horas de ajedrez al año, solo para que conocieran el ajedrez y lo más básico. Luego algunos de los escolares se inscribían en las clases especiales de ajedrez si estas estaban instituidas en su centro escolar, o iban a los Círculos de Pioneros donde por lo general había una sección de ajedrez. De los programas en esas secciones era lo que más se discutía en las reuniones de entrenadores e instructores, pero de lo que se desarrollaba dentro de una escuela no tanto.
Había mucha variedad en las maneras en que el ajedrez se manejaba en las escuelas. Muy diferente era la cosa en los Círculos de Pioneros que eran el pilar del sistema de enseñanza del ajedrez en toda la URSS.
En esos centros estaban concentrados los mejores profesores de ajedrez de cada ciudad y los enlaces con los mejores jugadores y entrenadores para que un jugador especialmente talentoso fuese canalizado para trabajar al más alto nivel.
Pero en lo que a escuelas tocaba, la situación era muy variable. Cada escuela era relativamente independiente. Tenía que cumplir en que cada escolar conociese del ajedrez, pero algunas querían tener representaciones destacadas en ajedrez y en otras solo cumplían con canalizar a los escolares interesados a los centros de ajedrez de cada ciudad.
Muchos trabajos se propusieron por los profesores que daban clases en las escuelas, la mayoría relataban sus experiencias en las aulas y describían sus ideas sobre como dar clases. Muchos daban por hecho que sus métodos eran nuevos, pero por lo general repetían muchas cosas que ya se habían intentado en algún lado y habían fracasado. Por lo general el supervisor rechazaba el libro propuesto por algún profesor y los remitía a que se informara de las experiencias en otras escuelas de la Unión Soviética. Cientos de propuestas se parecían y todas alegaban ser una innovación y que merecía ser intentada.
En la revista de Ajedrez en la URSS se publicaban algunas de las experiencias y experimentos exitosos pero de los fracasados había poca información, lo que causaba que una y otra vez se propusiera una idea similar.
Solo individualmente se daba a los proponentes información de cómo había fracasado antes algo similar a la “novedad” propuesta.
El caso es que entre los trabajos rechazados había muchos similares. Es notable que en 1987 fuese rechazado un método casi igual a otro rechazado en 1932. Parecían copias y lo que me llamó la atención es que se parecía a unos que yo he visto intentar varias veces en México sin éxito. Estaba relacionado con la idea de un autómata que jugará con los niños, pero no una maquina real, sino un jugador disfrazado. Es algo que es frecuentemente intentado aquí y allá, de lo más común. Cada nueva institución  que quiere promover ajedrez entre los niños recurre a una idea similar, como se hizo en Europa en siglos anteriores.
Desgraciadamente nadie presentó a los editores un trabajo que sería muy interesante: Métodos fracasados en la promoción del ajedrez.
Hay muchas propuestas de planes de trabajo para escuelas que fueron rechazados y de estos si se hicieron recopilaciones informativas que eran distribuidas entre los dirigentes del ajedrez en cada república de la URSS, pero en lo que respecta a programas de estudio toda propuesta era rechazada, solo contaban los programas diseñados por los entrenadores profesionales y contratados para el efecto en cada República. Y no en todas las repúblicas estaban consensados los métodos, sino que cada una, e inclusive cada ciudad, tenía su particular interpretación de los planes de estudio, coincidiendo en un 60%, pero todas aspiraban a tener algo especial que ayudase a superar a las demás.
El liderato del ajedrez en la Unión Soviética lo disputaban los dos grandes centros urbanos de Rusia: Moscú y Leningrado. Los mejores jugadores de toda la URSS terminaban residiendo en alguna de esas dos ciudades, aunque las autoridades cuidaban de poner trabas suficientes para que los entrenadores de las diferentes  ciudades, por muy buenos que fuesen, no consiguieran mudarse también.
Así Koblentz de Riga, Kart de Lvov, Karseladze de Tiflis, Panchenko de Cheliabinsk, Makogonov de Baku, permanecieron en sus ciudades, pero otros como Suetin y Boleslavsky de Bielorrusia finalmente llegaron a Moscú, aunque dejaron buenos discípulos en Minsk, de donde surgirían jugadores del nivel de Gelfand.
El record de trabajos rechazados por los editores soviéticos lo tenía Armenia, pero más que por calidad, era problema de idiomas, por lo que finalmente esa república, en tiempos de la Unión Soviética, comenzó a editar trabajos de sus autores vernáculos, la gran mayoría, desgraciadamente, no se tradujeron al ruso, pero era claro que muchos buenos entrenadores armenios se formaron tanto en Erevan como en la vecina Baku, donde Makogonov fue como un sol que generó una gran escuela de jugadores nacidos en Azerbaiyán, pero de etnia Armenia, que, tras la desaparición de la URSS, han hecho de Armenia una potencia mundial de ajedrez.
Actualmente el plan de estudios escolar de ajedrez que se realiza en Armenia se basa en el que desde 1956 propuso Makogonov en Bakú, con sugerencias de los GM Tigran Vartanovich Petrosian, campeón mundial de 1963 a 1969 y del GM Arshak Petrosian, considerado uno de los grandes entrenadores de jugadores de élite del mundo.
Curiosamente uno de los libros que considero más valiosos que se han publicado, GM RMA del GM Ziatdinov, viene de una república, Uzbekistán,  a la que nunca se le rechazó un libro, pero que solo propuso 12 en toda la historia de la URSS.