28 may. 2007

¡Lucha Tu Yuca, Taino!, Porque esta caro, muy caro el Areíto (Crónica del Capablanca 2007 parte 4 ).


En la ronda 7, León logra la victoria y llega así a 4.5 de 7 , con unas muy escasas posibilidades de norma, igual que Mateo; mientras que Ibarra vuelve a empatar, tras menos de diez jugadas y mantiene penosamente la igualdad con 3.5 de 7, pero tanto él como Orelvis, desde las primeras rondas han perdido la oportunidad de lograr alguna norma.
Cada ronda para ellos ya marca que la prioridad es no perder, pues ya se ha evidenciado su mala forma. Desgraciadamente los demás jugadores los ven ya como presa fácil y será difícil que les acepten las tablas. De todos modos para Ibarra fue una tranquilidad hacer tablas en pocas jugadas. En la ronda 8 las cosas se le volverían a poner trágicas, pero no quiero adelantarme.
Como ya esta parte de la crónica, la hago a toro pasado, es mucho más fácil. Pero durante el tiempo en que se desarrollaban las partidas, ya se presentía que lo que algunos jugadores, como Orelvis e Ibarra, era de que se terminara el torneo y ya no querían queso si no salir de la ratonera. El cielo estaba muy azul, la playa muy llamativa y las piscinas del Neptuno muy atractivas. Ya los objetivos iniciales del torneo no podían alcanzarse, lo mismo que los lugares de honor estaban ya fuera de toda esperanza. Ya nada más era evitar perder Elo, recabar experiencia y capear el calor. Aunque comparado al clima de Yucatán, el de La Habana de este mayo era mucho más fresco, para otros jugadores que provenían de lugares de otro clima, como el que añoro del Altiplano, el calor si es un factor en contra. El ecuatoriano Plinio Pazos, que reside en plena sierra, allá en Quito, me comentaba en el Hotel Neptuno, que cuando se lograba sobreponer al calor de La Habana sus resultados mejoraban mucho, pero había ocasiones en los Carablancas que el clima lo vencía. Por ello a veces llegó a ganar ediciones del Torneo Mixto, en las versiones de round robin clásicas de los Capablanca, mientras que en otras tuvo resultados desastrosos.
Lo que es lamentable es que algunos jugadores, después de algunas derrotas, “agarran la jarra” y después de cada ronda no salen del bar. Todo el tiempo en la barra no sólo hace más angustiosa su situación en el torneo sino va formando un hábito y además se crean una reputación que dañará sus perspectivas de invitación a otros torneos.
El complejo turístico Neptuno Tritón, es una conjunción de dos hoteles, con una zona de piscina muy amplia, a orillas de la playa, con áreas de entretenimiento como billar, tenis de mesa, cafetería bar con música viva, discoteca, etc. Los turistas se la pasan de lo mejor y los turistas deportivos también, aunque llorando sus derrotas. Para jugadores muy jóvenes es una serie de tentaciones difíciles de vencer y es interesante ver como cada quien va balanceando su tiempo de torneo con su tiempo libre de turismo.
Leon Hoyos, Manuel - Leyva Proenza, Ricardo 1. d4 Nf6 2. c4 g6 3. Nf3 Bg7 4. g3 O-O 5. Bg2 c6 6. O-O d6 7. Nc3 Qa5 8. e4 e59. Rb1 Bg4 10. b4 Qa6 11. dxe5 dxe5 12. c5 Nbd7 13. Be3 Qc4 14. Qc2 a5 15. a3Qe6 16. Ng5 Qe8 17. h3 axb4 18. Rxb4 h6 19. hxg4 hxg5 20. Bf3 Qe6 21. Na4 Rfb822. Bxg5 Nxg4 23. Be2 Bf8 24. Rfb1 Rxa4 25. Rxa4 Bxc5 26. Qc4 Bxf2+ 27. Kg2Ne3+ 28. Bxe3 Qxc4 29. Rxc4 Bxe3 30. Bg4 Nc5 31. Rd1 b6 32. Rd6 Ra8 33. Rxc6Rxa3 34. Rxb6 Ra2+ 35. Kh3 Bg1 36. Rb8+ Kg7 37. Bc8 Bd4 38. Rxc5 Bxc5 39. Rb3Re2 40. Bb7 f5 {tiempo} 1-0
Ibarra, Luis - Perez Rodriguez, Luis Manuel 1. e4 e5 2. Nf3 Nc6 3. Bb5 a6 4. Ba4 Nf6 5. Bxc6 dxc6 6. d3 Nd7 1/2-1/2