28 dic. 2013

Progressing Through Chess, un gran legado de John Grefe.




Editado en 1981, este excelente libro es ya un pequeño Tesoro y merece ser más conocido por todos los que estudian seriamente el ajedrez.
Si bien desde 1981 se han publicado decenas de libros magníficos en inglés y otros muchos tantos han sido traducidos a ese idioma a partir de la rica bibliografía en idioma ruso, español y alemán; su propuesta mantiene elegante y útil vigencia más de treinta años después. Es un clásico poco conocido por las nuevas generaciones que han perdido mucho en no tener contacto con las enriquecedoras opiniones de este maestro tan especial.
En algunas conversaciones, pocos años después, Grefe comentaba que intentó estudiar ruso para conocer más de cerca la literatura soviética, pero que finalmente algunos amigos le recomendaron que circunscribiera su proposición de los 35 libros a los que fueran accesibles al mayor número de sus potenciales lectores. Sin embargo la influencia de lo que ya conocía de los textos soviéticos desde los principios de su carrera hizo que su primer capítulo fuese una especie de resumen de los fundamentos que la escuela soviética seguía en esos tiempos. Creo que en mucho influyó también algunos textos creados en Checoslovaquia y por supuesto su conocimiento de autores occidentales como el GM Max Euwe y el primer campeón mundial por correspondencia Cecil Purdy de la lejana Australia; este último seguramente acercado por su amigo el GM Walter Browne que allá por 1970 representaba Australia a pesar de ser de origen del este de los Estados Unidos, como el mismo John Grefe que nació en Hoboken, Nueva Jersey, aunque a ambos se les liga desde hace mucho tiempo con el ajedrez de California.
Ya por 1990 hubo un intento de “poner al día” su excelente trabajo de 1981 para adecuarlo a las numerosas nuevas publicaciones, pero la tarea parecía tan monumental y tenía un cierto sentimiento de que su primer trabajo no fue debidamente apreciado, que nunca apareció la deseada actualización.
Así esta gran obra, sin caer en la obsolescencia, si quedó un poco atrasada desde el punto de vista comercial y ahora es por ello muy poca conocida.
Su obra sin embargo fue muy utilizada por muchos entrenadores, que aunque la conocían en forma de fotocopias, la emplearon con éxito con sus personales acotaciones y agregados, empleando muchas de sus ideas en los planes de preparación de seguramente centenas de alumnos en diversos países.
En muchas reuniones de entrenadores las copias del libro de Grefe eran muy solicitadas y si hubieran existido las facilidades de internet seguramente miles de copias en PDF hubieran surgido.
Original investigador y profundo pensador, Grefe influyó en obras que ahora son más populares y conocidas, como el GM Browne reconoce en su obituario tras el fallecimiento de Grefe este 22 de diciembre de 2013.
Grefe colaboró con muchos de sus conocidos, siempre generoso y dispuesto en ayudar a sus amigos de los viejos tiempos. Muchos le estamos agradecidos y nos sentimos en deuda eterna con él y con sus apuntes y observaciones que nos compartió desinteresadamente.
¿Cómo se puede hablar de un “clásico” cuando se trata de una obra poco conocida? Se puede calificar así una obra que tiene todas las características de excelencia aunque no sea sancionada por la popularidad cuando es una guía para los afortunados en conocerla y que es reconocida por los que han sido considerados como referentes para evaluar la calidad de un trabajo ajedrecístico. Baste decir que podría hablarse de personas tan eminentes como los entrenadores Kart y Mikhail Emanuielovich Tromson de Ucrania, los rusos como el GM Romanovsky o el insigne GM Kotov; ya no digamos los norteamericanos como el GM Larry Evans y el GM Edmar Mednis (en la foto al lado de Grefe) o el internacional GM Nicolás Rossolimo, todos ellos conocedores de los trabajos de las mejores escuelas de ajedrez del mundo. Unos de los que mas elocuentes elogiadores del trabajo de Grefe fueron los magos de Riga Koblentz y Aivar Gipslis. Con tales referencias me es fácil atreverme en decir que el libro de Grefe, Progressing Through Chess es un verdadero y cumplido clásico de la literatura ajedrecística. Con una palabra describió el MI Francisco J. Pérez el trabajo del MI John Grefe: ¡Magnífico!.
John nos dio una pauta estelar y para muchos, debiendo ser para todos, nos mostró sin duda que era uno de los grandes de la enseñanza escrita del ajedrez.