10 abr. 2018

El AJEDREZ NO SE PUEDE DOMINAR, PERO SI LA MANERA DE ESTUDIAR AJEDREZ.




Debatir se puede sobre si el factor mas importante en un joven jugador es el talento. Mucho espacio para el debate es ya definir lo que significa y lo que es el talento. Podríase debatir asimismo acerca del estudio y si alguien puede suplir la falta del “talento” con estudio y llegar a ser un gran jugador.
Si tenemos o no dones naturales para el ajedrez no es ni merito ni culpa nuestra, pero si no nos esforzarnos por ser mejores, si nos toca algo de culpa, aunque también el entorno y la manera en que fuimos educados cuentan, pero en fin…
Si hay que aislar el factor clave para que un jugador muy joven llegue a ser un gran jugador, habría que decir que es obtener el hábito de estudiar independiente de una manera inteligente.
De hecho el primer deber de un instructor o entrenador es preparar a sus pupilos a que trabajen en su ajedrez por su cuenta.
Parece simple, pero es lo más difícil, pues es evidente que los niños ajedrecistas no tienen la más mínima idea de como estudiar si no han participado en talleres donde se enseñan los métodos de estudio.
Tengo que añadir que la principal diferencia entre un jugador que se habilita a si mismo como instructor a uno formado en la vocación y en el estudio de manera formal para ser instructor, está en el conocimiento de los métodos de estudio, organización de planes y programas y en todo lo que se conoce como la “burocracia” del aula.
El afamado Lazlo Polgar escribe en su libro de “Como desarrolle genios del ajedrez”, que le fue difícil asesorarse de especialistas en ajedrez para enseñar a sus hijas, ya que los grandes maestros jugaban muy bien, pero a menudo desconocían como enseñar a otros como elegir las jugadas en una partida de competencia.
En particular es interesante sobre el tema de como enseñar a estudiar ajedrez el libro Chess Child de Ray Robson. En el se describe una escena muy común en la vida de muchos jugadores que al principio no contaron con mentores que les enseñasen a estudiar ajedrez:
 “Con apenas una docena de libros nuevos de teoría y táctica, Ray estuvo dedicando un mínimo de 25 horas a la semana estudiando ajedrez por su cuenta. Estaba leyendo todo lo que encontraba y analizando partidas magistrales todos los días. El tiempo de estudio que dedicaba no tenía nada que ver con mi plan; por el contrario, eso es todo lo que hacía Ray. Nunca tuve que decirle que estudiara ajedrez. Cuando yo llegaba del trabajo, lo encontraba analizando una posición en el tablero.”
Fischer pasó por eso, y aunque no se puede decir que el GM Rossolimo le dio clases, si muchos consejos que ayudaron a Fischer a estructurar métodos de estudio. Sobre todo le ponía “tareas”, o sea lo retaba para que estudiase cosas por si mismo.
Y en eso el entrenador puede hacer buena labor con un joven jugador, poniéndole tareas. Pero no es fácil. Parece ser que el sistema educativo formal a hecho de las tareas en casa algo “molesto” para los estudiantes. Pero para el ajedrez es algo básico.
Normalmente en mis cursos doy una prescripción: resolver 10 posiciones tácticas diariamente, dedicando un máximo de 3 minutos a cada una. Resolver y anotar. Todos dicen que las resuelven, pero son pocos los que me envían sus respuestas a las posiciones que les envio. De ahí deduzco que quizás menos de la mitad hagan esa tarea. Lo que se traduce en que pocos son los que se habitúan a estudiar por su cuenta.
De vez en cuando hago exámenes de monitoreo y a mis alumnos email trato de entusiasmarlos en que analicen y contesten.
Con los alumnos on line es otra cosa, pues el acoso a preguntas los obliga a ir cuestionando todo y van adquiriendo el hábito de cerciorarse de todo.
Pero de eso a que aprendan a estudiar por su cuenta aun hay un trecho enorme. En el ajedrez solo se está reflejando un problema generalizado entre las nuevas generaciones. Cada vez la dependencia de herramientas y aparatos es más grande y el trabajo independiente más escasamente desarrollado. Este factor esencial para el progreso de un ajedrecista es el más difícil de estimular entre los aspirantes a las grandes alturas del ajedrez.
¿A los padres que se les puede recomendar?
Primero, conversen con los potenciales entrenadores de sus hijos. Vean si tienen cultura general, nivel académico aparte de saber jugar ajedrez, si poseen cultura ajedrecística y si llevan vida sana. El alcoholismo es una de las causas más frecuentes en México de que jóvenes que mostraban gran “talento” natural no llegasen a destacar de adultos.
Traten de evaluar si el pretendido instructor pudiera enseñar a sus hijos a estudiar, no sólo ajedrez, sino cualquier otra materia de primaria o secundaria.
En lo que toca a los niños, hay que ver si tienen la vocación, si están “hechizados” por el ajedrez, por que si no son casi fanáticos, será difícil lleguen a ser jugadores de nivel internacional. Llegar a representar a un país en eventos internacionales de adultos es algo que en más de 80 años de ajedrez organizado de México ha sido privilegio de no más de 60 jugadores. Representar a México en eventos infantiles o juveniles es otra cosa, no depende de calidad, pues la gran mayoría son eventos prácticamente abiertos y se engaña con eso de los avales. De 1930 a 2016 solo 60 adultos han representado a México en eventos internacionales. De 2000 a 2017, más de 245 niños y jóvenes han representado a México en eventos infantiles y juveniles internacionales, lo que denota que cualquiera lo puede hacer. Pero a nivel adulto solo unos cuantos.
Hasta el año de 1990, no más de 20 jugadores mexicanos habían participado en eventos internacionales juveniles, pero luego la FIDE hizo torneos abiertos y todo mundo podía hacerlo. Hay años en que la FENAMAC “otorgó”  avales a 20 niños en un solo año. Lo que no se hizo entre 1930 y 1990, la FENAMAC lo logró en un año. Poderoso caballero es don dinero.
Entonces esta claro que para ser un jugador serio internacional, un niño debe esforzarse mucho, no basta sentarse encima de la cartera de sus padres para alcanzar estatura.
Debe aprender a estudiar por su cuenta….
Consejos:
  • Tan pronto como sea posible, debe ser enseñado o guiados en cómo estudiar por su cuenta.
  • Si hay que forzarlo a estudiar, la cosa esta grave. Debe averiguar si tiene vocación para jugador de gran nivel. Todo lo contrario si  a veces tienes que apartarlo del estudio del ajedrez.
  • Un entrenador es muy útil para el desarrollo ajedrecístico del niño, pero hay muy pocos capaces de fomentarle buenos hábitos de estudio.
  • Si usted ve que su niño está estudiando constantemente por su cuenta sin ningún tipo de presión, puede significar que tiene gran potencial.