8 mar. 2007

AJEDREZ EN UNIVERSIDADES O ESCUELAS.


Un sistema para resolver la inserción del ajedrez al alcance de todos.


En muchos países iberoamericanos se esta viviendo el fenómeno de que por fin, tras de muchos años de espera, diversas autoridades educativas están reconociendo el valor que el ajedrez puede tener para la educación.
Cada vez un mayor número de escuelas incluye en su oferta educativa el ajedrez y busca instructores, profesores y entrenadores de ajedrez.
Simples jugadores de ajedrez, a veces sin ninguna preparación especial, son invitados a laborar como instructores por algún familiar, amigo o conocido y de pronto se encuentran con la oportunidad de trabajar en el medio educativo enseñando ajedrez.
Jugadores prácticos, pero sin gran vocación o experiencia en la enseñanza, pero deseosos de dedicarse profesionalmente, en cualquiera de sus vertientes, al ajedrez, temen quedar mal y se preocupan por mejorar su preparación o al menos tratar de hacer lo mejor posible la labor encomendada.
En algunas entidades de México he podido observar que la mayoría de los instructores, incluso los que cuentan con varios años de dar clases de ajedrez, son totalmente empíricos y algunos ni sospechan siquiera que hay programas de clases de ajedrez perfectamente definidos y que emplearlos puede hacer más fácil, agradable y efectiva su labor. La falta de profesionalización del personal involucrado en ajedrez se ha ido agudizando año con año. Se observa que hay muchos jugadores con títulos internacionales como jugadores de competencia, pero carentes de metodologías de enseñanza, que a veces viven verdaderos via crucis en su lucha por mantener su labor como instructores y se sienten desnudos por falta de programas, contenidos y el “saber como” (Know How) de una ocupación que ocupan fortuitamente en medio de la demanda por personal calificado para realizar la labor de enseñar ajedrez.
En un análisis de más de 150 instructores que actualmente laboran enseñando ajedrez en México, menos de una docena trabajan con planes definidos, la gran mayoría se basan en su propia experiencia y a base de prueba y error van desarrollando su labor. No cuentan, porque no saben que solicitar, del instrumenta adecuado y a base de empeño y esfuerzo van sobreviviendo penosamente.
Desde que se logró que el ajedrez estuviera de nuevo en las competencias del CONDDE y en otro tipo de campeonatos interuniversitarios e interescolares, ha aumentado la demanda por clases de ajedrez, lo que constituye una buena oportunidad y una fuente de trabajo para todos aquellos que sueñan en dedicarse profesionalmente al ajedrez.
Para que un instructor se inserte en una institución educativa tiene que estar armado con algo o por lo menos orientar a la institución para que se provea de lo necesario.
En este orden de razonamiento, se plantea el siguiente “paquete” necesario:

Plan de trabajo.
Establecer necesidades de ámbito, equipo deportivo, material para clases y de presupuesto.
Plan de clases, con contenido y metodología y un sistema para enseñar ajedrez.
Papelería.
Sistema de Trabajo.
Material de Promoción.

Este tipo de paquete en diversas ocasiones lo tuve que elaborar y desarrollar, modificándolo continuamente a través de más de tres décadas de laborar en ajedrez universitario y escolar. Con el surgimiento de la computación en 1982, fui adaptando gran parte de “el paquete” para aprovechar las ventajas que la computación daba a la labor de la enseñanza – aprendizaje del ajedrez.

He laborado en varias universidades e incluso en asociaciones de universidades, entre las primeras puedo citar más de 15 años en la UNAM y cuatro años en la ANUIES, organización nacional que agrupa a las principales universidades de México y que atienden al 85% de la matrícula de educación superior. Tanto en la SEP como en la Secretaría de la Defensa Nacional emprendí programas especiales de difusión del ajedrez y ante los foros más altos gubernamentales he tenido que presentar documentación probatoria de los beneficios que la práctica organizada del ajedrez puede brindar al desarrollo integral de un individuo y de su impacto en la sociedad. Mi experiencia burocrática que me llevó a encargarme de una Dirección General en una Secretaría, me hizo conocer la manera en que hay que presentar proyectos y operarlos, como requieren las universidades y escuelas.

Todo ello me ha permitido elaborar el “paquete” que se requiere para insertar el ajedrez en una institución educativa, desde escuelas primarias a universitarias.

Planes y programas de trabajo, calendarios, convocatorias, documentos para fundamentar la enseñanza del ajedrez, contenidos de clases, presentaciones para clases, archivos en chessbase con cada clase, papelería para evaluar y dar seguimiento de progresos del alumnado, modelos de carteles de propaganda, de informes, etc; en pocas palabras, todo lo necesario. Desde descripción del material de ajedrez, tableros, mesas, etc; hasta computadoras, periféricos, distribución en instalaciones, carteles, posters de adorno, etc; conforman un paquete completo. Tan sólo el programa de clases y contenidos comprenden 50 lecciones de ajedrez constituídas por más de 3500 diapositivas en power point, 3000 archivos de partidas comentadas en chessbase, más de 200 documentos fundamentando la importancia del ajedrez en el medio educativo, más de 300 modelos de programas o planes de trabajo; 140 documentos con modelos de papelería, manuales para instructor, manuales para monitor, manuales para entrenador, adaptados de los que eran oficiales en la URSS y con modificaciones que los actualizan, para hacerlos iguales a los que operan en este momento en Alemania, Rusia e Inglaterra.

Todo el “paquete” con el material, lo puede adquirir una universidad o un instructor, con la seguridad que se ahorrará miles de pesos, ya que con ese paquete no necesitará adquirir una biblioteca de ajedrez ni emplear cientos de horas de trabajo para preparar clases, si no que todas las lecciones están listas ya, con solo la necesidad de que cada instructor le ponga su sello personal.

Un paquete completo, que se puede aplicar perfectamente en una escuela o universidad en que se desee dar clases de ajedrez de una manera moderna, con computadoras auxiliando a la enseñanza y práctica del ajedrez, lo he cotizado en $2500 dólares o $25,000.00. Además de esa cifra, la universidad o escuela no tendrá que invertir más de $10,000.00 para tener un centro de ajedrez adecuado. En el mismo paquete se indica como hacerlo, y como operarlo. Asimismo ofrezco capacitar al instructor encargado en un curso de 20 horas de capacitación a un costo de $2500.00 pesos o $250 dólares, que incluye hospedaje, alimentación y el curso; debiendo el que tome el curso pagar su pasaje a Miami, La Habana, Cancún o Progreso, como prefiera. En pocas palabras, con $25,000, del paquete, $10,000, del material y $2500 de la capacitación, o sea un total de $37500.00 una escuela o universidad podrá contar con un centro de ajedrez computarizado con el equipamiento y el personal capacitado adecuado para desarrollar una práctica organizada del ajedrez que rinda los frutos esperados.
Si una escuela o entrenador deseara desarrollar un paquete como este, le tomaría años de experiencia, a base de prueba y error que sería un camino muy costoso, además de que elegir que necesita o no, lo expone a gastar más de $50 000 en ensayos y sobre todo meses y meses. A un instructor que lo inviten a laborar en una escuela o universidad le conviene más que pedir una biblioteca de $25000.00, de unos 100 libros de $250 pesos cada uno, solicitar le compren su “paquete”, que incluso le será muy valioso para su personal capacitación y superación.
Esta propuesta de “Paquete” la haré llegar a más de 300 universidades y más de 500 escuelas en todo el país, por lo que espero que este paquete se vuelva estándar y un buen número de ellas adquiera el paquete. Aunque lo ofrezco a todos los países de habla hispana, el servicio de capacitación se ofrece únicamente en las cuatro ciudades mencionadas, aunque si se forman grupos de seis o más personas que desean la capacitación, podría considerar otras ciudades. Los “paquetes” tienen su autoría registrada, pero además, me comprometo a asesorar a las instituciones que adquieran el paquete, para cualquier duda o adaptación a un costo módico que no excederá los $250.00 pesos mensuales, que es la cuota que pongo para clases de ajedrez via email. Este servicio de consultoría solo puedo ofrecerlo a las 20 primeras universidades o escuelas que adquieran “el paquete”