30 mar. 2010

Vasily Vasilievich Smyslov, homenaje a un grande del ajedrez.



Una larga carrera que abarca desde 1939 a 2001, mas de sesenta años de competir en primera línea y prácticamente de 1948 a 1984, de estar situado entre los primeros diez jugadores del mundo, es un record enorme y difícil de hacer justicia en un homenaje.
Muchos leíamos con tristeza la noticia de su mala salud durante su cumpleaños 89 el 24 de marzo. Ya en febrero, su compañera durante mas de medio siglo, Esperanza, (Nadezhda), había sufrido fuerte caída y la salud de Smyslov se deterioró aún mas, ya que sufría del corazón desde 2006, cayendo en cama gran parte del mes de febrero y las primeras semanas de marzo. Sus últimos diez años los pasó casi en ceguera y no jugaba ajedrez desde 2001, aunque iba a los torneos cercanos a Moscú y su esposa le decía las jugadas y así podía seguir las partidas.
¿Cómo homenajear a un jugador tan importante como Smyslov y sin embargo tan poco conocido por las nuevas generaciones? Su breve posesión del título de campeón mundial, poco menos de un año, entre 1957 y 1958, a pesar de ser prácticamente el mejor jugador del mundo entre 1953 y 1958 y ser el único que sostuvo tres matches de campeonato mundial con Botvinnik, emergiendo con un score favorable en la suma de los tres matches, cooperó para que no fuese tan popular como los brillantes Mikhail Tal y Bobby Fischer, que son los más carismáticos campeones del mundo, junto con Boris Spassky que realmente logró mayor popularidad como “ex campeón”.
Smyslov logro records como el de mayor número de medallas olímpicas acumuladas, pues logro muchas medallas de oro por equipos e individuales. En toda su trayectoria olímpica perdió sólo 2 partidas y sus porcentajes son de los mejores de la historia.
En 1974, en Niza, siendo Smyslov relativamente joven, de 53 años, lo escuchaba comentar que ya estaba por superar la edad promedio de los campeones mundiales, y no acerté sino decirle que ojalá fuese el campeón mundial que llegase a mayor edad, a lo que contestó que eso era fácil, pues requeriría sobrevivir unos 15 años más. Finalmente rompió el record por mucho, y si Spassky lo supera, eso solo lo sabrán los lectores que lleguen al 2027. Así que al menos hay record para 17 años más.
Diez años después , en 1984, a los 63 años, logró pasar a una final del Torneo de Candidatos, un logró inigualable hasta ahora. Perdió nada menos que con Kasparov, quedando virtualmente solo después del campeón mundial Karpov y el retador Kasparov en el tercer lugar mundial. Si bien Lasker a los 66 años jugaba con buenos resultados en torneos, sería muy aventurado decir que a los 63 años podría ser considerado entre los tres primeros del mundo, sin embargo, Emanuel Lasker es muchísimo más conocido y recordado que Smyslov, y siempre ofrecido como ejemplo de longevidad de su carrera. Pero si hablamos de estadísticas, Smylsov jugó más del triple de partidas en torneos internacionales que Lasker, ganando 17 primeros lugares en eventos de grandes maestros, 6 más que Lasker, pero claro que el record de tantos años de campeón mundial inclinaría totalmente la balanza a favor de Lasker.
De Smyslov será necesario escribir mucho, pues su memoria debe ser preservada para beneficio de las generaciones futuras, pues es un ejemplo y un estimulo para todo aquel que busque superarse en ajedrez, máxime que Smyslov no era considerado un genio, un ser sobrenatural que llega a campeón mundial a golpes de genialidad, sino un ser normal, talentoso, pero sin llegar a ser considerado un semi héroe, un ser como todos, y que muestra que las más altas cumbres están al alcance de todo aquel que tenga decisión y este dispuesto a pagar con autodisciplina el costo de ver cumplidos sus sueños.