15 feb. 2011

Examinarse para conocerse, paso fundamental para el progreso.


Recientemente me he agasajado con muchísimo material que ha aparecido en las revistas científicas sobre la importancia de conocer como pensamos y sentimos para así emplear la metodología adecuada para mejorar consistente y continuamente.
Es importante conocer nuestros activos y mas aún conocer en lo que estamos bajos o malos, por no decir deficientes. Sólo con un “mapa” adecuado de nosotros mismos podremos encontrar el camino de la superación hasta alcanzar el máximo que nuestro potencial y las circunstancias dominantes de nuestro entorno, lo permitan.
Muchos entrenadores erróneamente se ocupan sólo de factores técnicos ajedrecísticos y no exploran el como trabajar en el desarrollo humano y en cuidar el estado de salud de sus pupilos. Caracterizarlos como personas, como estudiantes y luego como ajedrecistas se debe hacer con cuidado y completamente para no dejar asignaturas pendientes.
La única limitante que encuentro en la educación a distancia es que algunos aspectos, como la caracterización mencionada, no se pueden cumplir en email, aunque si se puede trabajar el desarrollo humano., que es lo fundamental. Sobre aspectos físicos poco se puede hacer a distancia aparte de exhortar a los alumnos que tengan buenos hábitos de salud y hagan ejercicios que sean adecuados para su edad. Ejercicio que debe ser demandante y no complaciente, ya que aunque el ajedrecista practica una actividad mental intensa al competir, pareciera no ser importante el aspecto de condición física, con tal de que se tenga medianamente normal.
Entre algunos jugadores infantiles destacados se advierten algunos con fuerte tendencia a la obesidad y eso a toda edad es peligroso, pero entre niños menores de 14 años debiera ser de alerta constante, ya que las cargas de stress son más dañinas entre niños con mala condición física y puede causar daños de reversibilidad a muy largo plazo.
La asesoría de un entrenador de ajedrez calificado se debe adicionar con la de un buen psicólogo y un profesional del acondicionamiento físico. Los padres deben estar conscientes de ello y hacer un esfuerzo por alegarse del apoyo de los profesionales mencionados, ya sea con apoyo de instituciones gubernamentales, privadas o con los medios familiares. Es muy obvio cuando un niño esta obeso o con mala salud, por lo que si un entrenador no tiene cuidado en ello con su pupilo se hace culpable de omisión o demuestra que no está humana y emocionalmente involucrado con su pupilo.