31 oct. 2013

Hace 25 años, simultaneas de Ajedrez en Monterrey, Nuevo León.




Una de las tareas que debieran considerarse para la difusión del ajedrez en un país es la realización de un archivo documental que pueda ser consultado sobre lo que se ha emprendido y establecer modelos exitosos. Continuamente se repiten acciones y promociones con pocos cambios en los nuevos intentos y, como dice aquel famoso adagio: el que no conoce la historia corre el riesgo de repetirla. Para obtener mejores resultados hay que hacer las cosas de otra manera. Los entrenadores de ajedrez continuamente recomendamos el análisis de las partidas propias jugadas para extraer de las experiencias redireccionamientos de conducta. Si esto es válido para los jugadores, para las instituciones también lo es. Pero sin memoria institucional archivada y registrada, para ser analizada, no puede haber progreso.
He digitalizado cientos de recortes periodísticos y un número enorme de revistas de ajedrez que han surgido a lo largo del siglo XX para tratar de establecer una memoria de la promoción del ajedrez en la América Nuestra, para poder analizar cuales son los caminos que se han intentado, explorado, para que el ajedrez logre un lugar adecuado en la vida social y educativa de México. Pero la tarea es enorme. Ojala muchos archivos personales se abran y se digitalicen muchísimos documentos para que las nuevas generaciones conozcan lo que se ha hecho y se puedan orientar para hallar caminos exitosos. La internet brinda una oportunidad magnífica para unir esfuerzos en la recolección de  la memoria institucional del ajedrez. Creo que todos los que tenemos archivos y recuerdos de acciones de promoción del ajedrez debiéramos unirnos para integrar un archivo virtual que pueda ser consultado por todos los que sientan vocación por promover el ajedrez.