19 oct. 2015

El uso de herramientas electrónicas para el estudio y entrenamiento del ajedrez.





La semana pasada participe en dos sesiones de entrenamiento en que se utilizaron dos maneras de usar equipos modernos de computación para estudiar y entrenar ajedrez.
Primero fue una sesión con jugadores que forman la selección de ajedrez del IPN, una de las dos principales casas de estudios superiores de México (tiene una matricula de un par de cientos de miles de estudiantes), en que participaron media docena de jugadores con títulos internacionales y otra media docena de jugadores muy fuertes y líderes del ajedrez estudiantil, un grupo de jugadores con un promedio de 2050 de Elo internacional, con uno de más de 2300 y una jugadora femenina de 1900 en los extremos.
Ahí el CM Miguel Castillo, que conducía el entrenamiento,  con más de 20 años de entrenador en escuelas de nivel superior mostraba con un proyector y una computadora varias posiciones usando el programa “Peshka”, en que los estudiantes resolvían posiciones tácticas y luego desglosaban variantes y los métodos para identificar las posiciones ganadoras.
Luego di una charla a los participantes sobre la metodología usada por el GM Carlos Torre y como está, al ser estudiada en Rusia por varios entrenadores y sicólogos desde el arribo de Torre al torneo internacional de Moscú 1925, hasta su regreso de la Unión Soviética en 1926, había influenciado los sistemas de enseñanza que serían modelo en todas las escuelas de ajedrez de esa enorme nación y que actualmente se usaba en Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia y en los países del Cáucaso como Armenia, Georgia y Azerbaiyán.
Lo que no me gustaba de usar “Peshka” era la misma desventaja de usar chessbase u otro programa similar de base de datos para entrenar: Al pasar las jugadas en el tablero en pantalla, los jugadores tienen cada jugada visual, o sea, ven moverse piezas cada jugada y hay que obligarlos a dar sus soluciones describiendo verbalmente las jugadas y variantes para habituarlos a ver mentalmente las posiciones. Otra cosa, los programas con situaciones tácticas como Peshka ya indican que hay una combinación, no dejan la duda de si la posición tiene oportunidades tácticas. Es fácil para el entrenador trabajar así, pero es menos efectivo ese método para sacar de su zona de comodidad a los entrenados.
En lugar de visualmente pasar cada jugada, es mejor proyectar las jugadas cada 4 o 5 jugadas, para obligar al entrenado a seguir mentalmente las secuencias, así estimulando más el esfuerzo en el cálculo.
Pero obviamente el usar el proyector con una base de datos como Peshka o Chessbase es mucho mejor que usar un tablero demostrativo y pasar jugada a jugada en el tablero.
Lo mejor es un rotafolio. Pasar posiciones con avances cada 4 o 5 jugadas. Estas posiciones se pueden poner en un “power point”, pasarlas a PDF y luego pasarlas en una tablet o en una TV, posiciones fijas, sin mover piezas, diagramas cada 4 o 5 jugadas nada más, con la descripción de las jugadas escritas, pero con saltos en diagramas. Es lo más parecido a leer un libro de ajedrez sin piezas y sin tablero.
En el entrenamiento que hice dos días después de la sesión de entrenamiento con los jugadores estudiantiles, trabaje con un grupo que estudia para ser instructores en una universidad pública, en este caso no eran estudiantes, sino personas que darán clases a estudiantes. En esa sesión los entrenados tienen una tablet cada uno con PDF de las posiciones de la sesión cargado y el entrenador tiene un archivo similar, cada uno observa su propia tablet y el entrenador va citando la lamina que contiene la posición para analizar. Por ejemplo, el entrenador dice: “Veamos la lamina 25, en esta posición el blanco juega, analicen los siguientes candidatos y dediquen dos minutos a cada uno”. Luego pide pasar a la lamina 26 y ahí aparecen los análisis y los entrenados confrontan sus variantes con las anotadas en la lámina. En ocasiones también se pide hagan una descripción de la metodología usada y la comparan con la elegida en la lamina. Se usa mucho papelería para registrar todo lo que se hace. Después de la sesión, el entrenado en su tablet tiene todo lo tratado en la sesión y puede repasarlo. También se ha añadido un archivo en PGN para ver en su tablet los ejercicios con un programa de base de datos de ajedrez para android, pero se le recomienda lo use solo para repaso. Lo recomendable es que repase el PDF y examine las notas escritas que anotó en su agenda o en su bitácora.
En las dos sesiones se utilizaron diferentes herramientas, pero con los archivos en tablet se puede repasar prácticamente en cualquier sitio. También con las notas escritas. Lo que se recomienda es que si se usa una base de datos con posiciones, las que se vean se impriman en hojas para que los alumnos puedan repasarlas, así si no tienen tablets, pueden usar cuadernos como se hacía en el siglo XX, pero ahora es mas común usar tablets o aparatos computacionales pequeños para usarlos como cuadernos.
Hay posibilidad de mezclar las herramientas: proyectar las laminas de PDF con una computadora y que además los estudiantes tengan sus tablets y se les cargue copia de la sesión al final, para que puedan repasar lo visto en ella. Lo que si es indispensable es el uso de bitácoras y agendas.