23 dic. 2009

En la opinión de Nikitin.

El MI y Senior FIDE Trainer Alexander Sergeyevich Nikitin ofreció en un foro una entrevista a todos los que acudieron a esa reunión via internet. Por supuesto que no desaproveché esa oportunidad de hacerle algunas preguntas, además de darme el gusto de saludarlo, ya que desde hace casi seis años no había tenido oportunidad de conversar con él aunque fuese por chat, si bien si lo he hecho por via email.
Además de ser un entrenador de enorme experiencia, Alexander Sergeyevich es el enlace actual de las enseñanzas de Makogonov, uno de los pilares de la escuela soviética de ajedrez y fundador de la escuela de Bakú, que ya tiene una gran reputación tras Kasparov y Radjabov, además de una decena de super grandes maestros.
También el MI Nikitin fue el principal entrenador en la carrera de Kasparov.
En el foro participaron ajedrecistas de diversos países, sobre todo de Ucrania, Rusia y Bielorrusia; surgiendo interesantes preguntas y por supuesto las más interesantes respuestas de Nikitin.
Algunas preguntas fueron muy generales y Alexander Sergeyevich, con su objetividad característica, manifestó que es imposible dar respuestas específicas a cuestiones generales, pero que se pueden seguir varias reglas generales:
Es de lo más importante el estudio de las propias partidas, su análisis profundo y el registro de lo concluido a partir de ello.
El ajedrez es muy difícil enseñarlo, pues es una disciplina para aprender. El entrenador puede ser guía importante, pero el estudiante tiene que aportar el mayor porcentaje del trabajo, prácticamente todo.
Los clásicos es muy importante estudiarlos, sobre todo cuando un jugador aún no logra títulos internacionales, ya que los grandes maestros del pasado nos muestran como explotar errores del tipo a los que nosotros enfrentamos.
La mayoría de los maestros de la época de Morphy tendrían los conocimientos similares a los jugadores de segunda y tercera fuerza de hoy día, por lo que cometen errores similares a los que los jugadores de segunda y tercera fuerza cometerán frente a nosotros, por lo que podemos aprender mucho de esas partidas.
O sea que Alexander Sergeyevich reafirma el punto de vista de que lo que estudiemos tiene que tener cercana relación con lo que experimentaremos en nuestros torneos.
Conforme subamos de juego, nos interesará como explotar errores de jugadores de primera fuerza y candidatos a Maestro, lo que podríamos aprender de las partidas de Capablanca y Alekhine contra maestros de su época, cuya fuerza sería similar a la de los jugadores de primera fuerza actual.
El MI Nikitin dice que actualmente hay que estudiar la apertura, el medio juego y el final casi de manera equivalente, sin descuidar ninguna área, ya que debido a los controles de tiempo cada vez más rápido, muchos jugadores estudian mucho las aperturas para poder realizar las primeras 15 jugadas casi sin ocupar tiempo en el reloj; y por ello, al estudiar poco finales, cometen algunos Grandes Maestros errores en los finales de un jugador de menos de 1800 de Elo.
Apunta que las recomendaciones de Capablanca de estudiar preferentemente los finales mantiene validez hoy día, pero depende de cada nivel.
Los jugadores de menos de 1900 deben estudiar un 40% de Final, un 40% de Medio Juego y un 20% de Finales.
Pero advierte que si un instructor o entrenador trabaja con esos porcentajes, si falla en quitarle la aridez al estudio del Final, se quedará pronto sin alumnos; por lo que deberá dedicar un 50% al Medio juego, un 15% al final y 35% a la apertura.
Pero un maestro, por necesidades de los torneos, tendrá que estudiar un 60% de aperturas, 30% del Medio juego y 20% del Final.
Ahora también dependerá del momento de la temporada, es decir del calendario de competencias.
Un jugador de primera fuerza o más en un período en que no tenga que participar pronto en un torneo, hasta un par de semanas antes del evento, debiera, para su conveniencia, estudiar un 50% de su tiempo en Medio Juego, comprendiendo en ese tiempo resolver problemas, posiciones tácticas, aprendiendo procedimientos estratégicos, dividiendo ese 50% en otros subporcentajes, tales como un 30% de ejercicios, 40% de estudios de partidas propias, 30% de teoría o de estudiar partidas modelo jugadas por grandes maestros.
Al Final le deberá dedicar 25% y a la apertura el 25% restante.
Pero poco antes de un evento, el 65% deberá dedicarlo a las aperturas y un 35% al medio juego.
En la entrevista con Alexander Sergeyevich se trataron muchos temas relacionadas con el estudiar y entrenar ajedrez, por lo que tendré en este blog que regresar a examinar preguntas al entrenador Nikitin más adelante.