30 dic. 2009

Momentos agradables de ajedrez en diciembre de 2009.




Una ciudad tan espléndida como la de México merecía contar con muchos ámbitos de ajedrez y es natural que en ella haya más de media docena de centros de ajedrez y una veintena de sitios donde se práctica y enseña ajedrez a todos niveles. Pero en particular existe desde hace unos muy pocos años uno de muy buena altura, como corresponde a una ciudad de tantos millones de habitantes y que es una de las principales del continente y tal vez la de mayor tamaño.
En diciembre fue agradable visitar “Chess Boutiques” en Pabellón Copilco y presenciar la visita del GM Alfonso Romero Holmes, en lo que se llamó el “Festival de Ajedrez” del agradable centro de ajedrez. Docenas de aficionados se citaron para competir en un torneo, participar en simultáneas contra el ilustre visitante y escuchar la mesa redonda que tenía por tema al gran astro Robert James Fischer.
La mesa redonda, gracias a los altibajos y a las personalidades contrastantes participantes mantuvo un dinamismo que se ganó el interés del público. El ambiente estaba muy lejos de ser seco y severo, sino que abundaban las bromas y una que otra pregunta inoportuna que provocaba la respuesta un tanto cuanto audaz de uno de los comentaristas que luego era atenuada y recolocada en una dimensión real gracias a la presencia de una persona que es actualmente el único jugador mexicano vivo que haya jugado con Fischer: el MF Armando Acevedo, que no permitió que por ahí se dijera que, en el tablero, Fischer estuviese alejado ni un milímetro del comportamiento perfecto del caballero.
El personaje principal de la mesa redonda fue el GM Romero Holmes, quien mantuvo siempre una calidad en sus comentarios. Se presentaron interesantes observaciones estadísticas sobre la actuación deportiva de Fischer, pero gracias a su brevedad, se evitó que el bostezo se generalizase entre los asistentes.
Pero a pesar de todo, esta mesa redonda logró disputar el lugar de “plato fuerte” del festival a la exhibición de simultáneas del GM Romero Holmes, aunque en opinión de muchos lo mejor del menú fue la conferencia técnica del propio gran maestro que despertó los elogios por instructiva, aunque el “villamelón” en general gozó más los debates de la mesa redonda que recordaban aquel programa de “Poné a Franchela”…
En general, un festival completo que consolida la posición de este club del Pabellón Copilco como centro comercial líder actual del ajedrez metropolitano.
En especial, como dice el Dr. López Michelone, “se antoja todo lo que hay de ajedrez ahí”