21 jun. 2010

La Revista “64” la mejor de Ajedrez en el mundo, a más de la mitad.





El título parece extraño, pero ahora lo explico. La revista rusa “64” fue fundada en 1968, en su segunda época, ya que en los años 20 del siglo XX apareció durante unos cuatro años. Pero en su segunda época, ya ha llegado, en junio de 2010 a 1112 ejemplares. De 1968 a 1979, publicándose con 16 páginas, era semanal y alcanzó así el número 599. Pero luego de 1980, el número 600, de enero de 1980, inauguro el formato de revista de 32 páginas, con portada y contraportada, lo que lo hacía en efecto de 36 páginas. La publicación, a partir del número 600 sería mensual, en lugar de semanal o 52 números al año, se convertirían en 12 números, aunque casi al doble de tamaño que las ediciones semanales del 64. Ya para el año 2001 las páginas de la revista eran 64 y para 2010 las páginas eran 100, incluyendo la portada.
¿Y porqué dije que “más de la mitad”? Porqué unos amigos y yo nos pusimos el objetivo de digitalizar los más de 1110 ejemplares, ponerlos en PDF y luego hacer una antología de los mejores artículos de esos 1110 ejemplares, desde 1968 hasta junio de 2010. Como cada número tenía al menos una sección que le llamaban “Maestría” o “Aprendiendo a jugar correctamente”, uno espera que al menos 1110 artículos valgan la pena, pero ya una breve revisión hace notorio que habrá en esa antología más de 2000 artículos.
Como ya se ha terminado de digitalizar los primeros 400 números, o sea de 1968 a los cuatro primeros de 1976, además de otros años completos de 1980, 1981, 1982 y 2007, 2008, 2009 y los que van de 2010, ya andamos por más de 555 revistas escaneadas, prácticamente más de la mitad. Al mismo tiempo se están escaneando todos los ejemplares de la revista “Jaque Mate” de Cuba, de 1964, hasta 1977, 13 años de 12 números cada año. Otras revistas como “Ajedrez en la URSS” ya se han escaneado varios de los más de 40 años de esta revista mensual, logrando llevar más de 200 a la fecha.
Otras revistas como la antiquísima “Deutsche Schachzeitung ya han sido digitalizadas en un 70%, que equivale a más de 60 años de su edición y casi 700 números.
Otras revistas, como los años 1933 y 1934 de la Revista Mexicana de Ajedrez y más de 60 revistas mexicanas de los años cincuenta y sesenta del siglo XX, como la “Mate” del Sr. Crespo, o “Ajedrez en San Luis” del Prof. Durazo, o “Enroque del Pacífico” del Profr. Simón Delgado, se están digiltalizando por diversos aficionados a la historia del ajedrez en México. La idea es rescatar para la posteridad todas esas revistas que son testimoniales de la historia de ajedrez del mundo, de manera mejor que los libros, ya que las revistas hacen crónica de las noticias del ajedrez local e internacional. Si ya hay más de 12 000 libros de ajedrez digitalizados, es importante digitalizar revistas como las mencionadas, además de otras, de las que hay menos del 10% de las colecciones digitalizadas, como son revistas como la “Jaque” de España, el Chess Life de Estados Unidos, “Europe Echecs” de Francia, Schach de Alemania, así como el New in Chess de Holanda.
De las antiguas y poco conocidas, como la inglesa Chess World de los años 30s del siglo XX y su contemporánea Chess Review de Estados Unidos, o la también norteamericana “American Chess Bulletin” , más del 90% ya están digitalizadas, lo mismo que las ediciones diversas del Shajmaty de Riga, o las del siglo XIX del “British Chess Magazine”. Según los reportes de la cadena de aficionados que digitalizan todo lo que les cae, ya son más de 3000 revistas de ajedrez digitalizadas, pero su número crece día a día. Nada más en la última semana recabe más de 200 ejemplares del “Ajedrez de Moscú”, de los años entre 1956 y 1969; y otros 25 del boletín del Club Central de la URSS, de los años 1980 a 1992; así como espero tener pronto los 32 ejemplares que forman la colección de la revista rusa, del tiempo de los zares, “Shajmatny Listok”.
Una revista famosa de Yugoslavia, el “Sahovski Glasnik”, parece que a nadie intereso digitalizarla, aunque era excelente. Lo mismo “El Ajedrez Americano”, que inició sus publicaciones durante el match de 1927 en Buenos Aires, de Capablanca versus Alekhine. Al menos yo tuve una vez los años 1927 a 1935, cuidadosamente encuadernados. Pero ya me prometieron los archivos digitalizados.
Las revistas “digitales”, como pueden llamarse a las ediciones del Chess Base Magazine, del Informador y de las monografías de las compañías Convekta y Chess Base, más tardan en aparecer que en circular por toda la internet.
Muchos excelentes autores ven aparecer sólo en revistas sus artículos, pues producir un libro sólo está al alcance de algunos privilegiados con recomendaciones o amistades con los empresarios de las publicaciones. Por eso el acervo de las revistas es valioso. Muchos temas han sido tratados de forma magistral en las revistas sin jamás alcanzar a ver su versión en libro, por eso es de lo importante digitalizar las revistas, para así puedan llegar a todos sin verse limitado por lo pequeño que haya sido su tiraje.
Las revistas de Stenitz, o las de Capablanca, que juntas publicaron unas tres docenas de ejemplares, las llega uno a conocer sólo por sus versiones digitales en PDF, pues en su versión original es muy improbable que las lleguen a conocer el 99.999% de los ajedrecistas, en cambio en versión digital, más de 5000 las deben ya de conocer, pues circulan en varios acervos del Internet.
El lograr tener digitalizados los más de 1100 números de “64” y tener conformada la antología y una buena selección de esa antología traducida al español para que este al alcance de todos los lectores de “La América Nuestra”, será un paso muy importante para muchos instructores y entrenadores de ajedrez de Iberoamérica.