8 feb. 2016

El Drama del GM Carlos Torre Repetto y la confrontación Este vs Oeste.




Todos los días, conforme los archivos de las grandes potencias del mundo se van desclasificando, los investigadores históricos tienen que reescribir sus trabajos, y ven con nuevos ojos, con diferentes percepciones, momentos de la historia que parecieran otrora estar claros.
Durante décadas los ajedrecistas mexicanos pareciéramos estar satisfechos con las explicaciones de las razones que habían interrumpido la ascendente carrera internacional del más grande ajedrecista mexicano de la historia.
Se achacaba a problemas de nervios y se daba credibilidad a las versiones propaladas por oscuros y siniestros personajes de que los problemas que aquejaron al Gran Maestro Torre Repetto eran producto de tensiones e incluso de malestares internos, no debido a situaciones provocadas.
Ahora se reúnen documentos y testimonios, gracias a la posibilidad de investigar en diversos lugares que fuesen importantes en la carrera internacional de ajedrez del  genio yucateco, que permiten el dar nuevas interpretaciones de lo que paso y que hacen menos creíbles las historias aceptadas de problemas nerviosos en el insigne maestro.
No han pasado muchas semanas de que se ha publicado el libro que sobre Torre escribí en un 80% en general y 100% en lo ajedrecístico y ya aparecen nuevas evidencias de que lo que ahí apenas se bosquejaba es posible fundamentarlo más sólidamente.
Ya se cumplen 40 años del primer trabajo especial sobre Torre que yo publiqué en la prensa especializada, como era  el entonces boletín oficial de la FENAMAC, y han pasado más de  80 años de lo que publicó mi abuelo materno, el General Médico Militar Francisco Raúl Vargas, en 1935 en su revista Mexicana de Ajedrez.
Si los libros escritos por todos los autores mexicanos que nos hemos atrevido a analizar las partidas del GM Torre han adolecido de deficiencias técnicas, pasando desde el excelente trabajo del Dr. Germán de la Cruz, el voluminoso del Dr. Velasco y las recopilaciones de Gilberto Repetto, así como la novelada versión prima del Lic. Terrazas, y mi intento de dar nuevo enfoque a las aportaciones del Maestro Torre a la teoría y didáctica del juego ciencia; donde más hemos quedado cortos es en el perfil político de las situaciones especiales que hicieron victima al maestro Torre de maquinaciones de los grandes poderes que iniciaban sus confrontaciones  en aquella segunda década del siglo XX.
El que fuese el campeón de ajedrez mimado de los grandes capitalistas de Estados Unidos, de pronto parecía inclinarse por las ideas del naciente régimen comunista en Rusia, y amenazaba unirse a Capablanca como símbolo de Nuestra América , lo que fue insoportable para sus iniciales patrocinadores.
Y aquel que en 1925 era el campeador de lo que era el incipiente imperialismo, ya para finales de 1926, sería un cometa que se consumía por si solo, desapareciendo del panorama mundial.
Cada vez se está mas cerca de conocer con exactitud como sucedió aquello, pero parece que esa historia aun queda pendiente por escribirse y solo nos queda tratar de escribir una versión novelizada que oriente el camino a aquellos que, en otra década, serán los afortunados de otear en documentos que aun están vetados para los autores de esta década. Tal vez cuando se cumpla el centenario de los grandes éxitos del genio del ajedrez mexicano, se conozca una versión que satisfaga completamente a todos. Mientras, aportaré mis testimonios y percepciones, con esperanzadora intención de que algún día, la figura de Don Carlos Torre inspire a los jóvenes ajedrecistas mexicanos a luchar por alcanzar las grandes cimas del ajedrez internacional, sin tener que buscar fuera de la América Nuestra el modelo a seguir.