13 mar. 2016

Nuestros instrumentos de Apoyo en Ajedrez.




La informática aplicada al ajedrez es un tema crucial para analizar para todo aquel que investiga, trabaja o simplemente curiosea en los terrenos de las maneras en que pueden superar su desempeño competitivo los jóvenes ajedrecistas.
Un ajedrecista ambicioso requiere de una serie de elementos para alcanzar la maestría en ajedrez.
Un ambiente propicio, donde se estimule la práctica organizada del ajedrez. Aspecto que por ser exógeno no depende totalmente de él, pero puede colaborar en mejorarlo o empeorarlo. Desgraciadamente este aspecto influye grandemente en la posibilidad de reunir otros elementos.
Una buena salud física.. Sin salud, la motivación y la voluntad suelen ser débiles, aunque tanto la motivación y la voluntad pueden contribuir a lograr buena salud. Austeridad y disciplina deben ser las guías para la obtención y mantenimiento de la buena salud. Es muy importante que un jugador de ajedrez ambicioso se evalué periódicamente el estado funcional de cuerpo y mente. En ello, el participar en los Programas Ponte al Cien, puede ser determinante.
El ajedrecista, decía Alekhine, a de ser una mezcla de monje con ave de rapiña, es decir, un guerrero estoico y sacrificado, aguantador y resistente, con voluntad inquebrantable de ganar y estar dispuesto a esforzarse y sacrificarse con tal de lograrlo.
Una buena cultura general. Un elemento importante es la buena salud mental, por supuesto, y para ello es muy importante la cultura general. El conocimiento de si mismo, el de los demás, las escalas de valores, fundamentos de nuestro actuar en general y , por supuesto, también el que tengamos en ajedrez, depende en gran parte de cultivarnos.
De nuevo citando a Alekhine, el planteaba tres claves para el éxito en ajedrez: Conocerse a si mismo, conocer al oponente y jugar por algo más que ganar una partida.
Para esos tres supuestos, la cultura general es fundamental. ¿Cómo conocerse a si mismo sin una metodología, sin instrumentos para medirse? Durante siglos el conocerse a si mismo ha sido un exhorto constante de filósofos y pensadores,  de pedagogos, artistas y religiosos.
Pero veámoslo de una manera un poco humilde. Conocernos en ajedrez es examinar cómo nos desempeñamos en su práctica. Examinar nuestras jugadas y sobre todo el procedimiento que seguimos para elegirlas.  Comparar nuestro proceso de razonamiento con los que utilizan los maestros, sobre todo los clásicos. Por clásicos entiendo los que tienen un modelo bien desarrollado, que ha sobrevivido al paso del tiempo, tanto por su éxito deportivo como su contribución al progreso evolutivo de la manera de entender, comprender y jugar ajedrez. Si nos consideramos poco conocedores aún para determinar quienes son los clásicos, podremos encontrar en los estudiosos del ajedrez con más experiencia la guía necesaria que poco a poco nos ilumine el camino.
Para conocernos podemos contar con instrumentos de medición creados por el ser humano a lo largo de la historia. Agendas, bitácoras, diarios, notas, bases de datos, han sido usados por generales desde los tiempos mas remotos para analizar lo que se hizo y debió hacerse; pedagogos para medir progresos, marinos para hallar mejores rutas. Asi hemos heredado un sinfín de  diseños de registros que se pueden anotar a mano, o realizarlos con apoyo de computadoras, tablets, etc.
En ajedrez hay muchos diseños de esas agendas que han probado su utilidad en las diversas escuelas mundiales de ajedrez.
Poco a poco adquiriremos la habilidad en auto evaluarnos y de ahí de evaluar a los demás. Pero el auto evaluarnos es lo fundamental, pues nuestra tarea principal en ajedrez es vencernos a nosotros mismos. Identificar nuestras debilidades y así tener la oportunidad de mejorar corrigiéndolas.  Evaluarse y evaluarse, monitorear esfuerzos y progresos, aciertos y errores, es la tarea perpetua en un ajedrecista que quiere ser mejor cada dia. Bitacoras y agendas, análisis de partidas propias y de nuestros procesos de razonamiento, papelería y notas, ahí están nuestros instrumentos fundamentales. ( CONTINUARA).