8 oct. 2011

Dum vita superset bene est

La amenaza de sacar al ajedrez del programa de actividades de las Olimpiadas Nacionales en México han logrado lo que parecía imposible, unificar a los ajedrecistas mexicanos en torno a un fin. A los dirigentes de CONADE se les escapa el hecho de que el deporte más activo en Internet es el ajedrez y que las redes sociales han  cambiado gobiernos últimamente. Si todos los ajedrecistas mexicanos mandan emails a los correos públicos del Presidente del país, de los encargados de Secretarías, de diputados, de partidos políticos, la lluvia de emails será aterradora para cualquier político en este año electoral que hoy se inicia. Emails cientos y miles hay que generarlos en apoyo al ajedrez en las Olimpiadas Nacionales, que incluso amigos de Iberoamérica apoyen, familiares de ajedrecistas, todos los aficionados a las cadenas de email, que en Facebook y en Twitter se atormente a los funcionarios, que en lugar de mandar chistes pesados o notificaciones de que se ganó la lotería de un millón de dólares de Nigeria, se llenen los buzones de protestas por el atentado al ajedrez.
Cualquier persona razonable se da cuenta de que es un desaguisado y cualquier político trasnochado sabe que es un error político despertar a un gigante dormido, ya que miles de personas juegan ajedrez por internet y aunque muchos no sepan que es FENAMAC ni bien  a bien de que se trata, seguramente ayudarán a defender al ajedrez. Es un corre la voz urgente. Si ya dieron la orden de cercenarle la cabeza al ajedrez, una presión de email puede hacer que la cabeza cortada no sea la del ajedrez, sino la del que tomó tan mala decisión. Siempre se puede revivir el asunto si todos los que amamos al ajedrez recolectamos de internet los emails de diputados, funcionarios de todo tipo e inundamos la red de correos pidiendo ajedrez en las Olimpíadas Nacionales y solicitamos a amigos que hagan lo mismo si simplemente simpatizan con el ajedrez. Si solo fueramos 100 ajedrecistas, quien nos evita abrir 100 correos y con cada uno mandarle emails a 100 funcionarios, pareceríamos 10 mil picando a 100 más, un efecto de un millón. Pidamos a todos los que se conectan por email que manden su protesta. Quiero pensar que algún día aparecerán en el buzón de email de algún funcionario 2000 correos protestando por lo del ajedrez. O a 50 diputados recibiendo 200 emails pidiendo abran un foro en el Congreso de la Unión para pedir que al ajedrez se le de más apoyo y no salga de las Olimpiadas. Somos, tal vez, menos jugadores de ajedrez que de futbol en México, pero estamos acostumbrados diez veces o cien veces más a usar el internet que los futbolistas, seguro podremos hacer mucho más ruido. Aún podemos hacer mucho. ¡Crece la bola!