28 ene. 2013

Marcel Sisniega un Gran Maestro de ajedrez y del cine (Obituario en Prensa Latina)




Por Coto Wong
La Habana, (PL) Justo en la meseta de la vida, y con un nombre reconocido entre la intelectualidad mexicana de los últimos tiempos, dejó de existir Marcel Sisniega, Gran Maestro de ajedrez, y un hombre del cine y la literatura.
El deporte latinoamericano y muy en especial el de su país, así como el mundo del séptimo arte local están de luto por la sensible pérdida de un hombre que, al parecer, encontró en el juego ciencia una vía rica en matices para escribir su "propia" historia en el celuloide.
Primer jugador mexicano en obtener de manera oficial el título de Gran Maestro en 1992, el también reconocido escritor, falleció a la edad de 53 años de un infarto del miocardio, una de esas muertes inútiles que nunca nadie entiende.
Campeón nacional de ajedrez a los 16 años, un reinado que obtuvo en nueve ocasiones, Sisniega alcanzó el título de Maestro Internacional de ajedrez en 1977.
Años antes, en 1976, estuvo muy cerca del cetro mundial juvenil al perder la oportunidad de ganar el título cuando cayó ante el estadounidense Mark Diesen, después de disponer de ventaja en el medio juego.
La experiencia le sirvió para ahondar mucho más en los intrincados vericuetos de los trebejos que más tarde, en una decisión propia de su personalidad inquieta, cambió por la literatura y el cine.
Tras esa liza juvenil del orbe, y como una muestra de la nota alta del nivel alcanzado, logró ubicarse entre los diez primeros en los certámenes planetarios ganados por los rusos Artur Yusupov y Seguei Dolmatov, en los que logró la octava y sexta posiciones, respectivamente.
Entre sus triunfos más sobresalientes destaca el que obtuvo frente al actual Campeón del Mundo, el indio Viswanathan Anand, en el abierto de Filadelfia de 1987.
 SU PASO POR CUBA
Gerardo Lebredo, Maestro Internacional y rector en funciones del Instituto Superior Latinoamericano de Ajedrez (ISLA), con asiento en esta capital, recuerda a Sisniega como una persona muy afable de una gran cultura. Era un excelente competidor en el tablero y sentía gran estimación y admiración por los ajedrecistas cubanos, dijo el titular del ISLA, quien lo enfrentó en cinco oportunidades.
 Su andar por el archipiélago cubano, el Maestro Internacional, lo ubica a partir de un Match Cuba-México celebrado en 1974.
 Luego incluiría en su calendario personal sus participaciones en la Isla durante las décadas de los años 80 y 90.
 Según Lebredo, Sisniega tomó parte en torneos Radio Rebelde, Carlos Manuel de Céspedes, en la oriental ciudad cubana de Bayamo, y en el clásico continental José Raúl Capablanca In Memóriam, en cuya versión del año 1992, quedó en segundo lugar detrás del Gran Maestro peruano Henry Urday.
 LITERATURA Y CINE, SUS OTRAS GRANDES PASIONES
Pero este hombre -nació en la céntrica ciudad de Cuernavaca el 28 de julio de 1959--, que tenía de todo para triunfar en el juego ciencia, buscó otras formas más íntimas de expresión, quizá guiado por esa necesidad imperiosa de encontrarse constantemente y enrutar esa parte de su personalidad en constante cambio.
 En su juventud, cursó la carrera de Realización Fílmica en el Centro de Capacitación Cinematográfica, en México, D.F.
 Avalado por su compatriota el gran cineasta Arturo Ripstein quien lo consideró de manera pública entre los directores que "llevarán el estandarte de la cinematografía mexicana en el mundo", Sisniega dejó un legado único en el séptimo arte.
 Director, guionista, productor, director de fotografía y actor puso su talento en más de 12 filmes desde 1996, año en que debutó con la realización del cortometraje La cruda de Cornelio.
 A finales de ese año fue guionista y director de su primer filme, Libre de culpas, que obtuvo el premio del Mejor Largometraje en San Juan Cinemafest, en San Juan de Puerto Rico, en 1997; y el Ariel a la Mejor Fotografía y al Mejor Tema Musical en 1998.
 En 2001 escribió y dirigió la cinta "Una de dos" con la que obtuvo el premio La Perla del Pacífico en el Festival Internacional de Cine de Mazatlán como mejor película por la crítica especializada.
 Dentro de su filmografía destacan también "En las arenas negras", "Fandango", "El baile de la iguana" y "Luces artificiales".
Su último trabajo como cineasta fue el largometraje "A través del silencio", basado en una novela del escritor, poeta y activista de los derechos humanos Javier Sicilia, que en 2009 recibió el premio al Mejor Guión en el Festival de Trieste (Italia).
 Sus inquietudes literarias se canalizaron a través de sus novelas "Anda suelto un Belfo", "Crónica personal de un torneo de ajedrez" y "Eliseo Zapata" que fue adaptada al cine por Martín Salinas y se llevó a la pantalla grande en el largometraje titulado "Un embrujo", del director Carlos Carrera, en 1998