20 jul. 2013

La Falta de “Academia”



Los entrenadores soviéticos comentaban la falta de cultura de los ajedrecistas occidentales y como los afectaba para cumplir las expectativas que su talento prometían.
Era cuando el talento se definía como las cualidades innatas que facilitaban desempeñar una tarea, o realizar un arte, aprender algo, etc.
Ahora hay una definición mas amplia sobre el talento y no se limita a lo que “Natura dio y que Salamanca no presta”.
Muchos ajedrecistas occidentales que eran muy jóvenes cuando aún existía la Unión Soviética parecían tener talento, según la definición antigua, para llegar a ser contendientes para el campeonato mundial, pero por ser producto de entrenadores empíricos y por no seguir programas diseñados de entrenamiento sino simplemente estudiar aleatoriamente, no llegaron a la cumbre y fueron desplazados por jugadores producto de entrenadores de escuela. Su falla, decían los entrenadores, era la falta de “Academia”.
Uno de ellos era el GM Loek van Welly, que desde su adolescencia, cuando aún existía la URSS, era una gran promesa y que confesaba:
"Fischer, es anterior a mi generación, realmente no he estudiado sus partidas" GM Loek van Wely
Como dice un comentarista:
“La anterior cita, la tome de una entrevista realizada a por la entonces joven figura en ascenso. Siempre me pregunte, de haberla leído, que le hubiera dicho y/o pensado Mikhail Botvinnik respecto del joven maestro. De seguro, nada bonito saldría de boca del patriarca”.
Ahora muchos jugadores occidentales han llegado a pelear por los mas altos puestos del ajedrez gracias a que al desaparecer la Unión Soviética hubo una diáspora de jugadores y entrenadores exsoviéticos que han colaborado a que el sistema, la “Academia” del ajedrez soviético tuviera “sucursales” en muchas partes del mundo. Cada vez hay más federaciones que tienen sistemas muy similares a los soviéticos en sus programas de estudio y se observa cada vez más una formación “académica” en los jugadores occidentales y una proliferación de libros con “enfoque soviético” en idioma inglés. Incluso se han rescatado viejos textos soviéticos de hace más de 50 años y han sido traducidos y publicados en inglés, lo que ha contribuido a disminuir ese empirismo entre jugadores y entrenadores y a la creciente profesionalización responsable de docentes del ajedrez, disminuyendo el que los niños occidentales corran el peligro de no cumplir los sueños que su talento y vocación prometieron a sus ansias. Aunque suene a tango.