28 nov. 2013

Fiebre por estudiar a Carlsen Campeón Mundial de Ajedrez.




Al menos tengo ocho libros nuevos que me han llegado sobre el GM Magnus Carlsen, y parece que vendrán más, pues las editoriales ven como buen negocio ofertar libros con títulos como “Aprenda de Carlsen, nueva estrella del ajedrez mundial” o “El Imbatible Carlsen, prodigio juvenil del Ajedrez”, etc. Por supuesto ya una pequeña editorial me propuso hacer un libro al respecto. Y como tengo mucho material acumulado, ya podría hacer no uno sino varios.
Artículos aquí y allá han aparecido por toda la internet y diversas revistas, muchos de ellos escritos por entrenadores y teóricos muy reconocidos. Realmente me he tomado mucho tiempo estudiando dichos artículos, pues algunos francamente son muy buenos y me han iluminado mucho sobre algunos temas que, o no conocía bien, o no había recapacitado en ellos.
Me habían encargado hiciera una serie de artículos sobre sicología en ajedrez y la parte que esta jugaba en el ajedrez de Carlsen, por ello había recopilado unas 32 entrevistas que le habían hecho a Carlsen directamente, videos de programas en TV y en prensa escrita principalmente, así como 5 a su padre y 11 más a personas que trabajaron con Carlsen, además de 3 artículos dedicados al ajedrez y a Carlsen de analistas especializados en performance del departamento de sicología de la principal universidad a distancia de la Federación Rusa, (nombre oficial de Rusia),y otros 6 de la misma universidad sobre performance y excelencia en deportes individuales.
El caso es que todo en las últimas cuatro semanas ha sido analizar y estudiar partidas de Carlsen y de sus antecesores, como Capablanca y Andersson. Y un poco sobre el GM Agdestein, pues no cabe duda que este entrenador ha estado muy cerca de Carlsen.
Algunas clases de mis cursos ya se han visto influenciadas por la dedicación al tema de Carlsen e incluso he aprovechado ejemplos de su juego y el de Capablanca y Agdestein para ilustrar diversas ideas. Y seguramente, como no he tenido tiempo para ver a otros jugadores, seguiré alimentando las próximas clases, desviándome un poco de lo que ha sido mi fuente habitual, el ajedrez soviético y sus métodos de enseñanza y las de las escuelas derivadas como son la Rusa, la Ucraniana y la Azerí.
¿Qué tan bueno es este boom de libros y artículos sobre Carlsen? El aspecto comercial es positivo pues ya veo niños con libros sobre Carlsen bajo el brazo, aunque la osmosis no es un fenómeno reconocido en el estudio del ajedrez, ya veremos los progresos de estos “sobacos ilustrados”.
El caso es que se están vendiendo, pero para la mayoría es como tratar de entender a Einstein sin tener idea de Newton, pero como Paulo Reglus Neves Freire afirmaba, a veces lo doctoral no es necesario, y creo que aunque no existan sólidas bases de conocimiento previo, como las partidas de Carlsen tienen ese sentido común que hacía accesibles las partidas de Capablanca, es muy posible que capten una buena dosis de instrucción los villamelones que han tenido como tercer o cuarto libro de su vida uno sobre Carlsen, con títulos rimbombantes como “Mozart del Ajedrez” o “El Batman de los Escaques”.
La motivación para leer un libro a veces es más importante que elegir el libro más adecuado para nuestro nivel. Recuerdo que a los 9 años me leí varios libros escritos por Cook sobre sus viajes al Pacífico, donde hablaba de Azimuts y coordenadas, términos de marinería avanzados que, aunque el libro estaba en castellano, me sonaban a chino. Pero a los 11 años parecía aspirante a Capitán de navío y finalmente derive con el tiempo a estudiar navegación más formalmente y he dado muchas conferencias sobre temas navales militares. Esa afición creció y aunque parecía ridículo que estuviera estudiando libros que normalmente eran reservados a especialistas sin haber leído ni un manual básico de geografía, no puedo decir que el tiempo dedicado a ello no fuera útil. Pero con una buena guía ese tiempo habría podido rendir varias veces más frutos. Por ello es muy importante la guía de alguien experimentado para saber que leer, en que orden leerlo y como leerlo. Pero la motivación pesa mucho.
Lo que puedo decir es que afortunadamente Carlsen es muy instructivo y los que influyeron en él, así como sus modelos Capablanca y Andersson, lo son aún más, y el cumplir con las tareas que me encomendaron y que hicieron que estudiase tanto a Carlsen, me dejaron mucho más que lo que tuve que emprender al estudiar a la campeona mundial femenil actual, pues aunque la gran maestra china tiene excelentes resultados, para nada es instructiva, aunque las ideas sobre el ajedrez de varios entrenadores si lo son, y estudiarlos desde el punto de vista de “comprender al enemigo”, si me dejó un acervo de experiencias valiosas, pero nunca como lo que ha sacado de la experiencia “Chennai”.
De los libros sobre Carlsen, recomendaría así de golpe el de Agddestein y luego el de Collins, de artículos los que ha sacado Karpov y Sveshnikov. Pero hay otros que no me han gustado para nada, demasiado comerciales y vendedores de falacias, y estudiarlos sería como examinar el cerebro de Broca. Me quedo con los que estudiaron el cerebro de Einstein, los que disectan con sistemas y muestran, o tratan de mostrar el algoritmo de Carlsen, sobre todo el que utiliza para jugar posiciones de medio juego sin damas, pues es increíble como Carlsen pasa de posiciones de medio juego casi sin ninguna ventaja y en la transición al final logra conformar las cosas de tal manera que ya el final es superior y como la jutía, no suelta la presa.
Se podría hacer un libro con solo posiciones a partir de la jugada 30, y decir: “Carlsen juega y gana a partir de esta posición pareja” Ahora bien, las partidas de Capablanca siguen siendo mucho más instructivas que las de Carlsen, porque como Capablanca enfrentó jugadores de más diverso nivel y a veces mucho muy inferiores a él, podía ejecutar completos sus planes y darnos una buena clase de cómo ganar esas posiciones, mientras que Carlsen, con tanto torneo de élite que juega, sus oponentes muy fuertes no le permiten tanta libertad y no queda muy claro para el que no es experto como fue ganando la partida y la lección así es más oscura. He observado en cambio que muchas partidas jugadas por Carlsen en simultaneas y en blitz son muy instructivas.
El caso es que está de moda estudiar a Carlsen y es una buena moda, siempre que uno no caiga en las manos de los autores demasiado comercializados. Como Bucanero comentó, acuérdese que la piratería no es un mero “delito”, es un necesario truco para la sobrevivencia.