20 jun. 2013

Sobre la conferencia de Kasparov en México.




El 13 de junio de 2013 Kasparov dio una conferencia en  la Ciudad de México en el el marco de las conferencias magistrales que Riskmathics Financial Innovation organiza. Su tema fue sobre el Hombre y la Maquina. Podría titularse “ Oportunidades y Mal uso de las Computadoras”, pues explicó con buen detalle que las computadoras son unas herramientas que, como todas ellas, pueden ser muy útiles o muy dañinas, depende de cómo y para que se usen.
El ser humano es un ser de hábitos y si uno se habitúa a pensar será un ser pensante, pero si se acostumbra a no pensar y a que la computadora decida por uno, se convertirá en compudependiente y prácticamente irracional.
Citó a Picasso: “Los ordenadores son inútiles. Sólo pueden darte respuestas”, enfatizando que no son capaces de formularse pregunta alguna y en esto recordé una frase que repito constantemente a mis alumnos, lo importante en un problema es su planteamiento, no su solución, como dijera Einstein. Muchas soluciones han demostrado, al cabo de los años, ser erróneas, pero el proceso para hallarlas y el planteamiento a los problemas, han sido las piedras donde hemos basado la iglesia de la civilización.
Cuando veo a instructores noveles plantear a alumnos posiciones de ajedrez en que la respuesta depende de una jugada muy específica tres jugadas delante de la posición, les recomiendo que no utilicen esas posiciones para entrenar, pues son como tipo solución de computadora, sino posiciones en que la jugada inicial resalta tras descartar las alternativas, pues lo importante es aprender a eliminar las malas jugadas, no atinar a las buenas.
El ajedrez no se gana haciendo jugadas maravillosas, sino no haciendo jugadas malas.
Kasparov dice que las grandes jugadas que encontraba  en sus análisis de aperturas, como con las que ganó algunas partidas en sus matches a Karpov, tras analizarlas con computadoras poderosas una década después, descubrió que lo que él creía eran grandes jugadas, contenían muchos errores.
Así, cuando analizamos con las computadoras muchas decisiones sobre economía que se hicieron en el pasado por especialistas que creíamos muy acertados, descubrimos que fueron grandes errores, pero el hecho de que así, de error en error, de conocimiento inexacto a conocimiento inexacto, la humanidad ha construido su escalera hacia lo que entendemos es el progreso de la civilización.
Todo es cuestión de apreciación y por eso la realidad parece una fabricación. Es posible que las que creemos son las mejores partidas de ajedrez que hemos jugado, ya analizándolas con las computadoras, resulten que eran una porquería.
Pero el ajedrez es humano y así hay que apreciarlo. Lo importante es como enfrentamos nuestros retos, con que actitud y con que integridad, pues somos responsables de nuestro trabajo, ya los resultados podrán ser inexactos y depender de lo aleatorio,  porque la exactitud de calculo ni es posible, ni es deseable. ¡Que pereza!