26 ene. 2014

El Filosofo Vico y su idea de Ver, Identificar y Comprender para Operar y el Ajedrez.




En las conferencias en San Petersburgo, que aun rescato en grabaciones y tratando de traducir con cuidado, llamaba la atención una afirmación de la Doctora Liudmila Yasiukova, directora del laboratorio de psicología social de la Universidad Estatal de San Petersburgo y  también del centro Diagnóstico y desarrollo de las aptitudes, y que lleva varios años analizando y estudiando la estructura del pensamiento de los escolares de diversos niveles en su ciudad y asegura que lo más importante en la etapa escolar es formar un pensamiento conceptual completo.
Según la Doctora Yasiukova, el pensamiento conceptual está formado principalmente por tres aptitudes.
La capacidad de distinguir la esencia de un fenómeno o un objeto.
La capacidad de ver la causa y pronosticar la consecuencia, y;
La capacidad de sistematizar la información y construir una imagen íntegra de la situación.
O sea, Ver e Identificar, luego comprender, ver causa y efecto. Luego Operar lo observado y sabiendo cual es la demanda de la situación, satisfacerla.
En Rusia y los países más desarrollados según estadísticas de 1998 se afirmaba que. más del 70% de los ciudadanos adultos piensan como los niños: generalizan a base de particularidades y no de rasgos esenciales y no ven la relación causa-efecto. .
Hay estudios posteriores pero no son de acceso al público, pero que son usados por los planificadores educativos.
Pero uno piensa que la promoción de ajedrez donde esas tres aptitudes se ejercitan serían muy útiles.
La Doctora Yasiukova agrega en un artículo:
“Los niños que han desarrollado un pensamiento conceptual comprenden de forma adecuada una situación real y sacan las conclusiones correctas, no se puede decir lo mismo de aquellos que no lo han desarrollado.
Estos también se muestran seguros de la veracidad de su visión de la situación, aunque esto es una ilusión que se aleja de la realidad.
Sus planes no se cumplen, ni tampoco sus pronósticos, sin embargo ellos creen que la culpa es de las personas y circunstancias que les rodean, y no de su incorrecta comprensión de la situación”.
Es interesante examinar los tests que se realizaron y que dieron base a estas afirmaciones.
Un ejemplo de estos es el siguiente: a los niños de seis-siete años se les propone lo siguiente:“Periquito, paloma, pájaro, ruiseñor, pato. ¿Cuál de ellos sobra?” Según la especialista, incluso algunos adultos responden 'pato', alegando que pájaro implica algo pequeño y un pato tiene un tamaño mayor. Yasiukova señala que esta respuesta se da si en su consciencia está arraigada la imagen de un pájaro como algo pequeño y ellos entienden esta imagen como algo universal.
Según la investigación mencionada más arriba, menos del 20% de la gente es capaz de determinar una relación causa-efecto.
“Únicamente aquellos que han estudiado ciencias naturales y técnicas han aprendido a identificar los rasgos esenciales de algo, así como a categorizar y establecer una relación causa-efecto.
Este tipo de personas no abunda entre aquellos que deciden el curso del desarrollo de la sociedad. Entre los consultores políticos existen psicólogos, filósofos, pedagogos, en definitiva, personas con un pensamiento conceptual no muy desarrollado, pero que poseen el don del habla y saben vender sus ideas en bonitos envoltorios”, explica Yasiukova. 
Cuando uno piensa en los libros de ajedrez, puede llegar a descubrir que la mayoría de los no conocedores compra los libros por sus portadas. En torneos de ajedrez observó a los que compran libros en los puestos que los organizadores rentan y me llama la atención que los peores libros son los más vendidos, sobre todo de aperturas, y llega a uno a la conclusión que todavía las cuentitas de colores impresionan a algunos. Lo importante es la portada al parecer.
Muchas cosas que dice y escribe la Doctora Yasiukova nos resalta a los ajedrecistas lo mucho que la práctica del ajedrez puede hacer en las escuelas:
La doctora expresa que no es posible adquirir un pensamiento conceptual a partir de la vida cotidiana.
“Este tipo de pensamiento se desarrolla mediante el estudio de la ciencia, ya que la ciencia está construida en base a un principio conceptual: sobre estos conceptos básicos se construye la pirámide de la ciencia.
Así es la pirámide conceptual.
Y si salimos de la escuela sin un pensamiento conceptual, cuando en la vida nos encontremos con uno u otro fenómeno, no podremos interpretarlo de manera objetiva, sino que actuaremos bajo la influencia de las emociones y de nuestras ideas subjetivas.
Como resultado, las decisiones que tomemos en base a una interpretación tan poco real de lo que sucede no serán las adecuadas.
Y esto lo vemos en nuestra vida. Cuanto más alto en la jerarquía social figura una persona, mayor es el precio que debe pagar por sus interpretaciones y decisiones no objetivas. Y si no lo creen, vean cuántos programas se aprueban que no acaban en ningún resultado”, comentó Yasiukova.
En Ajedrez aprendemos que si no interpretamos adecuadamente lo que importa en una posición, no jugaremos lo adecuado y la derrota nos lo confirmará, máxime si seguimos los pasos recomendados de analizar nuestras derrotas para aprender de ellas.
La interpretación de la situación, el Ver, Identificar, Comprender y entonces Operar, se desarrolla en ajedrez cuando logramos razonar en ajedrez, lo que no siempre se logra, pero el continuo intentar, nos hace cada vez más cercanos a lograrlo. Si un escolar hace decenas de veces ese intento, por ejemplo jugando ajedrez cotidianamente, tendrá más posibilidades de pensar para actuar que un niño que no ha tenido esa oportunidad de ejercitarse.