12 jul. 2017

NO LA VI Y NO ME DI CUENTA, PROBLEMAS BASICOS DEL AJEDRECISTA.




Ver las jugadas parece ser lo que más requiere un ajedrecista para tener éxito. A menudo se les extravían las piezas, o no se DA CUENTA de las amenazas del enemigo. Si cada uno hiciéramos una estadística sincera de cuantas partidas perdemos por un No la Vi o un No Me Di Cuenta, habría que culparles del 90% de las derrotas.
Entonces ¿Por qué no se trabaja duro en ello? Parece que la tecnología, el estudiar partidas en las pantallas de una computadora, o ver videos de clases de ajedrez, ha contribuido a esta “Obnubilación Mental”. Otrora era por estudiar libros con piezas en un tablero, pero ahora parece que el mal se agrava por tanto uso de pantallas y ver las jugadas una a una visualmente, no en nuestra mente como antaño. Luego encima, cuando se quiere checar una variante, ponemos a trabajar el “engine”, el motor de un programa que nos proporciona respuestas a todo. Einstein decía que lo importante no son las respuestas, son las preguntas.
¿Cómo resolver esto? Con diagramas cada un cierto número de jugadas, usar esos diagramas en lugar de las piezas y el tablero, y avanzar de diagrama a diagrama, distanciados uno del otro por unas tres, cuatro o cinco jugadas y así habituarnos a ver “con la mente”. Con esa práctica, y otras apoyadas por fórmulas, algoritmos, “El No la Vi”, o el “No Me di Cuenta”, aparecerán menos a menudo en sus partidas.
Al dar clases a sus alumnos, por favor, no use pantallas y cosas visuales que muestren jugada, mejor rotafolios con diagramas cada cuatro jugadas y recomiéndeles estudiar los libros sin piezas y tableros. Es más trabajo y mejor entrenamiento….
Por mi parte, yo en mis clases siempre uso diagramas, no ando moviendo piezas ante los ojos del alumno, los obligo a usar su mente “Para Ver”. En la URSS y Rusia hicieron decenas, sino cientos de libros, de puros diagramas, ejercicios y test con ellos, así lo hacen entrenadores e instructores de todo nivel, para que los alumnos “Vean” con la mente las jugadas. Copie los modelos de éxito y salga de su zona de confort…