23 ago. 2019

¿POR QUÉ A LA UNION SOVIETICA, CON MUCHOS RECURSOS DEL ESTADO, LE TOMO 40 AÑOS INTRODUCIR EL AJEDREZ EN LAS ESCUELAS?


Dicen los de mente empresarial que hay que seguir los modelos exitosos. En las sociedades en que lo rentable es lo importante y no lo que beneficia a la mayor parte de la comunidad, se ha pretendido “vender” servicios al estado, el famoso “outsourcing” en donde hasta la educación parece ser una mercancía, se ha puesto de modo proponer que el ajedrez entre a las escuelas, vendiendo ajedreces, relojes de ajedrez y mucho personal con esquemas estilo “Estafa maestra”, donde por la via outsourcing el dinero gubernamental se empleaba a través de terceras personas a “apoyar” a la comunidad. Ahora la ley es que ya no se necesitan intermediarios y el dinero va directo del estado a la comunidad sin pasar por organizaciones, empresas, fundaciones, sectas, etc, Ya no hay “filtros” que cobran su intermediación.
¿Pero como fue en la Rusia después de la revolución, tras el establecimiento del país más grande del mundo, la Union Soviética?
Ya por decisión de los máximos dirigentes y por gestión de diversos intelectuales y científicos cercanos a Lenin y a Stalin, se decidió que el ajedrez debía enseñarse a los trabajadores y a los niños. Para los primeros se crearon secciones de ajedrez en sindicatos y las instituciones del deporte que atendían a los obreros y campesinos, para los escolares se crearon centros de capacitación de instructores y casas de Pioneros, círculos infantiles abiertos a todos los niños. Poco a poco en las escuelas se dieron clases de inducción e introducción al ajedrez en las aulas, y la canalización a las casas de Pioneros de los niños más interesados.
En base a los principales jugadores del país, que tuvieran nivel académico, se hicieron cursos multiplicadores. Los mejores jugadores de Rusia que tenían estudios universitarios fueron contratados como profesores capacitadores y se planteo a los sicologos y pedagogos más importantes del país a que realizarán un estudio de como enseñar ajedrez de manera que los alumnos pudieran desarrollar al máximo su potencial competitivo. Se buscaba hacerlos más que competidores, competentes, pero también era importante no solo que jugasen bien, sino que pudieran llegar al máximo nivel competitivo mundial para ser muestra de lo que una sociedad socialista pudiera hacer y vencer al capitalismo siniestro en donde unos tienen mucho pan porque hicieron harina de los demás.
Se decidió invitar a los mejores jugadores del mundo a un Torneo con grandes premios y aprovechar su visita a Rusia para hacerles estudios y analizar como jugaban ajedrez para copiar y adaptar los modelos exitosos y hacer programas de cursos y difundirlos por todas las Rusias, por toda la Unión Soviética. 
El evento se hizo en 1925 y ya que se diseño el método de estudio, comenzó a emplearse por toda la URSS. Primero participaron 10 mil niños, ya para 1927 eran 40 mil, para 1935, 300 mil, para 1950 , después de la segunda guerra mundial ya participaban 2 millones de niños, gracias a que estaban capacitados unos 20 mil maestros.
Cada instructor de instructores se formaban en un curso de 600 horas, y ellos a su vez daban cursos de 40 horas en dos etapas de 20 horas a profesores de educación básica que tenían la tarea de enseñar a cada niño un pequeño curso de 10 horas en un semestre y después organizar actividades y a los más interesados canalizarlos a las casas de pioneros en donde los instructores de instructores los atendían, un 5% de los escolares a lo máximo.
Pero no en todas las ciudades era uniforme la manera de trabajar, había muchos altibajos en cantidades y calidades.. Surgieron escuelas regionales y locales, Así más que la Escuela Soviética de Ajedrez, había que hablar de la Organización Soviética de Ajedrez. Pero había una regla, cada centavo era controlado por el gobierno y se etiquetaba a entidades gubernamentales.
En otros países los ajedrecistas piden dinero al gobierno y particulares lo manejan. Así surge la posibilidad de la intermediación y la corrupción. Hay países donde en torneos masivos por cada 50 jugadores contratan un arbitro. En la URSS los árbitros eran empleados estatales y uno atendía 150 jugadores sin ningún estipendio especial. No eran contratados por federaciones o fundaciones, sino por el gobierno y asi los tamices y filtros eran rigidos.  Y aun así, con millones y millones de pesos, a la URSS le tomó décadas cumplir sus metas en el ajedrez.
Pero la experiencia de muchos países es que cuando intervienen particulares, se pierde más del 50% del dinero que el gobierno aporta, y que muchos particulares con pretextos de empresas, fundaciones y asociaciones civiles, “huacicolean”, y generalmente son dirigidas por personas que no pasan por filtros, excepto el amiguismo y el  “moche” y para eso no necesitan capacitación. Les sale natural. No aportan al ajedrez, extraen del ajedrez, vendiendo cuentas a los nativos.