28 ago. 2019

SECRETOS PARA MEJORAR DE DUGLY A KRAMNIK Y METODO “GENEVA”


Geneva (Ginebra) es una ciudad suiza de habla francesa, a orillas del lago Léman, situado al norte de los Alpes que es prácticamente la frontera entre Suiza y Europa. Cerca de ahí en Chens Sur Leman, Francia; Kramnik se reunió con los seis jugadores jóvenes más talentosos de la India y algunos entrenadores, en un campamento de 9 días de instrucción de ajedrez.
Inicio Kramnik con una plática sobre la teoría de la sopa.
A.- La teoría de sopa de Kramnik
"Todos ustedes tienen que preparar su propia sopa", Kramnik dijo en el primer día del campamento. Los jovencitos estaban perplejo. ¿No estamos aquí para aprender sobre el ajedrez? "La sopa ", Kramnik apunto, “ Es sobre su proceso de razonamiento  en el ajedrez”
La idea es que cada jugador de ajedrez tiene su propia receta para hacer su propia sopa. La clave es ir refinando la receta constantemente para hacer la mejor sopa posible. Ir registrando cada cosa que le pone y probar y anotar como le supo, hasta dar con la receta ideal.  Y en el proceso uno debe asegurarse de que se usen los  ingredientes más finos.
Si se reflexiona en esa teoría se advierte su profundidad. Probar y mejor la sopa constantemente con el propósito de que uno logre la mejor versión, el mejor producto final.
Lo mismo es con el ajedrez. El proceso para elegir la jugada adecuada, el proceso de reflexionar se hace a partir de la habilidad táctica la perspicacia de lo que se trata en la posición, del “Darse Cuenta”, conjuntando todo en lo que denominamos las destrezas para tomar decisiones. Hay que sumar los conocimientos del final, la habilidad de controlar sus nervios y muchas cosas más.
Uno tiene que seguir trabajando en todos esos elementos para crear un producto final de excelencia.
En el proceso mientras esté haciendo su sopa, tiene que asegurarse de que usa buenos ingredientes para hacer  que su sopa sepa mejor. Los teóricos de la calidad, dicen que cada elemento debe ser de calidad, tanto en los insumos, como en el mismo proceso.
 Por lo tanto, es crítico que utilice buenos libros, use buen software y que todo material en general sea de buena calidad.
Porque si usa ingredientes de menor calidad, con seguridad su sopa tornará a ser de una calidad inferior.
El tener presente la teoría de la sopa de Kramnik, es que tiene como beneficio adicional es que uno realmente no se centra sobre el resultado sino que está pensando cómo puede mejorar su trabajo como un jugador constantemente.
Spassky gustaba de usar la frase de “Soy responsable de mi trabajo, no de mis resultados”.
A veces el resultado de una partida depende de factores extra ajedrecísticos, incluso del azar, de cosas que no todas dependen de uno, pero nuestro trabajo depende de nuestro esfuerzo, nuestra dedicación, de factores bajo nuestro control, no depende de los demás, sino de nosotros mismos.
Hacer nuestra propia sopa, es  importante porque no todos aprendemos y pensamos de manera igual, tenemos que usar modelos, si, pryomes, patrones,etc; pero debemos hacer nuestras adaptaciones, porque tenemos nuestra individualidad y eso influye en todo.

B: Estudio versus jugar en torneos.
Éste es un tema muy interesante y polémico. Debido a que hay tanta información que tiene que ser aprendida para mejorar en el ajedrez, aparecería que el estudiar ha sido ponderado más en exceso que jugar partidas de torneo.
Cada uno tiene su medida personal y hay que encontrarla por prueba y error, registrando lo que hacemos y no hacemos para hallar nuestra “propia sopa”..

En la actualidad, usted puede practicar sus aperturas recién aprendidas, practicar los planes, e ideas fácilmente contra competencia muy fuerte en línea, sin incluso necesariamente revelar su identidad.
No se ve realista  sólo estudiar hasta el momento de un torneo importante y luego pasar a vencer a todo el mundo con una variante de apertura recientemente inventada y que  nunca la hemos podido jugar antes.
La perspicacia táctica que nos ayudará a superar nuestros puntos de elo , requiere un entrenamiento constante.
La proporción entre jugar, estudiar y entrenar, no tiene respuesta general
Mi idea es que esto es simplemente individual.Y es muy provechoso probar diversas medidas hasta encontrar la nuestra.


Algunas personas tienen que jugar para interiorizar sus conocimientos. Es casi como si una partida del torneo que enfoca todos nuestros sentidos y habilidades al máximo, es la clave necesaria para acceder realmente a la información aprendida
Además de la pasión y la dedicación, jugar los correctos tipos de partidas, y practicar blitz, desarrollar el ojo táctico y estratégico es muy importante. Mientras mas pronto empiece mejor y pienso que la táctica esta conectada a la habilidad de uno de calcular cifrass rápidamente. Un ejercicio bueno es restar sumar, y multiplicar cifras mentalmente, asi como leer libros de ajedrez sin usar piezas y tableros.  Todo eso mejora el musculo del cerebro que se usa para calcular variantes tácticas.
Con el surgimiento de las calculadoras se perdió la necesidad de calcular y eso debilita nuestro cerebro por falta de ejercicios y retos. Necesitamos entrenar constantemente, resolviendo posiciones que requieren cálculo de variantes,
Desarrollar el ojo estratégico y la habilidad para hacer evaluaciones y balances estratégicos, es un factor esencial para el éxito. Identificar estructuras de peones características, conocer las opciones de planes y ejercitarse en su implementación, serán factores esenciales de éxito.
Para desarrollar el ojo estratégico hay que analizar partidas de grandes maestros, tratando de identificar características de una posición y observando como los grandes maestros planean sus acciones y analizando como lo implementan, tratando de hallar cuales son las demandas de cada posición y ver de que manera las satisficieron.
Una colección de partidas de Botvinnik comentadas por él es muy instructiva para aprender a identificar patrones y estructurar planes, Botvinnik en muchas partidas estaba jugando con  adversarios notablemente más débiles, los errores que aparecieron fueron castigados de manera especialmente instructiva, ya que los
Planes de Botvinnik se cumplían, muchas veces por pasar inadvertidos por sus oponentes.
En general es más fácil aprender de partidas donde uno de los jugadores es aproximadamente 200 punto de clasificación más fuerte que su adversario, porque la partida se  decide por golpes amplios y notorios y no por matices aparentemente insignificantes.
Lo mismo puede decirse de las partidas de Capablanca.
En el siglo XX los grandes maestros jugaban más torneos mixtos, no solo de elite, y GMs jugaban contra maestros internaciones y maestros nacionales y la diferencia de fuerza producía partidas decisivas con planes más claros, que en las partidas entre dos jugadores de élite. Había mas errores y eran más instructivos los castigos al estudiarlos.