20 oct. 2009

El ajedrez en la Televisión, aparición esporádica.









Tras la era Fischer, el interés de la televisión comercial se fue desvaneciendo. En algunos países la enorme cantidad de espacio que dio la televisión en la era Fischer dejó algunas secuelas. No podía desaparecer de las pantallas así de pronto. Quedaron muchos programas por un tiempo, pero poco a poco el ajedrez fue deslizándose a la televisión cultural, donde lograría un nicho más pequeño, menos visual pero mucho más duradero.
En la Televisión pública de Estados Unidos, que se mantiene con aportaciones civiles, se transmitieron programas de comentarios y entrevistas con audiencias muy limitadas, entre 20 000 y 30 000 espectadores, ya no los 15 o 16 millones que veían ajedrez en TV durante la era Fischer. Pero se ha logrado mantener hasta la fecha con producciones modestas sin prácticamente presupuesto.
En México la televisión comercial dio nuevamente espacio en su canal principal durante los meses del match Karpov contra Korchnoi en 1978. Aunque no en un horario tan privilegiado como el de De Winter, tuve oportunidad de contar con más tiempo de transmisión, aunque con una audiencia varias veces menor. Se calcula que mis comentarios diarios en TV los veían unas 100 a 150 mil personas.
Eso dio bases para que la Universidad Nacional Autonoma de México incluyera en sus programas de Fundación Universidad una serie de 32 programas que denominábamos “Ajedrez y Educación”, de una media hora cada uno, basado en charlas en vivo primero y luego filmadas, pero con casi nada de producción y nada de presupuesto. Tanto mis comentarios en 1978 como la posterior serie no consistía en más que una persona hablando con un tablero de ajedrez demostrativo al lado. Casi sin imágenes de fotos, ni ningún elemento de apoyo.
En el caso de De Winter tampoco había más que eso. A veces pasaban breves filmaciones del match de Reykjavik, ya que había que pagar costosos derechos por la transmisión. Un agregado me permitió intervenir en los programas de De Winter, fui traductor de ruso a español en una entrevista telefónica al GM Nikolai Krogius, psicólogo de Spassky. No fue muy trascendente mi intervención, pues dos años después al conocer personalmente a Krogius me costó hacerle recordar nuestra “Charla” periodística y sólo después de un rato recordó bien de que hablamos.
Muchos años después, casi 15 años más tarde si se logró una producción en TV más formal de una serie de televisión de ajedrez en México, con actores, producción profesional, sets, filmaciones exteriores, etc; con un costo de más de 400 mil dólares de producción: “El Juego es Pensar”, que lideramos el señor Manuel Vega López de Llergo, fundador de FENAMAC y yo, como coordinador técnico de ajedrez, con un curso completo de ajedrez, con la idea de transmitirla por televisión satelital a todo el país por la televisión educativa y también por la red especial de “Telesecundarias” Esa serie es prácticamente única en el mundo de habla hispana, pues las transmisiones cubanas de enseñanza del ajedrez son básicamente un profesor con un tablero y nada más, sin producción.