25 jul. 2015

Cambiar la manera de razonar en ajedrez, la clave.



En el ajedrez, como en toda actividad humana en que exista la competencia, para superarse se requiere constantemente reinventarse, ya que lo único constante es el cambio.
La modificación principal que requiere hacer un ser humano en su continuo reinventarse es cambiar su manera de razonar, siendo siempre crítico sobre su pasado y presente para llegar al futuro. Monitorearse a si mismo para conocerse bien y asi poder establecer el cambio más deseable.
Los entrenadores militares de la Europa Central que tuvieron que formar las huestes que detendrían la amenaza turca sobre los reinos cristianos, llamaban a esta necesidad de cambio constante en maneras de pensar y accionar militarmente “La Ley del Cárpatos”. Decían que había que registrar todo lo que se entrenaba y asegurarse que cada cierto tiempo se hicieran cambios radicales y que se vencieran límites que anteriormente parecieran invencibles. La Ley del Carpatos es que todos los días se traspasará un límite, se venciera una barrera.
Después de que los turcos no pudieron tomar la ciudad capital clave de Viena, poco a poco fueron obligados a salir de Europa y las enseñanzas de los militares del Cárpatos llegaron a expandirse en los países que hoy conocemos como Rumania, Moldavia, Hungría, Rusia, Ucrania, las regiones de población eslava de los Balcanes y llegó hasta el Cáucaso.
El gran entrenador Makagonov en sus clases y escritos de sus clases en Bakú,  hacía mucha referencia a la Ley del Cárpatos.
Las maneras de razonar en ajedrez han cambiado constantemente, aunque en algunos países de occidente algunos se aferran a los ortodoxos Steinitz y Tarrasch decimonónicos, que eran anteriores a concepciones de relatividad de Einstein y que el campeón Emanuel Lasker afirma en su libro de “Como Viktor llegó a ser maestro”, terminarían acabando con el reinado del juego posicional estricto.
En diversos cursos impartidos en diversas ciudades he notado que el problema principal de los ajedrecistas participantes era una falta de sistematización en su manera de pensar, que se evidenciaba con una desorganización mostrada al jugar. Lo más crítico es que los que tomaban cursos de instructores también mostraban desorganización y falta de programas al enseñar a sus pupilos, lo que es muy preocupante.
Mis cursos via email se han ido modificando mucho con los años y muchos conceptos que vertí en mis lecciones del sitio Internet “El Juego es Pensar” que se hacía bajo los auspicios de la Secretaría de Educación Pública de México y que también con mi autoría se difundió en España, principalmente en Extremadura con la Fundación Ruy López, los he tenido que modificar, pues de acuerdo a la Ley del Cárpatos requiero renovarme constantemente, aunque a veces redescubro métodos que eran ya oficiales en la URSS en los años 40s del siglo XX. Y es que para renovarse vale el meterse de lleno en textos antiguos. Mis investigaciones sobre la manera de abordar el ajedrez que tenía el GM Carlos Torre Repetto durante su estancia en Leningrado y la manera en que influyó en la enseñanza de la manera de pensar en ajedrez en esa ciudad que hoy se ha vuelto a denominar San Petersburgo, me hicieron ir a las raíces históricas de los métodos soviéticos ante la sorpresa de que un mexicano hubiese tenido tanto que ver en como se enseñaba el ajedrez a generaciones posteriores de una ciudad a mas de diez mil kilómetros de su tierra natal y cuando el GM Torre sólo tenía veintiún años. Auténtico Kukulkan en tierras del norte de Rusia.
Lo mismo se puede decir del “sureño” Makagonov que desde Bakú, en el Caúcaso, influyó en el ajedrez de ese mismo San Petersburgo y de Ucrania, Georgia, Latvia y Belarús, cuando sus alumnos como Chepukaitis, Leonid Stein, Gufeld, Chebanenko., Bagirov y otros regresaron de hacer su servicio militar en la base aérea de Bakú y llevaron las enseñanzas de Makagonov por toda la URSS.  Aquel gran entrenador confesaría que muchas de sus enseñanzas las tomó de los carpatianos cuando a su vez se preparó en lejanas tierras para regresar al Caúcaso, donde como un sol se irradió en lo que es el ajedrez de hoy de Armenia y de Azerbaiyán.
El caso es que mi tema preferido en los cursos presenciales es mostrar los temas de razonamiento y muchos de los que han tomado los cursos han expresado que han logrado cambios notables en su desempeño y, sobre todo, en su comprender el ajedrez.
A solicitud de varios lectores estoy organizando un curso vacacional intensivo de preparación para el evento de Oaxtepec. Se realizará en el Club Omnichess de la Ciudad de México los días 30, 31 de julio y 1 y 2 de agosto. Constará de 18 horas de instrucción, el costo es de $500.00. Informes en chesscom@hotmail.com