8 jul. 2015

El desarrollo de cualidades humanas y el progreso en ajedrez.




Se habla mucho de cómo el ajedrez puede ayudar en el desarrollo personal, pero hay que hablar también de cómo es importante para avanzar en ajedrez el desarrollo personal.
Uno de los aspectos más importantes, sino es que es el más importante, para el progreso en ajedrez es el cultivo de ciertas cualidades personales.
A través de mi experiencia, cada vez se me hacia más notoria la importancia de este cultivo tras haber compartido torneos tanto con personas que lograron avanzar mucho en ajedrez como con quienes se estancaron.
Los que progresan tienen ciertas cosas en común que yo creo son las que los han catapulteado en sus avances. Los que se estancaron también tienen ciertas cosas que los han llevado al auto sabotaje.
La literatura de ajedrez elaborada en Europa Occidental y América no es particularmente rica en tratar esos aspectos del desarrollo del ajedrecista, tal vez por asumir que las personas que leen y estudian libros de ajedrez ya tienen consigo cierto desarrollo de esas cualidades personales, o que las irán cultivando conforme practiquen ajedrez.
Además de escudriñar en la literatura de Europa del este y de los países del Cáucaso, como Armenia, Georgia y Azerbaiyán, he tratado de coleccionar literatura sobre las experiencias de entrenadores de deportes y libros de desarrollo personal para trabajar en esos aspectos.
Unos primeros ensayos de reunir ese material y ponerlo de manera que pudiese ayudar a los ajedrecistas de habla hispana fueron mis dos libros en edición electrónica “Guía para padres e instructores de ajedrecistas” y “Ajedrez y Desarrollo Humano”, que si bien fueron populares y de cierto éxito económico (se vendieron entre 400 y 500 ejemplares de cada uno, y como había poco costo de producción, fueron ganancias netas superiores a los que pagan las editoriales de libros impresos por escribir un libro tradicional), realmente influyeron en menos jugadores que mis cursos via email.
Desde los cinco años que han pasado entre que escribí esos libros y los más de 10 años del material que publiqué en TV y en Internet de los cursos “El Juego es Pensar”, muchísimo material nuevo he podido reunir sobre esos temas.
Pero observo que aunque mucho material es relativamente fácil de conseguir en Internet, pocos ajedrecistas mexicanos han tenido contacto con el y mucho menos lo han usado.
En cursos donde he tenido contacto con más de 100 ajedrecistas estudiosos, que es un buen número tomando en cuenta que no pasan de 2000 los competidores constantes en torneos de ajedrez en México, o sea 1 de cada 20; no puedo contar más de 10 que están pendientes de estos aspectos. Lo mismo puedo decir de instructores, donde he trabajado con unos 40, de quizás 200 que laboran en todo el país.
Por eso me parece que es una asignatura pendiente del ajedrez mexicano, el trabajar en las cualidades personales para desarrollarse en ajedrez.
Es un tema que habrá que retomar varias veces más adelante.