3 sept. 2015

Aprendiendo de los entrenadores, una fuente inmejorable de reglas prácticas.





Hace algunos años coleccione algunas entrevistas hechas a jugadores internacionales en donde se les preguntaba cómo había sido su carrera en sus inicios y quienes habían sido sus mentores, desde el primero hasta llegar a sus entrenadores para competencias internacionales.
Asi hice un primer libro de lo que sería una serie, pero quedó en un “Aprendiendo de los entrenadores 1” y ya.
Pero reuniendo grabaciones de sesiones de entrenamiento, recolecté una serie de consejos que entrenadores famosos dan a mitad de sus sesiones, resaltando las que repiten constantemente a sus pupilos y realmente acopie material muy valioso.
Luego a varios grandes maestros y maestros amigos personales les pregunte sobre consejos que más les habían repetido sus mentores y trate de armar una serie de reglas prácticas basadas en esos dichos, lemas, refranes, consejos; que repetían una y otra vez famosos entrenadores y algunos no tan famosos pero que han sido fundamentales para el avance de grandes jugadores jóvenes prometedores.
Creo que todos los cronistas de ajedrez entrevistan a jugadores principalmente, pero hay algunos que han entrevistado a entrenadores de varios niveles, así que a través de los años muchas entrevistas valiosas se han publicado y ahora con la facilidad del internet las he ido recabando de artículos de revistas, sitios web, citas en libros, etc. En total creo tener casi dos mil entrevistas. Hay ciertos patrones que se repiten y hasta es fácil detectar los entrenadores originales de los entrenadores.
Es como una rama, que puede ir en algo como esto: Ebralidze pasó a Petrosian algunas recomendaciones, este a Roshal, Roshal a Dvoretsky, Dvoretsky a Dolmatov, Dolmatov a jugadores del siglo XXI. Ebralidze lo tomó de cursos impartidos en la URSS allá por 1940 y de ahí viajamos setenta años hasta llegar a 2010 y ver una misma frase.
Eso pasa desde hace siglos. Por ejemplo Rubinstein, de Polonia aunque nacido en el Imperio Ruso, pasó ideas a Tartakover, este a Najdorf, de ahí cruzo el Atlántico hasta Argentina y llegó a Fischer al inicio de los sesentas y Fischer repetía frases que originalmente venían de Rubinstein, pero que publicó Salwe antes que Rubinstein jugará ajedrez y que escribe que la tomó de Dufresne.
En pocas palabras, el derecho de autor no puede existir en ajedrez donde las ideas y recetas pasan de un lado a otro.
Entre las cosas que sostengo en mi libro sobre el GM Carlos Torre, es que muchas de las ideas que fueron básicas en la enseñanza del ajedrez en la URSS fueron tomadas del maestro mexicano y que, sin duda, durante décadas se le consideró modelo y pilar de la filosofía soviética del ajedrez.
Hay nombres no muy conocidos pero que son básicos para entender la evolución de la metodología del entrenamiento del ajedrez. Modell, Makogonov, Ebralidze, Kart, Koblentz, Romanovsky, Rabinovich, Lisistsyn, Skripchenko, Platonov, Sakharov, Nikitin, Igor y Alexander Zaitsev, Zeljandinov, Mukhin, Ragozin; quizás sean mucho menos sonados que Botvinnik, Kotov, Averbach, Euwe, Alekhine, Lasker o Capablanca; pero sus contribuciones a lo que entendemos por caminos o maneras de superarse en ajedrez no fueron menores.
Por eso es que el tema de “Aprendiendo de los Entrenadores” puede ser tan rico como “Mis mejores partidas” de autoría de un gran maestro.
Reunir frases y consejos de jugadores ha sido la base de al menos unos cuatro libros, todos muy interesantes por cierto, como el “Lo mas sabio que se ha dicho en ajedrez” de Soltis, o “Máximas de John Collins”, etc. Pero mi idea es un poco más allá, examinar lo escrito y lo dicho en las sesiones mismas de los entrenadores, lo que decían a sus pupilos una y otra vez. Me parece una fuente valiosísima y que hay que rescatar, sobre todo de los entrenadores de la era soviética, de hace más de dos décadas.