7 ene. 2010

Capacitarse en Ajedrez.


Todo el mundo está de acuerdo en que estudiar, superarse, aprender, es la única forma de lograr objetivos cada vez más complejos y de obtener mejores resultados en cualquier gestión humana inteligente.
José Martí Pérez concretó la existencia de esta escala ascendente interminable del saber cuando escribió: “Saber leer es saber andar, saber escribir es saber ascender.”
Cuando algo falla en una organización, como puede ser una federación de ajedrez, o una asociación o un club, seguramente es que se descuido la formación de cuadros, la capacitación.
Muchos libros escritos por el Comandante Ernesto Guevara de la Serna, el “Ché” son muy conocidos y leídos, pero el que escribió titulado “Manual para administradores de fábricas” es uno de los menos conocidos.
Ahí existe un tema que se titula “Tareas fundamentales del año 1964”:
“Como información se relacionan a continuación las tareas fundamentales establecidas por el Ministerio de Industrias para el año 1964:
1. Análisis Económico y de Costos.
2. Disciplina Financiera.
3. Inventario de Fondos Básicos.
4. Control de Inventarios.
5. Normas de Trabajo y Escala Salarial.
6. Inversiones.
7. Mantenimiento.
8. Capacitación.
En este manual, el “Ché” cita a Orlando Carnota que dice: “Elevar constantemente el nivel de calificación de los cuadros de manera que puedan desempeñar con mejores posibilidades sus funciones actuales y se preparen para ocupar en el futuro responsabilidades superiores.”
En la tarea de capacitarse debiera estar metido todo el mundo, pues así como dinero llama dinero, la suciedad trae suciedad, la violencia engendra violencia, la falta de capacitación engendra falta de capacitación.
En un discurso muy citado, Fidel Castro el 30 de abril de 1988 decía:
“Ese ciudadano, cuando va a la escuela, quiere que a su hijo le den las mejores clases del mundo y la mejor educación del mundo. Cuando va al hospital quiere que el diagnóstico sea el mejor del mundo y el tratamiento el mejor del mundo. Si va al béisbol quiere que el juego sea perfecto y disfrutar de un juego perfecto. En cambio, luego, cuando él tiene que brindarle un servicio a otro ciudadano, o trabajar en uno de esos servicios, no se preocupa de prestar el mejor servicio. Y esa es una cuestión de cultura, de cultura.”
El Comandante Ernesto “Che” Guevará dijo que la calidad es el respeto al pueblo.
Todos somos integrantes de este pueblo. Es una obligación de todos ser exigentes con la calidad. Hay que crear métodos, sistemas, que propicien la manera de alcanzar este objetivo.