19 ene. 2010

La Clave para el desarrollo del ajedrez en toda comunidad: la formación de Cuadros.



Las organizaciones del ajedrez son de una calidad igual a la de los colaboradores menos preparados, lo que explica en buena parte lo accidentado de la gestión de algunas directivas.
Por eso es importante en preparar sus cuadros para integrar colegios con personal preparado en las áreas donde se da servicio a la comunidad, y que por lo tanto hay que tender a su profesionalización, tanto en superación de desempeño, como en su retribución al trabajo, me refiero a áreas como:
Instrucción y enseñanza del ajedrez.
En organización, promoción de eventos y gestión de fondos y apoyos ante diversas onstancias.
Arbitraje de eventos.
De esa manera los servicios brindados serían de calidad y así se aumentaría la afiliación a la organización, fortaleciéndose en consecuencia.
En las áreas donde interviene personal voluntario, como la dirección de la organización cuando esta sea civil y no empresarial, es importante en que se preparen para realizar una mejor gestión y canalicen mejor su actitud altruista.
La gestión de apoyos gubernamentales requiere de conocimientos y preparación. Saber como funcionan las instancias relacionadas con presupuestos, conocer su normatividad, sus tiempos y alcances; es muy importante para que los funcionarios de todos niveles “no les den la vuelta” o los toreen, o peor “los chorien”.
La opacidad, o sea la falta de transparencia en el manejo de recursos gubernamentales es lo que más desanima a los ajedrecistas respecto a sus organizaciones. La falta de democracia directa, disfrazada de democracia representativa, donde directivos de clubes eligen a la dirigencia de una liga o asociación, hacen nebulosos las obligaciones y los derechos de los afiliados, tanto en la toma de decisiones como en el acceso a los beneficios derivados de los apoyos oficiales, alejando a los potenciales afiliados y decepcionando a los que ya lo son, que buscarán pronto el no seguir afiliados a organizaciones oscuras.
La manera de hacer transparente la gestión no es tan fácil como pareciera, se necesita cierta preparación, y ya que los directivos alcanzan sus puestos de diversas maneras, muchas muy aleatorias, muchas veces no son transparentes en su gestión más por incapacidad en la preparación de informes y su difusión que en malas intenciones.
El caso es que si a veces es difícil tener una escuela de instructores y una de árbitros, una de directivos, por más light que fuera, casi siempre escapa a la programación presupuestal, y de manera mucho mas rara alcanzará un lugar una escuela de “dirigentes”.
Con toda esa chabacanería, improvisación y más buena voluntad que capacidad; no se puede esperar el desarrollo de la actividad del ajedrez en una comunidad.