3 may. 2012

Lo de Ecuador es como lo de Houston tenemos un problema.


¿Qué pasó en Ecuador? Parece sumamente injusto que un esfuerzo como el que hizo un MI de Costa Rica para hacer una norma de GM tenga como premio un resultado que ni para el rating sirva.
Con personajes como el MI Javier Ochoa y el AI Jorge Vega Fernández a quienes conozco desde que en los años 80s del siglo XX convivíamos en muchos eventos en Cuba, se me ocurrirían todo tipo de cosas, como una convivencia difícil de una agrupación Iberoamericana y una Confederación de las Américas. Bisné es Bisné, como dicen en La Habana. Esperaba más fácil que el evento internacional de la UNAM de 2010 tampoco recibiera reconocimiento FIDE para el rating, pues parecía más apócrifo que el evento de Ecuador, pero de alguna forma se conciliaron intereses.
Ya la cosa es un vacilón, pues sin respeto a convocatorias no hay certeza para nadie al competir, pero si un organizador cree que cuenta con un aval y de repente no se lo dan, no es su culpa, pero si convoca a sabiendas que no logrará el aval, la cosa es grave. Luego esta el asunto de avales, como si el ajedrez fuera propiedad de alguien que, por lo general, de maneras no muy claras, se hace de la autoridad para vender avales, lo que me parece a todas luces inmoral e ilegal. Los avales son necesarios para garantía de los participantes a un torneo, no para victimizarlos. Lo bueno es que hay mucho silencio de los borregos. Todos callan, nadie dice nada…