16 jun. 2015

Antes de una partida de ajedrez de Torneo, ¿Qué hacer?




Una pregunta frecuente que me hacen entrenadores y padres de niños ajedrecistas, e inclusive fuertes jugadores adultos que preparo para un torneo, es ¿Qué se debe hacer antes de una partida de torneo? ¿Si es de una partida diaria y que si son dos partidas diarias? ¿O varias rápidas en un día? ¿Qué es lo mejor técnica y sicológicamente hablando?
Anteriormente mencione un manualito que el GM Vladimir Andreyevich Makogonov a finales de los años 1930s y usaban los jugadores de Azerbaiyán. Afortunadamente el manualito estaba en las dos versiones, en ruso y azerí, así que se podía traducir al español.
Consistía el manual en una serie de recomendaciones y de algunas ideasque se debían recordar antes de jugar cada partida.
Ya que se había decidido que esquema de aperturas se iba a utilizar, a partir de un catalogo de 22 esquemas, se examinaban visualmente los diagramas con cada patrón que se presentaba, con la posición ideal de piezas y los planes para cada pieza y peón propios, y la posición ideal de las piezas y peones del oponente. Luego diagramas con relaciones de esquemas de blancas y negras, y su posible consecuencia de conflicto. A cada esquema de los 22, había unos 10 diagramas de patrón, con la recomendación de ver con cuidado los diagramas de acuerdo al esquema seleccionado. En pocas palabras ver esos diez diagramas.
Luego, para calentar motores, resolver 5 posiciones tácticas y finalmente algunas recomendaciones sicológicas, técnicas de relajación con respiración y visualización de triunfo en la mente.
Para  Vladimir Andreyevich, era muy importante que antes de cada partida de torneo leyeran las hojas de recomendaciones, de “verbalizaciones de actitud, y para que tuvieran presente sus  consejos,  cuando no los podía acompañar ya sea por razones de salud,  u otras razón, quería acompañarlos, de algún modo. Era difícil hablarles por teléfono, pero les pedía leyeran sus cartas. Ahora con el internet y el mp3 es fácil comunicarse con los pupilos.
En conferencias que dieron Alekhine, Capablanca  y Nimzovich sobre temas similares, sobre lo que hacer antes de una partida de torneo y como abordar las partidas, mezclados con algunas pláticas motivacionales, estaban claros procedimientos similares a los de Makogonov para partidas de torneo, pero para otro tipo de eventos rápidos o de blitz, o de torneo pero con varias partidas al día, pueden cambiar las versiones de las recomendaciones y hubo de ajustar el manual de recomendaciones de Makogonov.
En su libro segundo de Amigos y Colegas del MI Mark I. Dvoretsky, hay un capítulo muy interesante e importante sobre la labor de entrenador y ahí Mark Israelovich hace un desglose de diferentes acciones que debe realizar un entrenador antes, durante y después de una competencia de su pupilo.
El Maestro de ajedrez y sicólogo Lizenko también publicó un capítulo extenso en su libro de Sicología en Ajedrez; coincidiendo en mucho con las recomendaciones de Makogonov, el entrenador emérito que creo la escuela azerí durante el período de existencia de la URSS.
Estoy terminando una nueva versión en audio del manualito para sugerir ponerlo en un lector de mp3 y escucharlo antes de cada partida. Se los proporcionaré a mis alumnos. Si alguien que no esté inscrito se interesa, puede escribirme a chesscom@hotmail y por un módico precio, dependiendo cuantos me lo soliciten, se los envío.
Indispensable para el desarrollo de un ajedrecista es llevar una agenda y en ella deben señalarse las tareas hechas en la preparación inmediatamente anterior a la partida.
Mientras más joven y menos experimentado sea un jugador, más le hace falta tratar de hacer un plan de estudios y de entrenamiento, así como el trabajo previo a la partida.
La preparación emocional antes de la partida es sumamente importante, incluso lo es antes de un entrenamiento. Los seres humanos no somos seres racionales nada más, sino más bien  somos seres primero que nada emocionales y luego racionales. De hecho, como la neuroeducación lo ha demostrado, la emoción juega un papel fundamental en el aprendizaje y aún más a la hora de poner en acción lo que sabemos en una competencia tan directa como es el ajedrez.
Los Grandes Maestros Carlos Torre Repetto y Marcel Sisniega Campbell para poner en acción el motor de su cerebro, seguían rituales muy similares para motivarse y poner su emoción a trabajar para poder jugar partidas de gran calidad.
Cuando Marcel y yo estudiábamos las partidas de Torre llegamos a la conclusión que su método de analizar partidas era muy extenuante y exigía por ello emplearse mucho emocionalmente, “despertar al máximo nuestro sentimiento de amor por el ajedrez”
Pretendíamos crear un método para el control de la emoción, no para adormecerla, como sugerían algunos sicólogos como el Gran Maestro Reuben Fine, sino para elevarla y potenciarla, como lo veíamos en el Gran Maestro Robert J. Fischer.
Pero para esos años de 1985 a 1988, poco se sabía de cómo emprender la tarea. Formalmente se dice que la neuroeducación, como propuesta pedagógica nace en 1988, pero los Maestros de la Escuela de Riga venían practicando técnicas similares desde la primera década del siglo XX y para cuando Letonia era parte de la URSS, allá por 1948, ya se practicaba formalmente en su escuela de ajedrez.
Pero creo que el entrenador que mejor manejaba técnicas similares a la neuroeducación estaba muy al sur y muy lejos de Riga, estaba en Bakú, Vladimir A. Makogonov.
Sus alumnos, el GM Bagirov y el maestro Chepukaitis, así como varios entrenadores azerís de etnia armenia, y otros como Magerramov, en sus artículos han ido exponiendo los métodos de Makogonov un poco más allá del manual de los años 30s. Pero en Asia había que tomar en cuenta al GM Rashid Ziatdinov.
Ziatdinov no solo fue el primero en publicar un compendio con las famosas 300 posiciones de la leyenda soviética de ajedrez que habla que aprendiendo 300 posiciones se tiene todo lo importante del conocimiento práctico para el desempeño máximo en ajedrez, sino tiene desarrollada la técnica de las historias que emocionalmente despiertan a la mente a resolver conflictos y tomar decisiones. Las conferencias y los escritos de Ziatdinov son una manera de optimizar el aprendizaje empleando las emociones.

La neuroeducación a la manera occidental podrá parecer una propuesta relativamente joven, de no más de 30 años de planteada, pero fue usada en la URSS desde hace unos 80 años, con otros nombres quizás, pero ya sancionada con miles de casos y seguimientos bien medidos y controlados. Aprender con cerebro, dicen los slogans, pero hubiese quedado mejor “Aprender con corazón”. Se aprende mejor lo que se ama.
Al fin y al cabo, el objeto de la vida es amar.
Por eso, para enseñar ajedrez se necesitan los profesores que amen al ajedrez. Si se ama al ajedrez, se le practica. Se juega cada vez que se puede, se analizan partidas, se escudriñan ideas, se hace ajedrez, se piensa en ajedrez y se hace del ajedrez una manera de actuar y de vivir. Se es ajedrecista.