7 jun. 2015

Ventajas del ajedrez blitz. Con moderación puede ser una gran herramienta de entrenamiento.




Cada vez son menores las oportunidades de jugar torneos serios, pues para un organizador es más fácil, mas rentable el organizar un torneo rápido que un torneo formal de ajedrez. Ahora que la FIDE quiere hacer clasificaciones (rating) y dar títulos de blitz y rápido para triplicar la oportunidad de cobrar títulos, certificaciones y diplomas, proliferan cada vez mas los eventos de ajedrez a velocidad.
Está claro que si uno logra un buen nivel en ajedrez normal, jugará blitz muy bien, aunque no necesariamente los mejores jugadores de ajedrez serán los mejores jugadores de blitz. Tampoco la tendencia actual determina que se pueden ganar más premios en metálico siendo buenos jugadores de blitz que siendo mejores jugadores de ajedrez.
Cuando los pedagogos descubren o pueden probar que el blitz no ofrece los mismos beneficios como herramienta educativa que el ajedrez de reflexión, se encargarán de satanizar el blitz y eso hará que las autoridades que por ignorancia lo propicien, tal vez dejen de apoyar el blitz. Creo que a la larga se encontrará un equilibrio.
Pero si uno quiere ser buen jugador de blitz y a la vez buen jugador de ajedrez, creo que tal vez sea posible conciliar ambos deseos. Es seguro que si es buen jugador de ajedrez será buen jugador de blitz, pero yo me refiero a que puede hacer un buen jugador de blitz para ser un buen jugador de ajedrez, lo que es bastante más difícil.
En la historia existió un excelente jugador de blitz que pudo acercarse mucho a ser campeón mundial, aunque más que jugador de blitz era de rapid transit, una versión muy complicada de blitz, pues en lugar de tener 5 minutos para reflexión en toda la partida, en el rapid transit se tenían 10 segundos por jugada, no había forma de hacer una jugada en 5 segundos y otra en 15, eran 10 segundos por jugada, ya sea una posición fácil o complicada.
Existía el caso de Capablanca, que era un excelente jugador de torneo antes de jugar su primera partida de rapid transit o de blitz, y que llegó a ser el mejor de su época en esas variables del ajedrez.
Pero hubo otros que jugaron muchos torneos rápidos de blitz o rapid transit antes de jugar un torneo de ajedrez. El caso mas conocido de un jugador de blitz que aprendió a jugar ajedrez a nivel internacional y destacar fue Reuben Fine..
En entrevistas en México comentaba que el conoció el ajedrez de torneo mucho después que el blitz y que sin embargo pudo superarse hasta jugar un ajedrez de competencia a nivel internacional. Paso del blitz y rapid transit de 5 minutos o 10 segundos por jugada, al ajedrez internacional de 2 hora y media de reflexión para 40 jugadas y 16 jugadas por cada hora adicional. Como confiesa en sus declaraciones para la revista mexicana de Ajedrez cuando competía en el segundo Internacional Ciudad de México: “Fue para mí como descubrir América jugar una partida de ajedrez reflexionando y no el simple lanzamiento de piezas tras una reacción de 10 segundos en un rapid transit”.
¿Qué ventajas se pueden extraer de practicar blitz? Muchísimas, si orientamos adecuadamente esa práctica y no nos excedemos.
Hay que tomar en cuenta un peligro. Hay instructores que por ignorancia creen que el blitz puede ser formativo y hacen que los niños lo practiquen. Así los tienen entretenidos y divertidos. Es como darles dulces en lugar de comida. El niño feliz, le gusta su “clase de ajedrez”, el papá paga estúpidamente sin saber que puede ser que esa clase sea de doble filo. El niño en manos de un viene, viene, puede recibir muchos beneficios si el viene, viene es buena persona, pero si es un vividor del ajedrez, el niño se estará iniciando en una escuela muy sutil de la delincuencia en ajedrez, de donde han salido los que hacen trampas en los torneos con computadoras, celulares, o simplemente arreglando partidas o haciendo planeados SINOPEADAS a sus oponentes.
Lo del blitz es como discutir los valores curativos de la marihuana, muchos dicen que es positivo, muchos que es negativo. Creo que es ambos, depende como se administra, quien lo administra y para que se administra. Pero en caso de dudas, mejor no consumirla, aunque no necesariamente debe prohibirse.
Si por cada blitz se compromete el alumno a analizar una posición una hora, con variantes y con análisis posicional, no hay problema. Si cada blitz se juega con apertura obligada o a partir de una posición fija no hay problema. Si después de cada blitz apuntamos la partida tratando de recordar cada jugada y luego analizamos nuestro juego, no hay problema. Pero si se juega a lo loco, nada más por ganar a toda costa, por hacerse de una apuesta o el aplauso fácil de los mirones,  AHÍ SI HAY PROBLEMA:
El blitz puede motivar a un niño a que siga jugando ajedrez, porque lo encuentra divertido. Ahí el blitz es útil. Si un niño gana una medalla de blitz y eso hace que le den apoyos para jugar ajedrez, aparte de jugar blitz. Âhi el blitz es útil. Si el niño juega uno y otro blitz para dominar una estructura específica de peones y sus planes. Ahí el blitz es útil. Pero si juega blitz para evitar trabajar duro en partidas de torneo de ajedrez, ahí el blitz es dañino. Es tan fácil ver las diferencias. Es como actuar por impulso comparado a actuar por reflexión. Los animales tienen instinto e impulsos, los seres humanos tienen instintos e impulsos además de la posibilidad de reflexionar, de dudar, de imaginar. No podemos estar sin instintos, pero algunos necesitamos reflexionar. Reflexione, no decida por impulso o por instinto, hágalo por reflexión e intuición. Blitz y Ajedrez pueden convivir, en equilibrio…