9 jun. 2015

El ajedrez y el cuidado de la condición física y mental.




Con el aumento de torneos de ajedrez rápido, donde el stress se vuelve más agudo y la reacción es factor determinante en el resultado, hay más exigencia física en el ajedrecista que compite con regularidad.
Sobre todo en los ajedrecistas más jóvenes, que han sufrido la tendencia a la mala alimentación que la mercadotecnia promociona con los productos llamados chatarra, se observan graves problemas de salud. La obesidad entre los jugadores es creciente. Basta ver fotos de torneos de los años 1970 a 1990 y compararlos con las de 2000 a 2015. En esas fotos de inauguración en que aparecen grupos de grandes maestros, sobre todo de torneos en los Estados Unidos e Iberoamérica, se ve la diferencia de peso. De hecho en torneos de todo nivel se observa el problema.
En un evento promocional en el DF estuve haciendo una lista de participantes y su situación física. Entre los padres y los hijos eran 35 personas, y de ellos 21 eran claramente obesos, una proporción muy arriba de la media nacional que de por si es de las más altas del mundo en obesidad.
Sobre una lista de 40 jugadores de 1985 con el mayor rating FIDE en México, uno por uno estuve revisando que había sido de su salud en estos 30 años. Varios fallecieron por enfermedades relacionadas con stress o derrames cerebrales, curiosamente antes de los sesenta años. El 80% de ellos, que los conocí bien, no practicaban ejercicios y tendían a la obesidad. Muchos dejaron de jugar y aparentemente están con tendencias a la obesidad. De 40, solo 11 siguen jugando. De los 40, la mitad eran muy sedentarios, pero de la otra mitad , solo 7 se puede decir que procuraban tener ejercicio físico, curiosamente esos 7 siguen compitiendo y no necesariamente eran los más jóvenes del grupo.
Recientemente forme grupos de entrenamiento para prepararse a un torneo en las Vegas y otro en Agosto en Oaxtepec. Aunque dos de los primeros inscritos eran mayores de 55 años, observe que ambos habían sido siempre deportistas, uno inclusive ha corrido varios maratones y el otro ganó varios campeonatos nacionales de natación y es una persona del medio deportivo. Pero aun así les recomendé se hicieran las pruebas Ponte al Cien para evitar cualquier problema durante el entrenamiento del ajedrez y después, al momento de competir. Otros inscritos, menores de 30 años, de plano me pareció imprescindible pasaran por el Ponte al Cien y les adelanté que tendríamos que trabajar mucho en preparación física pues estaban en una condición lamentable y con fuertes tendencias a una obesidad peligrosa. Uno de ellos confesó tener problemas médicos y que jamás ha realizado actividad física programada.
Un grupo de 4 jugadores menores de 25 años estaban francamente mal, no en Elo, pues todos andaban arriba de 2100, pero no pudieron completar una serie de 10 planchas al mismo ritmo que yo las hacia con mis 62 años.
Estamos hablando que de un total de 15 jugadores arriba de 2000 de rating, los que estaban mejor físicamente eran dos mayores de 55 años. Parecía que mientras mas jóvenes más problemas había.
Luego tuve la oportunidad de dar unas simultaneas en una escuela privada de nivel secundaria, con niños entre los 13 y 15 años. 30 tableros, 16 niños obesos claramente y otros 6 entre tirando a obesos. 22 no practicaban más de la hora a la semana, que los obligaba la escuela, deporte. En su casa, se la pasaban jugando X box; cuatro jugaban con computadora ajedrez todos los días. Los cuatro obesos. 8 no sabían andar en bicicleta y 15 no sabían nadar. 18 jugaban muy rápido, aunque 12 dejaron piezas bobas y 4 eran muy fuertes en realidad, aunque los cuatro cometieron errores en finales sencillos. Francamente recomendé al director que debía mandar al Ponte al Cien a todo el mundo y al menos buscar que tengan actividad física más de una hora a la semana.  Con un antecedente de haber tenido un infarto a los 38 años, y con problemas personales de obesidad y de actividad sexual e hipertensión, 44 años de edad; tomó muy seriamente las recomendaciones y quedamos de ver como pudieran acceder a las pruebas Ponte al Cien que se dan gratuitamente en escuelas públicas.
Conclusión, los ajedrecistas en general descuidan su situación física y eso debilita su fortaleza mental para enfrentar los obstáculos en una competencia de ajedrez. El estar mal físicamente, desganado y estresado, no solo baja la motivación y la actitud necesaria para realizar un gran esfuerzo en una partida de ajedrez, sino prácticamente los puede dañar físicamente. Algunos juegan ajedrez intensamente y al no cuidar su condición física, juegan con su vida.

Es importante encontrar una manera para que los ajedrecistas que no son escolares y no tienen la ventaja de ser seleccionados estatales, donde les hacen exámenes Ponte al Cien obligatorios , puedan hacerlo. Habrá que organizar una especie de jornada Ponte al Cien para ajedrecistas. En México y Cuba hay manera de hacerse un examen tipo Ponte al Cien, lo mismo hay uno de 70 años de exámenes en Rusia, el GTO, y varios países tienen algo similar, pero en Estados Unidos y la mayoría de países iberoamericanos no lo tienen. Entonces si hay que dar una señal de alarma. El ajedrez es sumamente exigente físicamente, por el stress y el fuerte esfuerzo mental. Ya hay fallecidos en torneos, como en la Olimpíada de Tromso, dos muertos. Hay que examinarse y adquirir hábitos de actividad física, eso es tan importante como estudiar un par de horas una apertura…