1 jun. 2015

Evaluación de Partidas de Ajedrez con computadoras y sistemas Fischer, Tal, Lasker y Carlos Torre Repetto.




Recientemente se jugaron dos eventos: El campeonato Femenil de Europa y los de Norteamérica infantiles y juveniles, subs hasta 18.
¿Qué relación podrían tener ambos eventos? Las partidas jugadas en ambos eventos fueron monitoreados por programas evaluadores de jugadas. Aunque con fines distintos.
Mientras en el campeonato femenil europeo se checaron partidas para ver si había algunas coincidencias entre las jugadas realizadas por las computadoras y las realizadas por las jugadoras, lo que causó finalmente una fuerte polémica donde 16 jugadoras de las más fuertes y significativas del evento firmaron una protesta al descubrirse que una jugadora rumana tenía muchas jugadas similares a las de la maquina cibernética, en el de Norteamérica no era buscar indicios para saber si alguien se ayudaba con computadoras sino saber que nivel de juego mostraban los competidores y comparar su calidad de jugadas con las de eventos anteriores o de otros países y evaluar si el ajedrez en esas categorías iba para arriba o para abajo.
¿Para qué se hace eso? Como hay tantos sistemas de enseñanza, tantos jugadores que se denominan instructores  y tantas organizaciones dicen preparar instructores, es importante evaluarlos para establecer lo que pudiera ser un sistema de enseñanza para proponer con  bases sólidas a las instituciones del sector público educativo.
Así se actuó en la URSS al inicio del movimiento masivo de ajedrez en 1925. En esos tiempos, como no existían las computadoras, la manera de evaluar las jugadas era con métodos recomendados por Lasker y en cierto modo, con ideas del GM Carlos Torre Repetto, que logró concretar en tablas de evaluación las ideas que el gran Emanuel Lasker describió.
Fischer predijo que las computadoras favorecerían el que el ajedrez se volviera mecánico y propuso una disposición inicial de piezas, un sistema llamado Random Fischer, que impidiera o al menos hiciera más difícil el jugar ajedrez de memoria.
Fischer notaba que al hacerse más asequible la información de los torneos, sobre todo con el inicio de las publicaciones llamadas “Informadores de Ajedrez”, los populares Chess Informants, en 1964, los jugadores cada vez jugaban más basados en la imitación y la memoria que en la creatividad. Fischer dislumbraba, y temía como lobo solitario que era, que los equipos de trabajo derrotaran al individuo. Era claro que así sería y ya para 1987, con el chessbase y las computadoras fueron cambiando al ajedrez y los “equipos” ganaban a los individuos, pero no empezó realmente ahí, sino mucho antes en 1925.
En toda Europa no había un ajedrez más brillante e individualista en apariencia que lo que se veía en las ciudades alrededor del báltico, como Riga y San Peterburgo. En una, surgió una pequeña escuela en el barrio judío, en que , Karl Karlovich Betinsh (1867-1943), fue el principal pionero, luego  Aaron Isayevich Nimzovich seria su estrella más reluciente,  y un “gentil” o sea, no judío, también letón, Herman Mattison había logrado el título de campeón mundial de amateurs, o sea de los jugadores de ajedrez que no eran profesionales, en París 1924, aquel año de fundación de la FIDE. Aunque Petrovs y Koblentz, mas jóvenes, ya empezaban a seguirle los pasos. Ese grupo de Riga, fue creando una escuela que se fundamentaba en el estudio de las aperturas, los gambitos, y el juego combinatorio.
Pero con el surgimiento de la revolución rusa y la creación de la Union Soviética, algunos letones decidieron mudarse a la antigua San Petersburgo, entonces convertida en Leningrado, y se unieron a la escuela aristócratica rusa. Abram Modell fue uno de ellos, pero en la amalgama, más que letones eran ya soviéticos. Tras de la invasión nazi a la Unión Soviética y a los países bálticos, los ajedrecistas judíos de Riga perseguidos por los nazis, se unieron a los soviéticos, vecinos del este. Y al triunfo de la URSS sobre los nazis, letones y leningradenses fueron pilares del ajedrez soviético de la parte norte, haciendo un balance de equilibrio con las escuelas de Moscu, Kiev, Minsk, Odessa e incluso Erevan, Tbilisi y la muy prestigiada de Rostov del Don.
Entre tantos puntos de vista, los métodos unificados de la enseñanza del ajedrez en la URSS antes de la segunda guerra mundial, sufrieron un cisma y de nuevo hubo que reunificar todo. Máxime que ahora la URSS era líder del ajedrez mundial y había que mantener el liderato como pieza importante en el ajedrez de la guerra fría.
Detección de talentos, eficacia en la enseñanza, calificación adecuada de la base de todo, los instructores, entrenadores, promotores y organizadores. Todo requería evaluación. ¿Cómo medir la calidad de los jugadores y así a su vez evaluar a los instructores que lo producían?. La ventaja era que los dirigentes soviéticos tenían que ver por las próximas generaciones y no como los políticos de ajedrez de nuestros países que solo ven por las próximas elecciones.
Había que evaluar con precisión y asi poder tomar decisiones para seleccionar los métodos y el personal para darle reavivamiento al ajedrez soviético.
Revisar partidas es la manera de observar nuestros avances y defectos, lo mismo los de nuestros oponentes, o nuestros alumnos.

En la URSS se revisaban millones de papeletas por un nutrido grupo de evaluadores, no solo se tomaba en cuenta quien ganó sino como ganó. Es curioso pero los grandes “exploradores y caza talentos” de las ligas de beisbol primero y los de fut americano de los Estados Unidos  fueron muy influenciados por las ideas de evaluación y detección de talentos de varios letones judíos emigrantes y por métodos realizados en el ajedrez de la URSS. Ahí, en la selección de jugadores, que cada equipo profesional de beisbol hace por turnos de un stock de jugadores, la buena elección puede valer millones. Hay muchos filmes al respecto, como “Curvas para la Vida”· de Clint Eastwood,, “The Million Dollars Arm” de Gillespie, Moneyball (2011) con Brad Pitt; etc,

Para detectar, hay que saber que se busca, y el caso del talento es especialmente difícil.
La palabra talento tiene muchas acepciones: capacidades para obtener resultados notables con el ejercicio de la inteligencia, habilidad o actitud para una cosa determinada, conjunto de dones con que dios enriquece a los hombres, etc.
Kasparov en su discurso de  aceptación al doctorado dio ilustradora opinión de lo que se debe entender por talento.  Hay infinidad de definiciones y conceptos en los diccionarios. No hay duda de que Beethoven tenía talento para la música, pero cuando se habla de deporte y búsqueda de talentos, o más bien su detección y el ver como desarrollar su máximo potencial, los soviéticos avanzaron mucho, así según Petrosvki (1981): el talento es la combinación de la capacidades que dan al hombre la capacidad de cumplir exitosamente cualquier actividad laboral compleja .El talento constituye solo la posibilidad de adquirir una alta calificación y éxito significativo en la creación.  Labarrere (1982) considera que: “el talento no está determinado por una sola capacidad sino por la combinación de las capacidades que permiten desarrollar la actividad compleja de manera independiente y creadora. Constituye el nivel superior de desarrollo de las capacidades”.
Incluso se trataron de definir los aspectos que influyen en el talento en ajedrez a base de estudios sicológicos como los que el sicólogo Rudik hizo a los participantes del Torneo Internacional de Moscú de 1925, para luego ya por 1950 decir:
1.    La predisposición para el rendimiento, diligencia en el entrenamiento, disposición para el esfuerzo mental, perseverancia, la aceptación de la frustración.
2.    La dirección cognoscitiva: la concentración, inteligencia, creatividad y capacidades prácticas.
3.    Los factores afectivos: la estabilidad psíquica, superación de la atención, la disposición para la competición, etc.
4.    La condición social: la percepción de un papel, la superación dentro de un grupo.
El caso es que se mide al jugador en su desempeño, en su preparación, etc. Y una de esas maneras es la evaluación de cada jugada por medio de la computadora.
Pero el caso del Campeonato Femenil de Europa mostró que los humanos pueden coincidir con las computadoras, pero también que las computadoras tienen muchas diferencias con los humanos y evaluar estos por medio de ellas puede confundir.  De hecho según las partidas examinadas de los torneos Grand Prix reciente, del Campeonato de Norteamérica y del Femenil de Europa, el ajedrez va en picada en calidad.  Los errores graves, en las partidas monitoreadas, fueron más del 33% más que en eventos similares pasados. Según las computadoras, menos del 66% de los jugadores tienen el rating que corresponde. Sobre trampas en el torneo, solo un 12% de las jugadas eran iguales a las producidas por una computadora.
En lo que toca a la preparación de los niños en el de Norteamérica, dado el escaso número de partidas a disposición, no se puede evaluar con precisión, pero parece que hay mejor calidad que en otros años, pero los participantes, si se comparan a las partidas de eventos similares en Europa, son de dos categorías abajo, o sea como 350 puntos de rating abajo, aunque esto puede ser causado por ser un torneo abierto y el nivel general baja. Si tomamos solo a los tres primeros de cada categoría, en Europa hubieran estado debajo de los 20 primeros lugares, lo que se confirma viendo resultados en los mundiales.
En general, parece que el sistema de evaluar jugada por jugada con computadoras no resulta confiable, no hay nada mejor que el viejo sistema por exámenes de ubicación. Lo malo es que toma mucho tiempo y tiempo en servicios profesionales adecuados se traduce en costo grave de dinero.