24 may. 2010

De hace 6 años

Crónicas Caissianas No. 4

Curiosidades.

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

En sitios donde uno se habla de tú con los ratones, hallé una partida jugada en México hace exactamente unos 111 años, lo que hizo que no pudiera contenerme en adjuntarla a este articulo para que de alguna manera se preserve. Así mismo apareció un análisis hecho hace varios años sobre una idea original en el Dragón de la Siciliana.
He recibido algunos comentarios favorables sobre algunos estudios de líneas raras de apertura que he presentado en los ahora más de un ciento de artículos que he publicado en la Internet. A veces me dan ganas de realizar una serie de artículos similares a los que Matsukevich publica sobre aperturas en la Revista “64” , por lo que de vez en cuando me permitiré la libertad de adjuntar archivos con ese tema de aperturas inusuales.
En años recientes, motivado por la elaboración del curso del “Juego es Pensar”, he ido acumulando muchos estudios que se han quedado en el tintero, o en los bites de la computadora, para ser más exacto. Estos cursos que he realizado por Internet y por email me han obligado a desviarme de algunos proyectos. Por ejemplo, estaba planeando realizar un trabajo sobre maestros mexicanos del pasado que tendré que postergar indefinidamente. Por ejemplo reuní unas 200 partidas del maestro Alfonso Ferriz Carrasquedo y del Maestro Alfredo Iglesias (otras 200 más o menos) , por lo que si hay interesados en terminar una labor que no podré concluir, tal vez pudiera facilitarlas. Por otra parte, estoy trabajando en la traducción del famoso método de Alexander Shashin, buscando una manera de adaptarlo para utilizarlo en cursos en México y por email. Comparándolo con ideas como las del Método de Dorfman, las del Método de Aagaard y con curiosidades sobre la Psicología en Ajedrez, he encontrado una variedad de ideas prácticas en las que trabajaré para ponerlas a disposición de los lectores de www.inforchess.com Los planes, como es costumbre, son variados y ambiciosos, aún cuando el terreno ha demostrado no ser muy apropiado. Me motivan los emails recibidos, aunque nunca han pasado de unos 130 por artículo, estoy consciente de que poco a poco se va formando un grupo de leales lectores, lo que agradezco mucho, por lo que he tratado de dar respuesta oportuna a las preguntas específicas hechas.
Una cuestión ha sido reiteradamente puesta en los emails sobre métodos de entrenamiento y un sistema de entrenadores. Sobre ello quiero decir que con cierta ingenuidad, siempre con la esperanza de que pudieran despertarse inquietudes entre los que tienen los medios de lograr avances en el ajedrez mexicano, presente un proyecto, o más bien un perfil de proyecto a la FENAMAC, que por lo visto no logró el objetivo, pero que de cualquier manera pongo a disposición de todo directivo local interesado. Que no se diga que sólo hay criticas sino también propuestas. Sirvan estas líneas para exhortar al ajedrecista a que no mantenga una posición pasiva sino que se exprese con sus propias ideas. Pudiera darse la sorpresa de que alguna encuentre alguna vez respuesta. En mi caso, me consuelo con la idea de que nadie es profeta en su tierra y la idea sembrada está floreciendo en lejanas tierras, aunque no ajenas del todo, sino más bien cercanas en la raza y la cultura. Si no creyera en lo que creo, que cosa fuera… Como diría Silvio Rodríguez.

Ciudad de México a 19 de octubre de 2004.