4 may. 2010

Florencio Campomanes, en paz descanse.


22 de febrero de 1927 – 3 de mayo de 2010

Después de una larga lucha contra el cáncer, falleció hoy el Maestro Florencio Campomanes, excampeón nacional de Filipinas y expresidente de la Federación Internacional de Ajedrez.
Sin duda el personaje más importante en el ajedrez de Las Filipinas en el siglo XX, jugó un papel crucial en la expansión de la Federación Internacional de Ajedrez entre los países no europeos. De 1924 a 1981 se podría decir que la Federación Internacional de Ajedrez era una organización prácticamente europea, con muy contadas excepciones que eran los países más influenciados por el ajedrez europeo en otros continentes, como lo serían La Argentina y los Estados Unidos de América, por su fuerte inmigración europea, Cuba, por la fuerte influencia cultural y educativa de la URSS después de la Revolución Cubana y su tradición del siglo decimonónico de la sacarocia cubana, que hizo de La Habana sede de campeonatos mundiales entre Europeos hasta la llegada de Capablanca. En Asia y Africa, el ajedrez llegó en gran parte por Campomanes y era significativo que el primer gran maestro de ese continente fuera Eugenio Torre de Filipinas, como lo fue en la zona de Centroamérica y del Caríbe, más de 28 países, el cubano Silvino Garcia en 1975, mucho después de Capablanca fallecido en 1942.
Campomanes rompió la hegemonía europea occidental gracias a trabajar con el apoyo de la Europa Oriental, el poder de convocatoria del ajedrez cubano entre el numeroso sector del Caribe, norte de Sudamérica y México. y los múltiples magnates asiáticos de Malasia, la India e Indonesia; así como un trabajo duro de convencimiento entre los países de África del norte.
Esa lucha inició prácticamente desde 1974 y culminó en el arribo a la Presidencia de la FIDE del primer presidente no europeo de ese organismo en 1982.
Incidentalmente conocí a Campomanes en 1966 cuando él jugaba el cuarto tablero de Filipinas en la Olimpíada realizada en la Ciudad de La Habana; pero solamente fue la presentación, pero no intercambié una sola palabra con él. Sería hasta 1974, que como secretario de la Federación Nacional de Ajedrez de México participé en las reuniones de la Comisión de Reglas de la FIDE y en la asamblea donde se discutieron las reglas del Campeonato Mundial de 1975, en que México y Filipinas apoyaron todas y cada una de las propuestas de Fischer, pero que finalmente se perdieron ante las votaciones de un amplio sector europeo de la FIDE. Desde ahí comentábamos la importancia que tenía romper la hegemonía europea que lidereaba el GM Max Euwe, su secretaria Ineke Baker y el GM y destacado jurista Fridrick Olaffson.
La URSS no se notaba tampoco muy contenta por el control que ejercía la Europa Occidental, aunque al no apoyar las reglas de Fischer ya era visible que Karpov, el retador entonces, ganaría el match por ausencia y el campeonato mundial regresaría a la URSS, aunque de una manera irregular, lo que no agradaba a los líderes de su Federación, pues políticamente quedaría en el entredicho el derecho moral de Karpov de llamarse campeón del mundo. Curiosamente, Karpov que deseaba enfrentarse a Fischer, trató tenazmente de convencer al mundo de su derecho, convirtiéndose en el campeón mundial más activo hasta esas fechas, ganando innumerables grandes torneos internacionales y dominando la escena mundial hasta 1985.
En 1980, en Malta, tuve otro largo encuentro con Campomanes, gracias a la mediación de Teresa Schiffer (Teresa Ocampo era su nombre de soltera), a quien conocí en 1973 en Nueva York y que era muy amiga de Campomanes y personaje importante de la sociedad filipina y con el delegado de Cuba, el actual Presidente de la Confederación de Ajedrez de las Américas actual, el A.I. Jorge Vega Fernández, ya se estructuraba una alianza con el sector soviético para que Campomanes llegase a la presidencia de la FIDE. Se esperaba que el bloque comunista, más de 18 países votantes en la FIDE, el apoyo de Centroamérica y el Caríbe que gestionaría Vega, al menos en ese entonces pesaba unos 16 votos, el de Asia, que pesaba unos 10 votos, y el de algunos países árabes, unos 7 votos, se vencería a cualquier aspirante europeo occidental para 1982. Entre 1975 y 1982 hubo una serie de candidatos no europeos como Rabell Mendez de Puerto Rico y Lucena de Brasil, pero sin un armado sistemático de voto por voto y alianzas como las que los soviéticos, Campomanes y Vega estructuraban. La Federación Nacional de Ajedrez de México, con su presidente Manuel Vega, muy amigo de Jorge Vega, aunque no eran parientes, apoyaba la tarea de Campomanes, y como secretario de la Federación también me incorporé en varias tareas de apoyo, por lo que de 1981 a 1982 mantuve mucho contacto con Campomanes, máxime que poco antes de las elecciones de la FIDE hubo cambios en la federación de México y el que sería nuevo delegado de México, el A.I. Carlos Encinas apoyaría seguramente a los europeos occidentales, pero el principal canal de comunicación entre el ajedrez cubano y los países iberoamericanos que no tenían relaciones diplomáticas con Cuba era México y esto se logró mantener hasta 1982 para reunir los votos de esa región, que tenía un fuerte peso en cantidad de votos. Debo reconocer que en esa época la posición de Encinas, excelente persona, me hizo distanciarme por muchos años con él, pues no concordamos en nuestra opinión sobre Campomanes. Ahí compré un boleto de un pleito entre Encinas y Jorge Vega, en él que yo no tenía porque participar, pero siempre estuve de lado de Jorge Vega y Manuel Vega, ya entonces expresidente de la FENAMAC, que no se detendría hasta que fui yo mismo Vicepresidente de la FENAMAC con el Dr. Jorge Martín del Campo y Encinas se retiró de participar en el ajedrez federativo, hecho muy lamentable, y que aunque él ha expresado reiteradamente que fuimos ajenos Jorge Vega, Martín del Campo y yo, no deja de hacerme sentir algo mal.
Ya para 1981 Campomanes tuvo reuniones con el Maestro Roshal, famoso editor de la revista “64” para convencer al bloque soviético para que apoyase a Campomanes, lo que me tocó a mi como traductor entre ellos, así como en reuniones con los soviéticos realizadas durante el Interzonal de Toluca, estado de México, donde funcionarios soviéticos y Campomanes estuvieron presentes, requiriendo servicios de traducción en donde prácticamente pude atestiguar los acuerdos y planes que se tenían. Estaba yo plenamente convencido de que Campomanes sería un parteaguas en la globalización de la FIDE y así fue; por eso, aunque en algunas cosas no concordaba con algunas ideas de Campomanes y Jorge Vega, si coopere ampliamente con ellos.
Si Campomanes llegó a ser Presidente de la FIDE, mucho lo debió a la labor de Jorge Vega Fernández, hecho que siempre reconoció, y en lo particular me extendió una carta muy elogiosa de agradecimiento por mi cooperación.
Durante una larga visita a Cuba de Campomanes, me tocó acompañarlo a inaugurar el Campeonato Zonal en Manzanillo, Granma, Cuba; y en un recorrido por toda Cuba, visitando varias ciudades donde Campomanes conoció muy de cerca el ajedrez en Cuba. Prácticamente en semana y media no nos separamos y fue muy interesante conocer sus planes para la expansión de la FIDE.
En 1985, en ocasión del Interzonal realizado en Taxco, Guerrero; México; donde fui el coordinador de prensa, de nuevo pude tratar de nuevo ampliamente a Campomanes. Ya para entonces ya había yo trabajado con el Sr. Manuel Vega en sus intentos porque jugase Fischer un match en Cancún con el GM Miguel Angel Quinteros y que había fracasado tras dos meses de negociaciones con Fischer. Primero Fischer había residido en el mismo Taxco, en negociaciones con el delegado internacional Alfredo Checa Kuri, que sería el patrocinador luego del Torneo Interzonal de Taxco, después de varios meses no quedó sino hacer el intento de Cancún. En total fueron cuatro meses de Fischer en México. En lugar de ser comentarista y jefe de prensa en el match Fischer – Quinteros en Cancún contratado por Manuel Vega, Checa me nombró jefe de prensa en el Interzonal de Taxco, que fue lo que Checa decidió patrocinar al no lograr el match Fischer-Quinteros en Taxco. El caso es que Campomanes cuando llegó a Taxco a inaugurar el Interzonal, estaba muy deseoso de conocer todo lo que había pasado con Fischer en México; pues Campomanes mismo intentó varias veces organizar algún match de Fischer en Manila, Filipinas. Lo curioso es que Quinteros, que era gran amigo de Fischer y de Eugenio Torre, también había estado en Toluca en el Interzonal y estaba casado con una filipina, hermana de una Miss Universo, por lo que era de suponerse que Campomanes debía estar enterado de las gestiones, pero no era así, parece que había cierto distanciamiento. El caso es que yo le decía que no podía violar ciertos acuerdos de confidencialidad con Fischer y no acepté darle toda la información que me requería, ni darle la ubicación de Fischer, a pesar de que Campomanes se dio cuenta que yo recibía telefonemas de Fischer durante el interzonal y que el MF Alberto Campos, colaborador en las negociaciones con Fischer y uno de los organizadores del Interzonal de Taxco, mantenía contacto diario y estrecho con el norteamericano pues habían hecho mucha amistad, que se mantuvo hasta el fallecimiento de Fischer; mientras mi relación con Fischer era más formal, si bien siempre fue muy cálida, incluso después de que se terminaron las negociaciones en Cancún. El caso es que Campomanes insistió mucho, pero no logró que le detallase las negociaciones ni le diese la información requerida. En un largo diplomado que hice en la FIDE sobre organización y reglamentos, donde fue Campomanes ponente y me tocó asistir a seis conferencias de dos horas cada una que brindó en el curso y luego tuvimos una plática de unas cinco horas en un café muy famoso de Venecia, no me tocó el tema, si no se concreto a darme más orientaciones sobre organización de eventos. Luego en Austria, en 1987, me volví a encontrar con él, pero ante la insistencia le informase de la historia de las negociaciones con Fischer, lo remitía a Manuel Vega y Campomanes se molestó mucho y estableció cierta tirantez que respeté yo, incluso en encuentros posteriores. No fue sino hasta en Ginebra 1998, cuando ya no era Presidente de la FIDE, que ya más tranquilos, mantuvimos relación formal y platicamos, en un café a la orilla del Lehmann, de la época de su campaña para presidente de la FIDE entre 1980 y 1982. Nos despedimos de gran abrazo, me regaló una medalla conmemorativa de los 60 años de la FIDE y un portafolio de un homenaje que le hicieron en Filipinas en 1992, y unas fotos de 1980 que nos tomamos en Malta con el GM Giplsis.
En una visita posterior que hizo en México en 2005, conversamos un par de horas y le mostré fotos y documentos de la estancia de Fischer, que el gran maestro me había ya autorizado a mostrar. Fue la última vez que nos vimos y entonces aproveché para grabar una entrevista en donde comentó algunas cosas sobre los acuerdos con la Federación de Ajedrez de la URSS que se quejaba Campomanes de que no se habían cumplido. Ya a la muerte de Roshal, me envió un email con algunas fotos de nuestras conversaciones de Toluca y en octubre de 2009 recibí su último email, en que me felicitaba por un artículo publicado en www.inforchess.com.
Campomanes era un excelente político con gran visión y uno de los hombres más influyentes de Filipinas entre 1956 y 1995. Muy cercano a gobernantes anteriores a Ferdinand Marcos e inclusive con la Sra. Aquino, supo sobrevivir a las negociaciones más complicadas del ajedrez de la era de la guerra fría, y a la disidencia de Kasparov. Gran parte de su equipo cercano se ha mantenido en el control de la FIDE por casi 30 años y es posible que en las nuevas elecciones de la FIDE, aunque se de la reelección; la ausencia física de Campomanes se sienta al ser removidos varios de sus cercanos colaboradores, pues la mayoría ya rebasan los 65 años de edad y se mantenían con muchos hilos que aun sostenía el genial dirigente filipino.
Campomanes es la historia del ajedrez internacional de la segunda mitad del siglo XX, o cuando menos de sus tres últimas décadas. Con una red de amigos de todos los continentes, aún en las asambleas de la FIDE hasta 2006 pesaba su influencia en más de 70 votos.
Personalidad fascinante, conversar con él era recibir clases de relaciones internacionales de un gran maestro. Académicamente estaba más que capacitado para ser un gran conferencista, con estudios de alto nivel en la Universidad de Georgetown y doctorados honoris causa y estudios formales de un 75% de un doctorado normal, su experiencia en 50 años de relaciones internacionales con políticos de las mas diversas naciones le daban una experiencia única.
Me felicitó por haber participado con Campomanes y con Jorge Vega en la aventura que fue el cambio en la FIDE y esta experiencia me fue muy útil para mi labor en mis varios años en el Instituto Nacional de Migración y en mi participación, como representante de México, en la Organización Internacional de las Migraciones en Ginebra, pues fue una verdadera escuela de política internacional.
Desgraciadamente, creo que a sólo 15 años de haber dejado de ser Presidente de la FIDE, una gran cantidad de ajedrecistas jóvenes no tendrán ni idea de lo importancia de Campomanes y si estos son de América, Asia o África, ni se imaginan que existe una gran probabilidad de que jueguen ajedrez gracias a la labor incansable de este personaje de las Filipinas.
Para mí, fue uno de los personajes inolvidables.

Breve curriculum vitae de Florencio B. Campomanes, publicado por chessbase.
• Nacido el 22 de febrero de 1927, Manila Filipinas
• B.A., Cum laude, University of the Philippines, 1948
• M. A., Brown University, Prov., R.I. 1951
• Estudios doctorales, Georgetown University, Wash. B.C. 1949-1952
• Garantía Fullbright, 1948
• Profesor, (Ciencias Políticas) Universidad de Filipinas, 1954-1956
• Columnista de ajedrez, Tiempos de Manila y la Crónica de Manila, 1954-1961
• Productor - Presentador del programa de televisión "Chess Today", PTV 4 Manila, 1973-1982
• Delegado Permanente de Filipinas de la FIDE, 1956-1982
• Presidente de la FIDE Zona de Asia, 1960-1964
• Vicepresidente de la FIDE Asia, 1974-1982
• Presidente de la FIDE, 1982-1995

Presidente de la FIDE, 1995-1996
• Presidente Honorario de la FIDE 1996 -...
• Campeón de Filipinas en 1956 y 1960
• Segundo y tercer lugar compartido junto con Edmar Mednis, New York State Championship, 1954
• Arbitro Internacional, 1957
• Integrante del equipo olímpico de Filipinas
• Arbitro Internacional, 1957
• Integrante del equipo de Filipinas en la Olimpiada y / o capitán
o Moscú 1956 segundo tablero; Munich1958, tercer tablero
o Leipzig 1960, primer tablero; Tel Aviv 1964, cuarto tablero
o La Habana 1966, cuarto tablero; Lugano 1968, Siegen 1970
o Skopje 1978, Niza 1974, Haifa 1976, Buenos Aires 1978,
o Malta 1980
• Administrador por la FIDE: Olimpiada de Grecia 1984,19888
o Dubai - 1986, Novi Sad-1990, Moscú-1994
• Torneos que organizó para su país, Filipinas, Manila 1992
o Campeonato Mundial de 1978
o Interzonales, 1976, 1989
o Mundial Juniors 1974, 1987
o Primera Zonal de Asia, 1958
o Primer Campeonato Junior de Asia, 1977
• Aumentó la cantidad de países miembros de la FIDE de 100 a 150
• Organizó 13.000.000 dólares estadounidenses para seis Campeonatos del Mundo en nueve años: 1984-1985 Moscú, Moscú 1985, Londres y Leningrado 1986
• Convirtió la FIDE en un cuerpo universal por sus actividades en el ajedrez asiático, africano, Latino y estadounidense