23 jul. 2012

120 años del nacimiento de Piotr Romanovsky



El 17 de julio de 1892 nació Piotr Arsinievich Romanovsky y este mes celebramos los 120 del nacimiento de este gran entrenador, (1892-1964), maestro emérito del deporte de la URSS, entrenador emérito de la URSS y Campeón de la URSS en los años 1923 y 1927.
De acuerdo al calendario ruso modificado el 17 de julio de 1892 se acepta como fecha de nacimiento, si bien en otros cálculos calendáricos al pasar en el Imperio Ruso del Juliano al Gregoriano con el triunfo de la Revolución Rusa se da como 29 de julio la fecha de su nacimiento.
Estas confusiones de calendarios es muy común en las fechas biográficas de quienes nacieron en tiempos de los zares en rusas, por eso la  “Revolución de Octubre” de 1917, se celebra en noviembre. Pero para no caer en esas confusiones, me permito celebrar en todo julio el aniversario del nacimiento de tan insigne mentor del ajedrez soviético.
Nacido en San Petersburgo, Leningrado en tiempos de la URSS, es uno de los grandes patriarcas del ajedrez ruso. Algunos consideramos que Piotr Arsinievich y Abram Yakovlevich Model son los pilares del ajedrez de San Petersburgo, seguidos luego de Mikhail Botvinnik y Vladimir Zak, pero ya en los libros de la serie “Aprendiendo de los Entrenadores” son parte del importante capítulo sobre la Escuela de Ajedrez de Leningrado y ahí podré explayarme más al respecto de mi opinión.
Un verdadero héroe del ajedrez pre soviético, que incluso arriesgase su vida, tras estar muy enfermo del corazón en 1915, tras ser liberado de su prisión por los alemanes al encontrarse en Alemania al estallido de la Primera Guerra Mundial, dio exhibiciones de simultáneas de ajedrez para conseguir fondos y rescatar a otros ajedrecistas rusos detenidos por los alemanes, en el Instituto Politécnico de San Petersburgo, ante la indiferencia de las autoridades zaristas que no hacían nada para rescatarlos.
Dos guerras mundiales minaron su salud terriblemente y supo salir delante de sus grandes pérdidas.
Baste decir que en el invierno de 1941 a 1942, durante el terrible sitio de Leningrado,  un grupo de rescate lo encontró medio muerto de hambre y frío en su casa, rodeado de los cadáveres de toda su familia, tras de que todos los muebles de la casa habían sido quemados para calentar a los infortunados moradores.
Vio morir una a una a sus cuatro hijas y en dos años apenas pudo hablar. Su salud tardó en recuperarse pues el sitio duró 1000 días, y hasta 1944 no supo lo que era una comida completa.
Model relata que algunos de los importantes manuscritos de sus archivos se perdieron en esas hogueras de la desesperación. Hay que apuntar que los libros de Romanovsky editados antes de la segunda guerra mundial fueron la base del sistema de enseñanza de ajedrez para las categorías superiores del ajedrez soviético.
Prolifico escritor, tras de ser rescatado, trabajaba con desesperación muchas horas al día, con una fiebre paranoica, para publicar todo lo que sabía del ajedrez, pues temía morir en cualquier momento, pues su salud siempre lo hacía sentirse vulnerable.
Muchos de sus textos después de la guerra fueron de lo mejor escrito y elaborado en el ajedrez soviético y suman miles las cuartillas que produjo hasta su muerte en 1964.
A pesar de que sus méritos eran muy reconocidos y recibió varios reconocimientos por el Estado Soviético, este mismo lo hizo victima de una injusticia terrible.
Recibió el título de Maestro Internacional de la FIDE en 1950 y el de Arbitro Internacional en 1951, pero en 1954 los soviéticos retiraron la aplicación de Romanovsky para recibir el título de Gran Maestro Internacional, que había sido fundamentado en base a su primer lugar en el Campeonato de la URSS de 1927, uno de los más fuertes campeonatos de la URSS de la historia, ya que el antistalinista Fedor Bogartirchuk había empatado el título de 1927 y ya no era reconocido en la URSS por haberse exiliado e investigado por considerársele traidor al haber colaborado, supuestamente, con grupos armados anti soviéticos en Ucrania durante la invasión de los nazis alemanes y las autoridades soviéticas no deseaban que le dieran a Bogartichuk también el título de Gran Maestro Internacional. Así que retiraron la petición del título.
¿Cuántos han sufrido que sus federaciones no reclamen o paguen los títulos para jugadores que no les son “simpáticos”?
El caso es que aunque luego trataron de compensarle con todo tipo de reconocimientos soviéticos, su título internacional  fue sacrificado por politiquerías.
Los libros de Romanovsky han sido traducidos a muchos idiomas, inclusive en español, aunque su principal trabajo, el de Medio Juego en Ajedrez de dos tomos, fue publicado incompleto, pues la parte de Combinaciones fue traducida al castellano, y la de Planeación aún espera ser traducida, siendo la parte más importante de la obra. En inglés si se ha publicado completa la obra de dos tomos en 1990, a más de 20 de su muerte.
El GM Alexandr Kotov decía que esta obra de dos tomos era una de las tres obras más importantes y valiosas publicadas en la bibliografía del Ajedrez Soviético. (Parece que las otras dos eran Fundamento del Ajedrez de Capablanca y el Torneo de Zurich 1953 por Bronstein y Weinstein, aunque otros dicen que la tercera obra se refería a la trilogía de las partidas de Botvinnik, lo que se me hace dudoso, pues en su libro “Piense como un Gran Maestro” cita al libro de Zurich 1953 constantemente).
El capítulo del “Caballo Eterno” me parece sencillamente revelador y lo cita Ragozin como lo más instructivo que se ha escrito en la URSS sobre ajedrez.
En ruso su obra es enorme, pero parcialmente conocida en Occidente. En la URSS, su trayectoria como mentor se considera más importante que la que tuvo como jugador, pero en Occidente logró mucha fama por sus logros deportivos que parten desde 1914 cuando participó en el Torneo Internacional de Manheim, que fue cuando cayó preso al estallar la Primera Guerra Mundial, hasta  el Torneo Internacional de Leningrado de 1934, cuando empató el segundo lugar con Riumin, tras Mikhail Botvinnik.
En el famoso torneo Internacional de Moscú de 1925, donde Carlos Torre participó, lo mismo que Capablanca y Lasker, Romanovsky obtuvo el séptimo lugar delante de una pléyade de grandes maestros como Tartakover, Reti, Yates y muchos otros.
En 1935 fue el primer ajedrecista soviético en obtener el máximo galardón del deporte de la URSS, el título de Maestro Emérito del Deporte de la URSS.
La historia del rescate en 1915 de la prisión alemana por la Cruz Roja que demostró su mal estado de salud por males cardíacos fue publicada por los diarios suizos, que luego apuntaron que sus esfuerzos por rescatar a otros ajedrecistas rusos pusieron en riesgo su vida y fue nominado para una condecoración internacional.
Cuando el Imperio Alemán declaró la guerra al Imperio Ruso, 11 ajedrecistas rusos,
 (Alekhine, Efim Bogoljubow, Fedor Bogatyrchuk, Alexander Flamberg, N. Koppelman, B.E. Maljutin, I.A. Rabinovich, Romanovsky, P.P. Saburov, Alexander Selezniev y S.O. Weinstein) fueron “internados” en Rastatt, Alemania. Cuatro de ellos, entre septiembre 14 y 29 de 1914, fueron permitidos a que regresasen, via Suiza a Rusia (Alekhine, Bogatyrchuk, Saburov, y Koppelman), pero los demás no, por no conseguir apoyo económico para pagar su rescate. Entonces a Romanovsky le fue permitido jugar tres torneos internacionales como interno, en 1914 empató el cuarto lugar en Baden-Baden, luego tercero eh Triberg en 1914, luego ocupó el quinto en Triberg 1915, ambos ganados por Bogoljubov, quien luego ganase el de Moscú de 1925 y retornase a vivir a Triberg a casarse con una alemana que conoció durante su internamiento. En 1914, Romanovsky ganó el de Flamberg. Pero en 1915, la Cruz Roja hizo gestiones para que se le liberase, pues estaba casí falleciendo por un mal cardíaco. A su retorno a San Petersburgo buscó rescatar a los restantesm entre ellos a su gran amigo Rabinovich.  Según apuntes de Model, los hermanos Rabinovich y Romanovsky eran parte de una célula bolchevique que luego colaborarían en la Revolución Rusa de 1917.
En los alegatos de algunos historiadores en defensa de Alejandro Alekhine, cuando se buscaba restaurar el nombre del campeón mundial antes de realizar el Torneo Internacional de Ajedrez en Moscú de 1956, se presentó un testimonio de Romanovsky en que se decía que Alekhine, que colaboró en la Cruz Roja Internacional como traductor en 1915, fue parte importante para la liberación de Romanovsky de Alemania, pero Model dice que fue un acto de Romanovsky en apoyo a su amigo de sus primeros tiempos como ajedrecista, pero que nunca creyó en ese testimonio, ya que Romanovsky siempre defendió a sus diez compañeros de internamiento, a pesar de que muchos de ellos, como Alekhine, Bogartichuk y Bogoljubov demostraron ampliamente ser anti soviéticos y no fueron muy cordiales con Romanovsky en los años posteriores al triunfo de la Revolución.
Model siempre elogió la bondad de Romanovsky y decía que el gesto adusto que siempre tenía era producto de todo lo que había sufrido en su vida y que su nobleza como persona era reconocida por todos sus pupilos.
A su muerte en 1964, su funeral, relataba Zak, reunió a lo más granado del ajedrez soviético y hubo que hacer una lista especial de oradores debido a la gran cantidad de sus alumnos que querían expresar sus sentimientos.
Tras de la guerra logró formar una nueva familia y sus enormes archivos, que han sabido preservar sus descendientes, tienen aún muchas páginas notables que sólo han sido reproducidas en pequeñas ediciones mimeografiadas y que son el tesoro de varios grandes maestros de San Petersburgo y de los entrenadores más importantes del norte de Rusia.