3 jul. 2012

SATCA y el ajedrez, la burocracia y el futuro del ajedrez en las escuelas.


La implantación del SATCA en México y sus similares en todos los países de Nuestra América deberá tener un fuerte impacto en la situación técnica y laboral del gremio ajedrecista. Afortunadamente las organizaciones federativas de nuestros países no poseen la flexibilidad para adaptarse a nuevas situaciones y monopolizar todo tipo de actividades lucrativas relacionadas al ajedrez. Muchas veces han intentado montarse en los grandes presupuestos del sector educativo y sacar al menos una pequeña ración, pero como requiere de conocimientos y preparación de la que carecen, terminan buscando peleles de regular calidad, pues lo de alta calidad les resulta imposible de manejar, para sus intentos de obtener fondos, fracasando las mas de las veces y los pocos triunfos que logran son demasiado temporales. Es muy difícil mantener posiciones falsas por mucho tiempo.
El caso es que este tema está fuera del alcance del federativo típico, aquel que busca el mayor beneficio personal a costa del menor esfuerzo y teniendo como herramienta principal el haberse apropiado de una “franquicia·” federativa gracias a la ambivalencia de elecciones de dudosa representatividad, con el apoyo de dirigentes locales y no con el de la masa de ajedrecistas.
El caso es que el SATCA surge por una necesidad de mercado que obliga a estandarizar la manera de valorar el capital humano. Cuando los teóricos gurus reconocidos de la economía global neo liberal llegaron a la conclusión que la importancia del capital humano rebasaría al del capital monetario, apuntaron que el capital humano requería de ser medido con precisión para hacer los movimientos e intercambio, así como inversión y reparto de utilidades comunes a todo tipo de capital. Si bien había ya conversiones prácticas de Euros a dólares y etc., Cómo valorar a las personas y manejar el capital humano respecto a inversiones, utilidades etc. Hay que poner tasa a las personas. Claro que las personas también quieren cotizarse, y esto se basa en su desempeño actual y su desempeño potencial, o sea su preparación. Así que la manera usual es ver que títulos académicos tiene, que capacitaciones etc. Además en esta era de globalización y de migración, había que ver si convenía dejar entrar a un país a una persona y esto dependería de su valor como Capital Humano. “Alentar los flujos migratorios positivos” es el lema de los organismos de migración. Entre todo al que podamos explotar, perdón, todo aquel que pueda aportar a nuestro desarrollo y bloquear a todo el que nos pueda causar más gastos que ingresos.
Como el dólar y el euro se necesitaron equivalencias para tasar a los individuos de diferentes países. Se disfraza la cosa con apreciaciones humanas como de que valoramos la preparación del individuo para emplearlo de la manera más conveniente y pueda ejercer y mejorar en su profesión y vocación, `pero ¿Cómo saber que tanto y que tan bien está preparado?
En Estados Unidos y Europa, como pilares de la economía mundial neo liberal, el Capital Humano, tan pronto fue percibida su importancia, comenzó a explorarse la metodología para tasar y buscar equivalencias internacionales. Así se crearon los créditos académicos. Cada preparación se mostraba en créditos académicos y cada carrera académica era segmentada y expresada en créditos académicos. Obtener una licenciatura requería cumplir con una cantidad de créditos académicos. Toda universidad para que sus títulos tuvieran reconocimiento por empleadores, gobiernos y otras instituciones educativas, tenían que otorgar créditos académicos con medidas reconocidas universalmente. Una especie de moneda de cambio. Para que cumpliera los fines internacionales todas las instituciones de educación superior tenían que otorgar créditos académicos reconocidos internacionalmente. En México en 2007, después de muchos trabajos y congresos se llegó a un acuerdo para hacer que los créditos académicos de universidades mexicanas valieran en todo el mundo. Más o menos algo similar sucedió en todos los países de nuestra América, impulsados por exigencias del sistema de universidades de los Estados Unidos y los de Europa, principalmente España e Inglaterra. Para ello era necesario que se incluyeran materias y actividades similares a las de las universidades de Estados Unidos y Europa. Se firmó un acuerdo tanto localmente como internacionalmente en 2007 y para ser cumplido tras cinco años de plazo en 2012. Así surgió en México el SATCA y la obligación de echarlo andar.
En lo que toca al ajedrez la importancia radica en que es una actividad que se promociona mucho en Estados Unidos y Europa y como el deporte, entra en un grupo de actividades obligatorias que dan créditos académicos y que se requerirán cumplir para otorgar un título universitario. En suma, el ajedrez se vuelve casi obligatorio.  De las decenas de millones de estudiantes de educación superior de América, todos tendrán que tomar alguna actividad de las que forman un paquete de ofertas, no muy amplia por cierto, entre las que se encuentra el ajedrez. Si hoy por hoy menos de uno por diez mil estudiantes practican ajedrez sin por ello tener ninguna ventaja académica, ahora un cinco por ciento lo hará por conveniencia académica y obteniendo en retribución muchas ventajas. Eso significa unos 3 millones de estudiantes, que necesitarán ser atendidos por unos 30 000 profesores cuando menos. Esos profesores no pueden ser personas sin preparación especial, sino que ya que el crédito académico que se da por 16 horas de tomar clases de ajedrez es de igual valor que el que se da por tomar clases de una materia de carrera que es impartida por un profesor con doctorado o maestría, se requiere que el que de las clases de ajedrez tenga una preparación equivalente. ¿Y como valorar, tasar a los profesores de ajedrez? Se parte de la base de la FIDE, instructores y trainer FIDE, pero como se requerirán 30 000  y no los hay, se requerirá contratar a los que dan clases ya de manera empírica y capacitarlos con programas de estudio como los de la FIDE o modelos exitosos de otros países como Rusia, Ucrania, Armenia; con cursos que den SATCA a su vez, o sea mínimamente con lo que llamamos diplomados, el menor de 180 horas o 11 créditos SATCA. Para recibir esas 180 horas de capacitación se requieren profesores ya reconocidos, material preparado, metodologías, etc. 
En todo ese camino he andado y respaldado en que soy Maestro Internacional, Trainer FIDE (aunque con pago pendiente de licencia de este año), experiencia de más de 20 años de dar clases en instituciones de educación superior a nivel de catedrático muy superior a de entrenador deportivo, haber manejado el programa piloto “Programa Nacional de Ajedrez”· que preparó a 1500 profesores de educación media básica y que abarcó 24 entidades federativas con un manejo presupuestal de dos millones de dólares y que tras ser iniciado en 1987 se mantiene vigente y que por su éxito me fueron encargados proyectos mucho más grandes en importancia política y nacional, pero que desgraciadamente ajenos al ajedrez y que me alejaron un tiempo de ello entre 1994 y 2006,  y por haber sido funcionario público más de una década, conocer el enramaje burocrático, así como con experiencia en el cabildeo con diputados y senadores, pues impulse varios proyectos legislativos como la Ley General de Población de 1996 y asesoré la creación de la Ley de Fomento y Estímulo al Deporte; pues ya voy en “Tercera Base”.
Pero a raíz de los procesos electorales en mi país en 2012, a pesar de ya tener material y programas de trabajo, etc., que supondría para cualquier organismo una inversión de tiempo y dinero arriba de los 200 mil dólares, todo se ha hecho lento y espero, tras la agitación normal del proceso electoral, poder seguir.
El objetivo es brindar cursos a nivel nacional e internacional en modalidades de presencial, a distancia y mixtas, con reconocimiento del sistema de universidades de nuestra América, dotando de material y metodología para que cada profesor de clases con la calidad adecuada al SATCA.
Eso significa un potencial de 30 000 plazas. Con 30 000 instructores profesionales en educación superior, gracias al SATCA, en los otros niveles educativos habrá una repercusión como para que se multipliquen esas plazas, ya que para educación básica, media básica y media superior la población estudiantil a atender es 5 veces mayor que en educación superior cuando menos. ¿Se imaginan el desarrollo del ajedrez con 180 000 profesionales trabajando en nuestra América?
Las autoridades mexicanas quieren empezar los diplomados de capacitación exclusivamente para personal sindicalizado ya relacionado con el sector educativo pues dicen que los diplomados no tendrán mucha demanda fuera de ese grupo, y solo aceptaran abrirlo al público si hay demanda probable ante la oferta.  ¿Usted que opina?