8 feb. 2014

De un lector de San Petersburgo.




Un sobrino de Boris Weinstein, el que debía ser considerado coautor del libro de Zurich de 1953, me escribe de su tío, al que mencioné como jerarca de la KGB, de que en Rusia a Weinstein no solo se le recuerda por sus artículos, sino porque tuvo el mérito de apoyar a que los maestros titulados de ajedrez se les alejase de los lugares mas peligrosos durante la segunda guerra mundial, como era la política soviética con científicos y grandes artistas.
Gracias a Boris Weinstein, más del 70% de los maestros de ajedrez sobrevivieron, en una lucha en que sucumbieron más de 20 millones de soviéticos, sobre todo de poblaciones como Moscú y Leningrado, donde residía la mayoría de titulados ajedrecistas.
Weinstein supo colaborar en la preservación de un patrimonio cultural de la Unión Soviética: sus maestros de ajedrez.