4 abr. 2014

Karpov, como diputado en el Parlamento Ruso le hace una jugada a Kasparov.




El GM Anatoly Karpov es diputado en la Duma (Congreso de Diputados de Rusia) y ha apoyado la ley que hace prohibidas las actividades de los neo nazis en Rusia, grupos que han sido soporte de partidarios de Kasparov.
Extraña que Kasparov, ahora croata, y que tiene sangre judía (se apellidaba Weinstein y se cambio el apellido a Kasparov, que es la versión rusificada del apellido armenio Kasparian, que es el de su madre armenia), tenga tantos lazos con el neo nazismo. Pero con la ley que se votó en la Duma y que tanto apoya Karpov, las actividades pro nazis en Rusia se castigaran con penas severas de cárcel.
Karpov pertenece al partido de Putin y es contrario políticamente a Kasparov, pero eso no fue obstáculo para que en las elecciones anteriores de la FIDE en que Karpov quiso ganarle al actual presidente de FIDE, Kasparov lo apoyase, lo que más que ayudarle, parece haberle perjudicado.
Esta vez, en que Kasparov es el aspirante, Karpov ha estado al margen totalmente de las campañas electorales de la FIDE.
Kasparov, aprovechando su prestigio como jugador ha querido hacer uso político del ajedrez. Parece que Kasparov hace política para que el ajedrez sea considerado por los gobiernos, pero más a menudo parece que utiliza al ajedrez para acercarse a los políticos y llevar agua a su molino.
¿Cuál es la característica que hace pensar en eso? En que las soluciones que propone son externas, no son de que aprovechen sus recursos internos y desarrollen el ajedrez como herramienta educativa, sino decirles, les llevo maestros extranjeros, métodos extranjeros para que resuelvan sus problemas.
Obviamente, si sus orígenes son de Rusia y se ha salido de Rusia, sus métodos no son los de Rusia. Trae técnicos de otros países que en sus países no han realizado con éxito esos métodos. ¿Dónde está exitosos su modelo? Aún en ningún lugar porque esta empezando dice. Habla de Sudafrica, donde recién arrancó. En Europa obviamente el modelo exitoso es el de la URSS, de donde el mismo Kasparov salió. En Estados Unidos, son maestros exsoviéticos los de modelos exitosos, no Kasparov. En América Latina es Cuba, país de izquierda y cuyos métodos tienen raíces cubanas y rusas. No las de Kasparov.
Ahora en cada reunión sobre Ajedrez, sale Putin y Maduro, países con los que Kasparov parece estar peleado,  y ahora Kasparov ya no es ruso, es croata, y de hecho no nació en Rusia, sino Azerbaiyán, país del que Kasparov no habla para bien ni para mal. De Venezuela no sabemos siquiera que Kasparov la haya visitado en los últimos quince años. ¿Porqué su interés? Porque así lo instruyen los del dinero de su apoyo.
¿Porque ahora tantos viajes? Por cuestión electoral se supone, pero no habla con los que votan, sino con los que, desconocedores del todo de la política internacional del ajedrez, como demuestra el hecho de poner la bandera de Rusia en la visita de Kasparov a la Cámara, pueden presionar a los que votan de manera política, al grado de que algunos dirigentes prefieren renunciar a verse presionados para votar contra lo que piensan es correcto.
El ajedrez lo unen a la política de la peor manera, usar al ajedrez como medio de acercarse a los políticos, en lugar de acercarse a los políticos para que apoyen el ajedrez. Entonces el ajedrez es un medio para acercarse a los políticos y promover corrupción y obtener fondos. ¿Fondos para que? ¿Para más poder en ajedrez y tener más acercamiento con políticos y así, en espiral lograr más poder por el poder mismo?
Lo curioso es que muchos políticos de izquierda, mal informados seguramente, apoyan a Kasparov, que está muy lejos de compartir sus puntos de vista políticos y ha sido uno de los voceros anti izquierda más importantes.