29 ene. 2015

Entrevista a Nikitin, el formador de Kasparov.




Fragmento de la Entrevista que Vladimir Barsky hizo a Alexander Nikitin para Sport Express de Rusia en ocasión del cumpleaños 80 del famoso entrenador deKasparov,
- Alexander Sergeyevich, ya a los 17 años usted tenía el título de maestro - para la mitad del siglo pasado ese era un logro muy alto. ¿Por qué luego no ha escogido la profesión prestigiosa de ajedrecista-práctico?

En aquel tiempo esa profesión no era prestigiosa, sino más bien extraña. Era consciente  completamente a lo joven soviético “Komsomol”  y dar lo máximo de mi a la sociedad. Por eso, habiendo acabado la escuela con medalla de oro, ha decidido entrar  en la Universidad en estudios técnicos espaciales. Aunque me consideraba realmente uno de los mejores prospectos de la generación de Polugaevsky, Tal, Spassky….  Por 15 años  trabajé en el instituto en ciencias ligadas al cosmos. Pero el ajedrez no salía de mi cabeza, por eso en el tiempo libre analizaba a menudo las partidas, estudiaba y  escribía artículos. Y así encontré que tenía calidad en el ajedrez analítico.
En 1973 fui llamado por el director del Club Central de la URSS Víctor Davydovich Baturinsky y  me ha ofrecido el trabajo de entrenador de las selecciones de la URSS. Esto fue muy inesperado, pero, francamente hablando, con el alma en seguida di una respuesta afirmativa.
 

¿No tiene el sentimiento de que el destino le conducía?
- ¿Así fue! En aquel año de 1973 en Vilnius se realizaban los juegos de jóvenes de toda la Unión Soviética de jóvenes en muchas variedades del deporte, incluyendo  el ajedrez. Mi compañero Anatoly Byhovsky me había pedido ir allá. Recuerdo, haberme acercado a las mesitas, donde jugaba el equipo de Azerbaiyán, Garry entonces había entonces cumplido solamente 10 años, y se batía con éxito con los muchachos de 17 y 18 años.
Su juego me ha interesado, y después de una de las partidas nos hemos comunicado un poco. De él comenzaban a caer las variantes, de repente! Él con tal placer las comunicaba – se sentía que el muchacho vivía para el ajedrez. En Moscú le conté a Bykhovsky  de él y Anatoly me comunicó que después de algunos años de interrupción Mijaíl Moiseevich Botvinnik recomenzaría el trabajo de su escuela. ¡Todo fue en aquel año de 1973!
(Esta entrevista y otras con el entrenador Nikitin se publicarán completas en Bucanero de Ajedrez)