30 ene. 2015

Spassky y la edad en Ajedrez. Hoy cumple 78 años.




El ajedrez en la Unión Soviética estuvo durante 24 años fuera del ámbito de la FIDE, pues se identificaba a esa Federación como una institución burguesa, que fomentaba un tipo de ajedrez elitista, de competencia liberal, que alzaba la individualidad y que al mismo tiempo parecía fomentar la división entre nacionalidades. El caso es que en 1924, cuando FIDE se fundó, la Unión Soviética no tenía mucho de haber podido repeler la invasión de ejércitos de 6 países que trataban de ahogar el comunismo en Todas las Rusias. Sólo menos de 7 años habían pasado. En 1925 se realiza el Torneo Internacional de Moscú, pero no dentro de FIDE sino de una asociación internacional de ajedrez de los trabajadores. El caso es que solo tras la segunda guerra mundial y la repartición de esferas que los “aliados” en Yalta hicieron para iniciar una guerra fría, los ajedrecistas soviéticos participaron en eventos FIDE. Entre los primeros títulos mundiales que la URSS ganó, estaba el de Boris Vasilievich Spassky, al titularse de Campeón Mundial Juvenil en Bélgica en 1955, a los dieciocho años; y ese mismo año gana medalla de oro en Francia en el Campeonato Mundial Estudiantil.
Spassky fue de los niños evacuados de la ciudad de Leningrado (San Petersburgo se llama hoy, como cuando fue fundada por el Zar Pedro el Grande), antes de que la sitiaran por 900 días los nazis en la segunda guerra mundial. Así que era notable para cualquier joven soviético lograr éxitos antes de la veintena de años, pues los problemas de la guerra limitaban su desarrollo.
A los 12 años, allá por 1949, tuvo sus primeros éxitos, pero la situación económica de su familia en la posguerra era muy difícil y si no hubiera sido por el apoyo de su entrenador Vladimir Zak, que veía por solucionar no nada más su capacitación técnica sino su subsistencia material, ni siquiera un talento natural tan grande hubiese podido florecer. En Leningrado había muchos jugadores igual de talentosos, como Victor Korchnoi, que por ser un poco mayor que Boris Vasilievich no fue elegido para ser evacuado y tuvo que sufrir la hambruna de ese sitio de 900 días que aniquilo por hambre a tantos jóvenes pupilos del ajedrez de la ciudad. Los entrenadores Model y Zak ayudaron a salvar a muchos, pero muchos otros, potenciales grandes maestros fenecieron en ese infierno de hambre.
El caso es que Spassky ya para los 16 años estaba a un nivel que en el siglo XXI correspondería al de un gran maestro de 2700, pero entonces solo bastaba para ser maestro internacional. Spassky era sin embargo, el más joven maestro internacional de la URSS en su momento.
¿En que edad se debe alcanzar la excelencia para poder aspirar a lo más alto?
Dicen que lo importante es llegar y no llegar primero. En la URSS fue común que se graduaran de grandes maestros y maestros internacionales a  edad madura. En primer lugar, entre los varones, influía el largo servicio militar, la obligación de estudios a nivel universitario, todo eso hacía que grandes talentos juveniles como Tal, Gipslis, Nikitin, Vasiukov, Alburt, Kapengut, Shamkovich, Lein, Gulko y otros no llegasen a grandes maestros antes de los 20 años y fueron figuras grandes del ajedrez mundial.
Una vez hice una estadística y llegué a la conclusión que en México había que ser seleccionado nacional, o sea a nivel adultos, antes de los 20 años para poder ser de los mejores jugadores del país, digamos estar en la primera decena. Si a los 20 años no habías representado al país en algún evento internacional cerrado, es decir , solo seleccionados nacionales, no torneos abiertos en que más de 10 jugadores de un mismo país pueden participar, no podrías destacarte internacionalmente.
Hace 40 años, en la Olimpíada de Niza, en junio de 1974 el equipo nacional tenía las siguientes edades: Mario Campos, 31 años, Benito Ramirez 32 años, Kenneth Frey 24 años, Jorge Lara 28 años, Carlos Escondrillas 26 años y yo 21 años.
En agosto de 1971 el único equipo mexicano que ha ganado un campeonato internacional por equipos, estaba formado por Camarena, 49 años, la excepción, Alberto Campos Ruiz, 18 años, Escondrillas 23 años, Benito Ramírez 29 años y yo con 18 años.
En 1975, con15 años ganó el campeonato nacional de ajedrez Marcel Sisniega.
Todos los mencionados, antes de cumplir 16 años habían logrado estar en los primeros diez lugares en algún campeonato nacional abierto. La estadística se hizo en base a resultados entre 1967 y 1997, 30 años de análisis.
Ahora bien, se dice que con la informática, a partir de 1985, la edad que se consideraba antes que era de 16 años para destacar nacionalmente en los diversos países, debía reducirse al menos 2 años.
En el caso de Spassky, ya uno de los mejores de la URSS en 1955, se esperaba que para 1960 sería campeón mundial, pero no fue así, porque paso un talento contemporáneo en su camino: Mikhail Tal, solo dos meses mayor que Spassky y que de 1958 a 1960 hizo carrera meteorica para ser campeón mundial. Hubo una partida en 1957 en el campeonato de la URSS que definió el asunto y Spassky tuvo que esperar 6 años para ser retador al campeonato mundial contra otro soviético que 8 años mayor que Spassky  había llegado a la cumbre proveniente también de una generación que sufrió la posguerra.
Tanto a Spassky como a Tal, que eran ya estrellas del ajedrez mundial al llegar la edad de servicio militar, no les afectó esto, pero a Leonid Stein, Vasiukov y a muchos otros de esa edad, si les retrasó para llegar a ser grandes maestros, lográndolos a unos tres o cuatro años de más edad que a Spassky o a Tal.
Con las generaciones de jugadores nacidos después de las guerras mundiales, el camino fue más rápido, como con Karpov, que ya para los 18 años estaba peleando títulos mundiales juveniles, sólo Spassky lo antecedió entre los soviéticos en eso. Lo mismo Vaganian, Balashov, Beliavsky y por supuesto Kasparov. Esa generación antes de los 20 años de edad ya destacaban internacionalmente.
Curiosamente los jugadores norteamericanos brillaban normalmente desde los 16 años, como Evans, Browne, Tarjan, Peters, Christiansen, Matera y el mismo Fischer, todos de muy diferentes generaciones, pero destacados como juveniles maestros, pero aunque llegaron mas pronto a la cima, como que su desarrollo se cortaba mucho antes, mientras que los soviéticos eran lentos pero de carrera más larga, evolucionando a edad mayor. Por ejemplo Spassky logró uno de sus mayores éxitos, el super campeonato de la URSS de 1973 a los 36 años y una final de candidatos a los 41 en 1978, Tal una larga serie de éxitos entre 1972 y 1976 a esa misma edad, Korchnoi a los 45 era retador al título mundial, Smylov llegó a la final de Candidatos pasando los 60 años de edad. En cambio los jugadores occidentales estaban por el retiro de competencias pasados los 45 años de edad.
Pero hablando de Spassky, como mucho de él se sabe ampliamente, quisiera apuntar algunas cosas curiosas:
Nacido soviético, luego se naturalizó francés, para finalmente tomar ahora la ciudadanía rusa. Dijo una frase curiosa: “Si hubiera sabido lo que pasaría en Rusia al fin del comunismo, en 1976 en lugar de exiliarme a Francia, me hubiera afiliado al Partido Comunista de la Unión Soviética”.
Spassky se le recuerda más por perder en 1972 el título mundial que los ajedrecistas soviéticos monopolizaron desde 1948. Lasker sólo conservó más años su título, pero para los rusos era el deporte nacional y les dolió tanto como el “maracanazo”· a los brasileños, aunque no hubo tanto drama.
La derrota de Spassky ante Bobby Fischer le ganaron críticas de todo tipo. los Botvínnik afirmó su extrañeza por los errores que había cometido. La carrera anterior de Spassky parecía ser olvidada, y de un ícono pasó a ser el modelo de todo lo que no hay que ser como deportista soviético. Hasta a su hermana, excampeona de la URSS en el juego de Damas la amenazaron de suspenderla como entrenadora en un liceo. Parecía que Spassky había emprendido una caída cuesta abajo. La crisis de la organización del ajedrez en la URSS planteo  un reordenamiento y se buscaba obligar a los maestros soviéticos a mantener la categoría y estudiar. Como dijo Najdorf: “Spassky resurgió y superó ese duro “proceso”. Afloró su espíritu de lucha y avanzó de nuevo en busca de otra oportunidad para recuperar el cetro. Empero, tuvo que trabajar mucho para superar escollos.  Para 1978 de nuevo estaba en una final del Torneo de Candidatos, pero perdió ante Korchnoi. Najdorf en su columna presentó la partida en que en 1948 Victor Lvovevich venció a Spassky en 12 jugadas en la vieja Leningrado.