19 abr. 2015

Ajedrez Organizado, antes de participación internacional, preparación.




A mediados de 1931, en la Federación Mexicana de Ajedrez se recibió la noticia de que el campeón mundial de ajedrez, Dr. Alejandro Alekhine,  participaría en el siguiente año de 1932 en el Torneo Internacional de Pasadena, California; evento al que fue invitado también el campeón nacional de México, capitán José Joaquín Araíza Vazquez.
El entonces Presidente de la Federación era el general Joaquín Amaro y su secretario era el Teniento Coronel Médico Militar Francisco Raúl Vargas, mi abuelo materno. Planearon ambos la oportunidad que habría con la visita a América del campeón de que compitiera con los mexicanos en un torneo formal y que invitando también al entonces campeón nacional de Estados Unidos y campeón mundial por equipos, el GM Isaac Kashdan, se pudiera hacer un torneo internacional, el primero con toda la barba, de ajedrez en México.
Se decidió hacer unos eventos selectivos, integrar un grupo de 12 ajedrecistas serios que asistieran a un plan medido de preparación y contratar a un gran maestro de gran nivel como instructor. Fue invitado el GM Boris Kostic, que había manifestado al Maestro Araiza su interés por trabajar en México y se armaron los planes de las sesiones de entrenamiento que se realizaron durante varios meses.

Kostich fue un parteaguas en el ajedrez mexicano y con el apoyo del capitán Araíza que tenía la experiencia de jugar en los torneos internacionales de San Remo 1930 y Niza ese mismo año, se hicieron manuales especiales y se abordó muy profesionalmente la preparación del evento.
En la foto podemos observar a los participantes del evento que finalmente se realizó a partir del 7 de octubre de 1932.
Los frutos del trabajo de Kostic en 1931 y 1932 se evidenció en la calidad de las partidas, según manifestaron Kashdan y Tartakover , que comentaron muchas partidas. También Alekhine manifestó frases muy elogiosas, pero que dada la extrema cortesía que mostraba mucho Alekhine en esos días, no se le dio tanta importancia. Kostic mandó muy agudas críticas a las partidas de sus alumnos. Pero lo claro es que muchos jugadores de ese grupo que entrenó Kostic  en 1931 y 1932, se mantuvieron como los mejores de México por décadas, superando a muchos jugadores nuevos, veinte o treinta años de menor edad que ellos, cuando en la década de los años 1950 y 1960 seguían compitiendo y dominando el ajedrez nacional. En ocasión de la Olimpíada de Los Angeles 1932 se envió un equipo “amateur”, integrado por los mismos que participaron en los entrenamientos de Kostic y ganaron un evento por equipos en esa ciudad en el que compitieron jugadores de doce países. Ese torneo “Olimpíco” de Los Angeles 1932 y el Campeonato Centroamericano y del Caríbe por equipos de 1971, son los únicos eventos internacionales por equipos de adultos que ha ganado México en su historia.
La importancia de un buen entrenador y una buena preparación.

Mi abuelo, ya como general y funcionario como médico, se distinguía por su esmerada planeación en todo lo que hacía. Para un torneo como el de 1932 hizo que se diseñase un plan de entrenamiento de más de un año antes. Para el segundo internacional, de 1935, haría que entrenasen más de dos años antes.