20 dic. 2016

Parte Importante de las Fórmulas “Made in Russia” para superarse en Ajedrez.




Las famosas 300 posiciones y los Pryomes.
Los primeros libros que se publicaron en la Unión Soviética a partir de 1925, ya con la información de los estudios de los psicólogos soviéticos sobre los modelos exitosos, fueron: Como llegue a ser Gran Maestro, de Aaron Nimzovich, Fundamentos del Ajedrez de Capablanca, Mi carrera ajedrecística de Capablanca, Como se desarrolla un Maestro (El desarrollo de la habilidad en Ajedrez) de Carlos Torre, Las 300 partidas de Ajedrez, de Tarrasch; todos ellos con tirajes muy grandes para la época, de entre 20 y 40 mil ejemplares. Un 30% se ponía a la venta al público y el 70% se distribuía en los centros de ajedrez que se iban formando.
En muchas ciudades surgieron publicaciones periódicas, pero a nivel de toda la URSS se crearon varias que fueron fundamentales para los ajedrecistas mas asiduos, los de máximo desempeño y que participaban a nivel nacional tras ser los campeones de sus localidades, estas publicaciones fueron las revistas “64”, luego el “Ajedrez en la URSS”, posteriormente “El Boletin de Ajedrez”  y la Revista del Club Central de la URSS. Surgieron en Ucrania, Bielorrusia, Moscú y en Letonia revistas de circulación local, aunque la de Letonia llegó a tener difusión internacional a partir de que el campeón mundial fue un Letón, el Gran Maestro Mikhail Tal.
Muchos entrenadores e investigadores del ajedrez no tenían a veces facilidades para que se publicaran sus trabajos como libros, pero al principio y al modo de prueba y ensayo, tenían la oportunidad de publicar artículos en las revistas mencionadas y muy a menudo una serie de sus artículos finalmente llegaban a publicarse como libros, ya sea en editoriales de una república soviética y, cuando eran reconocidos los trabajos como de gran calidad, se llegaban a publicar en grandes tirajes por la principal editorial soviética de libros de ajedrez Fizkultura i Sport. También de ahí saltaban a ser traducidos y publicados primero en editoriales de Alemania Oriental, como la Sport Verlag y finalmente en las editoriales occidentales en inglés o castellano.
Pero programas con contenidos y organizados como manuales de instrucción por categoría, solo prácticamente circulaban entre los entrenadores e instructores, y a pesar de tener grandes tirajes, solo muy pocos llegaban a conocerse en Occidente, y eso a partir de 1970, a pesar de que ese tipo de manuales se publicaban desde los años cercanos al fin de la segunda guerra mundial.
Trabajos anteriores a 1939, como manuales de instrucción, eran solo conocidos por entrenadores e instructores, y solo los más importantes, unos 10 mil privilegiados, aunque circulaban copias manuscritas, y en el mejor de los casos, en mimeógrafo.
En la URSS se establecieron, para efectos de organización de clases y de torneos de manera que los jugadores fueran escalando hacia la cima del ajedrez soviético, varias categorías: Cuarta, Tercera, Segunda Categoría, Primera, Candidatos a Maestro, Maestros y Grandes Maestros a nivel de la URSS, tanto en los géneros Masculino y Femenino. Cuando ya pasaban a competencias internacionales, ya accedían a los títulos de Maestro FIDE, Maestro Internacional y Gran Maestro Internacional- Pero en lo que toca a los manuales de instrucción, hay, desde los tiempos de la URSS y actualmente, manuales para cuarta y tercera, para segunda, para primera y candidatos a Maestro. En lo que toca a árbitros y organizadores se publicaban manuales llamados Kodex de Ajedrez de la URSS.
Los Candidatos a Maestro y Maestros manejaban instructivos especiales de sus entrenadores, pues cada uno de ellos disfrutaba, hasta cierto punto de una libertad de cátedra, aunque se organizaban periódicamente reuniones de entrenadores e instructores en cada ciudad, luego en cada república, y los de más alto nivel de esas reuniones, eran invitados a las juntas de toda la Unión Soviética.
Mucho del material producido, tanto de esos manuales de instrucción generalizados, como de los especiales, llegaron a Occidente como consecuencia de la diáspora soviética desde más o menos 1970 a 1991. Ese tipo de material fue popularizado en publicaciones en inglés por entrenadores reconocidos como los GM Lev Alburt, Chernin, Palatnik, Gutman, Nesis, Suetin, Ziatdinov, Yusupov y otros.
Para mí., los más relevantes fueron los de Alburt y Ziatdinov primero y luego los de Palatnik y Yusupov. Ya con la desaparición de la URSS, lo más importante vino de Mark Dvoreysky y los equipos de escritores que lideraron Karpov y Kasparov , inundando de libros de metodología soviética el mercado de bibliografía de ajedrez occidental.
El patriarca del ajedrez soviético, y su primer campeón mundial, Mikhail Botvinnik, muy influenciado por sus antecesores en el trono mundial, Lasker y Capablanca, insistía que había que estudiar como los grandes maestros manejaban las posiciones de ajedrez y que, debido a que muchas similares aparecían a menudo, se podían aplicar sus modelos y así buscar formulas para jugar ajedrez que fuera fácil de enseñar y entrenar a los jugadores noveles para llevarlos de la mano hasta la excelencia ajedrecística. Eran posiciones patrones, paradigmáticas, que se manejaban con una serie de pasos, procedimientos, no tan específicos como los algoritmos, pero muy cercanos a poderse repetir como los algoritmos. Algunos autores utilizaban una palabra que prácticamente significa procedimiento en ruso: Pryomes.
Los GM Ziatdinov, Allburt y Shereshevsky hablan en sus textos traducidos al inglés de la leyenda que dice que los soviéticos reducían en 300 las posiciones paradigmáticas con sus pryomes. Algunos autores hablan de 1000 posiciones, otros redujeron drásticamente la cosa a unos 80 pryomes y procedimientos, mientras que para el connotado entrenador Shasin habla de 10 algoritmos a lo mucho, con unos 100 pyomes para medio juego y otros 100 para finales.
Dvoretsky hablaba de haber recabado unas 5000 posiciones modelo para sus entrenamientos y otros, sin muchas bases, llegaron a afirmar que un gran maestro dominaba 10 000 posiciones patrón., sin decir cuantos pryomes manejaban esas 10 mil, pues no creo llegasen a creer que un gran maestro para serlo necesito aprender 10 mil procedimentos, pues si cada uno toma entre dos a cuatro horas dominarlo, habría que estudiar al menos 20 mil horas. Eso llevaría un par de décadas y todos sabemos de grandes maestros que a los 15 años alcanzaban ya ese nivel por mucho. Ahí están Karjakin y Carlsen, como simple muestra, sin hablar de Nakamura y otros adolescentes que por decenas ya “pululan” por ahí.
Entonces, los componentes importantes del contenido pasan por ahí, luego seguría la metodología para realizar una práctica que brinde experiencia importante, valiosa, para producir “la intuición” especial ajedrecística., que es la base del ajedrez práctico de competencia. 
(CONTINUARA)
Extracto de BUCANERO DE AJEDREZ FIN DE AÑO 2016. Si quiere recibirlo y no esta suscrito a las clases via email, comparta en facebook, https://www.facebook.com/lamemoriaquenosteje/…