16 jun. 2017

CURSO CONVOCATORIA


CONVOCATORIA CURSO ESPECIAL DE AJEDREZ QUINTO DEDO. MEJORE SU MANERA DE ESTUDIAR CON VIDEOS O CON LIBROS.


Información Básica:

Las sesiones presenciales del curso son de dos horas.

Hay tres horarios:

Sábados de

10 a 12.00 horas,

12.00 a 14.00 y de

14.00 a 16.00 horas.

Lugar. Bibiloteca Pública cerca Metro Balderas Ciudad de México.

En cada sesión se dará material consistente en un curso completo de video en mp4 en español o en inglés con subtítulos.

Así como tres libros en PDF con sus planillas, guías de estudio etc.

Cada grupo es de un mínimo de 4 y un máximo de 6 personas.

El curso es de estudio dirigido, métodos para estudiar videos y libros.

Costo por asistente: $100.00 la sesión.


Por Internet email. No se puede enviar el DVD con el material de video de los cursos, por costos de envio que es de $200.00 por Fed Ex, pero si los quiere los puedo enviar y los copia y prorratea el costo del envió con dos o tres amigos.

El material aparte, o sea los libros en PDF y plantillas etc, se envían por email.

El curso costaría lo de 4 sesiones al mes, $400.00 en total. Depositos via Western Union, o en México por Telecomm o por Farmacias Guadalajara. Cuenta de Bancomer depósitos se aceptan también.

Confirmación de asistencia a cada sesión presencial: Jueves anterior.

Fecha de cierre de la primera sesión presencial 16


de junio 23.50 hora de México


Información adicional.

Explicación de la razón del Quinto Dedo.

METODO DEL QUINTO DEDO.


La noticia de que Kasparov dará cursos por internet fue muy difundida comercialmente y si uno quiere estar al día de los avances de la enseñanza del ajedrez a  nivel mundial, era casi obligado conseguir el material y examinarlo, para escudriñar nuevas ideas y métodos. Dicen que en informática aplicada en ajedrez todo se puede y si hay agencias de inteligencia que graban prácticamente millones de conversaciones por celular, miles de mensajes por email de todo el mundo por minuto, ¿que de raro hay que se pueda conseguir hasta el material “más secreto” de ajedrez que circula o se planee que circulará por internet de manera comercial?

Un proyecto tan ambicioso como el curso de Kasparov en que se invirtió una decena de miles de dólares es producto de un ejercito de trabajo como los que solían organizarse en Rusia cuando Kasparov competía en torneos internacionales y matches.

El caso es que el material se examina y varios entrenadores y autoridades en la materia afirman que es muy bueno, lo que es natural si se toma en cuenta que Kasparov y “equipo” son discípulos de Nikitin y muchos estuvieron en las escuelas de Botvinnik. Pero como decía uno de ellos “le falta algo”, va a necesitarse de algunas acotaciones, de “aterrizar” algunas cosas, pues aunque se pensó en un público amplio para venderse mejor, adolece del síndrome de los cuatro dedos de la mano de las producciones de Walt Disney, en que hacer los personajes con cinco dedos en cada mano subían demasiado los costos y se tuvo que aceptar que solo tuviesen cuatro dedos. Ese quinto dedo también era muy costoso en la producción de las clases de Kasparov y habrá muchos que lo echarán de menos.

“La solución es hacer el quinto dedo”, sugirió el “hombre increíble” de San Petersburgo, el “gurú” de Fontanka, o como él se dice, “el campeón mundial que dijo Kasparov que era turista”. “Hagamos el quinto dedo” y varios trabajamos en ello.


Viendo tantos cursos en video, de GMs ex rusos, rumanos; de ajedrecistas de habla hispana, inglesa, rusa, etc. Muchos tienen la falta del quinto dedo, y la solución que se diseño para los cursos de Kasparov funcionan también con ellos.


Estamos rodeados de estímulos visuales, de tormentas de imágenes que a menudo no nos dejan pensar, concentrarnos e imaginar. Al estudiar ajedrez con computadora, con programas como Chessbase o Chess Asistant o un lector de PGN, vemos moverse las piezas y a veces somos espectadores pasivos, como aquellos que no se meten a una cancha de futbol, pero no se pierden un partido, con bolsa de palomitas en mano y cheve disfrazada. Pero cuando estamos viendo una partida, al menos por segundos pensamos y criticamos la jugada, en aquel lapso que controlamos el dedo que sobre el mouse avanza a la siguiente jugada. Pero lo peor viene con los videos, cuando “tomamos una clase” y vemos y escuchamos la “doctrina” que nos graba un gran maestro. Algo atendemos y lo que nos cuenta y lo que vemos, algo nos queda y aprendemos. Pero después de ver y escuchar el video, tenemos que hacer lo mismo que cuando asistimos a una conferencia o a una clase en una aula universitaria o de educación superior. Aún quizás debemos hacer más, porque en la conferencia o en la clase algo pudimos preguntar al profesor, pero a un video ¿Cómo?

Los videos pueden ser una oportunidad, pues si hacemos una serie de tareas similares a las que se realizan durante el estudio de una carrera universitaria, podemos aprender, asimilar mucho.

¿Pero, cuál es la realidad? En una encuesta y en interrogatorios personales pregunte a jugadores jóvenes que habían estudiado en un video algún tema de ajedrez que hicieron después de ver el video: ¿Tomaron notas? ¿Apuntaron las jugadas de las partidas que se mostraron en el video? ¿Lo miraron de golpe, o lo detenían a menudo y consideraban lo que se decía allí? ¿Juzgaron lo que planteaba el profesor? ¿Le creyeron, dudaron?

Las respuestas demostraban pasividad total o casi total después de ver el video. Lo que más llegaron a hacer fue verlo varias veces. De tomar alguna nota, hacer un resumen, nada. Gráficas y mapas mentales ni hablar. Lo peor fue constatar que de diez jugadores que estudian ya en instituciones de educación superior, tampoco en sus clases académicas solían hacer algo después de tomar la clase, excepto breves apuntes. ¿Agenda de estudios? ¡Para nada!

Me acordé aquella anécdota sobre Botvinnik, donde se le acerca un gran maestro joven que quería progresar y le pide consejo al excampeón mundial. Botvinnik le dice: ¿Trae su libreta con sus partidas analizadas? El aspirante a consejos le dice: “No hago ninguna libreta, pues no analizo mis partidas”, a lo que Botvinnik contestó: “Cuando la tenga, me vuelve a preguntar” y sonriendo amablemente  se despidió y se fue a conversar con otro excampeón mundial, el Dr. Max Euwe, entonces presidente de FIDE. Euwe le preguntó a Botvinnik, “¿Quién es ese muchacho desconocido, algún cazador de autógrafos’” Botvinnik contestó “un jugador a quien recién le diste el título de Gran Maestro Internacional”...

A veces en los torneos alguien me pregunta que libro estudiar, pues los que ha leído no le han servido. Claro que preguntó en que forma lo estudio, que hizo con ese libro, pues me parecía magnífico. “Lo leí nada más, vi sus partidas y toda una semana le dedique a ver sus más de 50 ejemplos y partidas” El tiempo no respeta lo que se hace sin tomarlo en cuenta, pensé en mis adentros y le pregunté con quién estudiaba y que recomendaciones le daba y si podía examinar el expediente. “No creo que lleve expediente, simplemente vemos unas partidas y leemos el libro” Tienes que trabajar mucho, le contesté, y le dije que apuntase mi email y que le mandaría mi boletín Bucanero de Ajedrez, que seguramente le serviría, y que luego hablaríamos…

¿Qué es lo que hay que hacer además de ver los videos?

Apuntaba que de cualquier clase presencial debemos:

Tomar notas y apuntes, resaltando lo que:

Más nos había llamado la atención.

El conocimiento que nos parecía nuevo.

Observaciones del profesor a detalles que no habíamos puesto atención.

Hacer un resumen.

Hacer un mapa mental o una Infografía.

Hay muchos textos de estudio dirigido donde se habla de varios métodos para reforzar la asimilación de lo que se dijo en una clase.

Pero veamos respecto a un entrenamiento normal de ajedrez y luego respecto al estudiar un video.

De un entrenamiento de ajedrez, donde vimos partidas de maestros o propias, tenemos en nuestro paquete de papelería cuestionarios a llenar sobre aspectos sicológicos y técnicos, cuando se trata de nuestras partidas, además de la bitácora de torneo; pero cuando se trata de partidas ajenas tenemos solo el formulario de los aspectos técnicos, pues el de psicología en ese caso no aplica.

Para algunos alumnos, de acuerdo a indicaciones derivadas de su examen de ubicación, se cuenta con diagramas de ejercicios recomendados. Muy a menudo se utilizan de libros muy conocidos de habla inglesa y española, ya hay una colección de unos sesenta juegos de diagramas sacados de igual número de libros.

¿Cómo funciona el trabajo con planillas de diagramas? En Rusia se publican muchos libros con posiciones tácticas o estratégicas de ajedrez. Lo mismo en Occidente, tras la desaparición de la URSS, muchos entrenadores soviéticos llevaron la manera de trabajar con libros de ejercicios a otros países.

Un ejemplo normal de libros de ejercicios tácticos es la Enciclopedia de Combinaciones de Chess Informant, con 3000 posiciones. Pero el mejor es el Guia de la Mejor Jugada, Guide To Best Move del GM Bent Larsen, que en muchas biografías sobre el campeón mundial Magnus Carlsen se menciona que fue de sus primeros libros favoritos. Hay en ese libro cien posiciones tácticas a resolver, y unas 50 posiciones estratégicas para elegir el plan a seguir, además de posiciones de finales para resolver y un capítulo de partidas anotadas para resolver como “Troykas” o “Ajedrez Solitario”.

En los libros las posiciones se presentan con diagramas y algunos datos, como los nombres de los jugadores, el torneo, el año, y quien juega.

En las planillas que mando solo aparece en el encabezado el nombre del libro de donde se tomaron las posiciones, luego en un formato de 6 diagramas por página aparecen las posiciones a resolver con un indicador gráfico, un pequeño cuadro sin color o negro, para señalar si juega el blanco o el negro, no se dan más datos. Así en 100 paginas envío 600 posiciones a resolver, sin soluciones. Después de mucho, y ya que el alumno lo haya intentado bastante, envío las soluciones.

No a todos los alumnos se envían planillas y a los que se les envía, se les manda las planillas correspondientes a los libros que me parece oportuno trabajar. Tengo más de sesenta libros ya puestos en planillas y cada semana mis amigos o yo mismo, elaboramos un promedio de seis o cinco libros más, por lo que pronto llegaremos a 100 libros, y conforme más amigos intercambiamos planillas, pronto tendremos unos 300 libros en planillas, pues en diagramas en PGN para ser pasados a planillas en PDF, ya tenemos unos 500 libros. O sea si hay programado resolver 10 posiciones diarias, tenemos más de 60 000 posiciones, lo que garantiza unos 6000 días de entrenamiento. Por eso comunico continuamente que si se necesitan más posiciones, pues a veces se pueden resolver 20 o 30 diarias, puedo enviar la cantidad necesaria sin problemas y así no hay que gastar 20 dólares en un libro, pues yo envío las posiciones de ese libro sin costo, como parte del curso.

Entonces, estudio de partidas de un tema, además de las clases, en que se pregunta al alumno constantemente con la idea de que visualice las posiciones 3 o 4 jugadas por lo menos por delante, se llenan cuestionarios, se hacen notas y en las lecciones pongo esquemas, comentarios notas y solicito que el alumno haga anotaciones adicionales y use la papelería que se le ha enviado. Además las planillas, monitoreos, etc. Cada lección al menos utiliza más de 50 láminas y con explicaciones que tomarían unas 30 páginas de un libro común de ajedrez, que por lo general presentan un equivalente a 5 páginas, con lo que así puedo reforzar 6 o 7 veces más un conocimiento, un ejercicio de lo que se encuentra un libro. Si con ese sistema se presentase un libro completo de 100 páginas, en mi sistema se presentaría la misma información en 800 o 1000 páginas, lo que ningún autor se puede permitir al editar un libro. Pero en PDF, con los ejercicios, planillas, agendas, yo puedo presentar mis clases con la seguridad que le rinden al estudiante 10 veces más que cualquier libro, a un costo diez veces menos que cualquier libro, así por cada centavo, el alumno obtiene 100 veces más que si los hubiera invertido en un libro y así asegura su progreso.

Eso en las clases y entrenamientos “normales” de ajedrez. Ahora veamos los videos….

Los videos tienen menos de “estudio activo” que leer una partida de un libro con tablero y piezas, y muchísimo menos “estudio activo” que en las lecciones que mando por email, por eso solo los considero como auxiliares de mis lecciones, en lo que toca a los videos que realizo.

Pero veamos los videos comerciales que se venden por internet, como los de Dzhindzi, los mejores a mi gusto, los elaborados por Shereshevsky en ruso, los de Yermolinsky de la serie, “Lo que todo escolar ruso sabe”, los de Smirnov, de Dugly, de Seirawan, y ahora los de Masterclass de Kasparov que aunque ya los he podido examinar, apenas van a ser expuestos y ofertados al público.


Con la inspección de especialistas en educación, la Secretaría de Educación Pública produjo una serie de ajedrez de TV de 450 minutos totales de instrucción que realice en 1998 y 1999, y ahora en 2017 estoy terminando otra serie con mas de 1000 minutos totales de instrucción, además de 1300 minutos que he grabado y utilizo, como auxiliares, en mis cursos de 2001 a 2015.

En base a ello he examinado como hay que reforzar el estudio con videos, pues muchos ajedrecistas recurren a ellos y al hacerlo sin los refuerzos adecuados se encuentran que no solo no progresan, sino que algunas habilidades ya existentes han dado marcha atrás y no comprenden que hacen mal.

No hay video malo, como hay pocos libros malos, pero si una herramienta, como un video o un libro no se utiliza de manera adecuada puede ser dañino.

El ajedrez, los videos y los libros, son como el Ajo, pueden brindar grandes beneficios, si se utilizan adecuadamente. Pero si se inyecta “jugo” de ajo en una vena, morirá muy posiblemente. Pero a nadie se le ocurriría inyectarse ajo, pero hay pistoleros que sus balas las cubren con ajo, para que maten con más seguridad.

Si uno dedica un par de horas a estudiar ajedrez con videos, puede no solo no avanzar nada en su nivel de juego, sino adquirir hábitos que dañaran en mucho su nivel de juego actual.

Planillas de diagramas, agendas, papelería, anotaciones, etc., todo lo que se hace para una clase normal, no basta cuando se trata de videos, hay que hacer eso y mucho más. Además hay que considerar que, por razones comerciales, cuatro de cada cinco videos que se ofertan en el mercado, son de estudios de aperturas especializadas y de los restantes, más de la mitad son dedicados a los niños, que son más vulnerables en lo que toca a los efectos nocivos de los videos y que, por lo general no tienen la orientación para hacer todo eso de planillas, notas, etc.

Por lo pronto, ya algunos entrenadores nos juntamos y desarrollamos una serie de pasos para hacer de la vista de videos una experiencia instructiva y acercarlo a  lo que es el “estudio activo”. Por supuesto, para formar hábitos nos apoyaremos en herramientas, algunas muy diferentes a las que se usan en el estudio y entrenamiento en “PDF” o con material impreso.

Pero hay que iniciar con asumir la actitud adecuada ante los videos, tanto cuando se ven grupalmente, o sea como actividad complementaria en clases, como cuando se ven individualmente.

Lo que me parece una cierta ventaja es que la gran mayoría, más del 90%, llegan a ser muy aburridos, sobre todo para las personas que somos muy activas y no aguantamos más de 20 minutos en situación pasiva, por lo que es difícil excederse en ver videos, salvo los utilice para conciliar el sueño. Claro que si hace muchos trabajos alrededor del video, si puede que no le parezca aburrida la vista del video con la actividad que sugeriré, entonces la receta sería no más de dos horas al día del “estudio video ajedrecístico”. Con buenas herramientas, un trabajo con video puede ser muy adictivo para algunas personas y conozco dos o tres buenos jugadores que les gusta estudiar así, máxime que han desarrollado su propia manera de estudiar con los videos, lo que mis amigos y yo hemos tomado en cuenta a la hora de la lluvia de ideas para estructurar nuestro método que bautizamos con el nombre de “Método del Quinto Dedo”.

Descripción General del Método:

Primero que nada la planeación, el registro, la selección de videos, el acopio de material de trabajo y la técnica Pomodoro para administrar el tiempo.

Para ello se necesita papelería adicional a la que envió por lo general en mis cursos de email.

La papelería tiene ejercicios de cada curso de video, además de una guía para usar el material que el autor de los videos ya envía, pero aumentando los cuestionarios y adaptándolos al nivel personal de cada jugador, cuando el autor mismo no lo ha planeado.

El tiempo de vista del video, así como su uso para dar clases a grupos como material complementario de la exposición de un tema en aula, también es considerado.

Cuando se trate de videos sobre aperturas se complementa con bases de datos.

También al inicio del curso se envía una evaluación de los cursos de video, tomando en cuenta su diseño pedagógico, su confiabilidad, la calidad de la exposición y de la selección de material para exponer el tema.

Se evaluaron 12 cursos diferentes, involucrando más de 50 videos y más de 35 horas de grabación.

El Método del Quinto Dedo fue realizado por el Grupo de Investigación de Ajedrez de Fontanka, con base en San Petersburgo, Rusia;  en base a ideas del GM Khalifman, y de su entrenador Nesis, así como de los seminarios de Loo, organizados por la Federación de Ajedrez de la Federación Rusa.

Participaron directamente en su elaboración los entrenadores títulados Alexander Postikovsky, Serguey Lermontov, Raúl Ocampo Vargas, Nestor Velez, Gregori Gueorghiu, Boras Men y Karl Steinhamper. La versión en español es exclusiva del MI Raúl Ocampo Vargas de México y coordinador del Programa de Ajedrez del Ministerio de Educación de su país durante 6 años y catedrático de la universidad principal de México, la UNAM durante 20 años. Autor de libros y de metodologías de ajedrez avalados por las autoridades educativas de su país.