22 jun. 2017

UNO DE LOS PRIMEROS LIBROS DEL AJEDREZ SOVIETICO:




El maestro Grigory Levenfish en 1925 publicó “El Primer Libro del Ajedrecista, el cuál posteriormente reapareció en una forma revisada por el escritor con el título: “ El libro para el Principiante en ajedrez  en1957
En estos libros, una gran parte se dedicaba  a ejercicios, y al final de algunos capítulos, algunas páginas fueron añadidas, presentando historias interesantes de la historia del ajedrez, ejemplos de humor y  ajedrez, etcétera.
Desde el principio de la bibliografía soviética se daba importancia al estudio activo, haciendo que el lector participase resolviendo posiciones y acostumbrándose a pensar. El lector se enfrentaba a los diagramas, hacia sus análisis mentalmente y luego confrontaba sus reflexiones con lo que apuntaba el autor.
Se daba al inicio un mínimo posible de información y lo principal era actuar y preguntarse para contestarse a si mismo y luego checar con las anotaciones del libro.
Pero el humor está presente con anécdotas e historias para hacer más ameno el libro y acostumbrar a la lectura al estudiante.
En la opinión del maestro Levenfish un poco de diversión y alejarse un poco de los temas áridas técnicos, “…será de beneficio para el lector”
El libro de 1957 tiene 21 capítulos y 360 páginas con una centena y media de ejercicios.
Siendo uno de los primeros libros escritos por un soviético y dentro de una promoción especial, el de Levenfish no solo estaba dedicado a los principiantes, sino además tenía un capitulo para los profesores, el cuarto: “La metodología para instruir principiantes”.
Muchas cosas interesantes se expresan ahí, en particular Levenfish apunta.
"A pesar de los detalles concretos y específicos del ajedrez, su estudio debe ser llevado de conformidad con los principios generalmente aceptados de la ciencia educativa."
Levenfish establece varias características y cualidades que deben ser desarrolladas en un jugador novato:

1).- La visión del tablero-  ver automáticamente todas las amenazas de una jugada, tanto propia como la del adversario, y la percepción también fuerte de todas las piezas y peones enganchados, en contacto.;
2).- La memoria;
3).- La habilidad de concentrar toda la atención en el proceso de la lucha;
4).- Conocimientos de la geometría de tablero de ajedrez;
5).- Una impresión clara en la mente de la posición después de las jugadas inmediatas futuras.

Para mejorar los conocimientos de geometría del tablero de ajedrez, recomienda identificar el color de las casillas sin mirar el tablero.
Se esperaba que al iniciarse en ajedrez poco a poco vieran mentalmente las jugadas, por eso el trabajo con diagramas, pero para atraer y facilitarle la tarea a los principiantes podían usar ajedrez y tablero para leer sus primeros textos, pero luego de unos meses se esperaba leyeran los libros mentalmente, sin usar tableros y piezas-
Para entrenar el dominar los contactos entre piezas, el escritor recomienda solucionar posiciones tácticas de ajedrez de dos jugadas para mates y combinaciones sencillas
"El mecanismo de contacto entre piezas ha sido desarrollado extensamente y usado en muchas posiciones tácticas y por tanto solucionar las posiciones es indudablemente útil en el desarrollo de la visión del tablero."
Para desarrollar la habilidad de reflejo de descubrir las amenazas de una jugada (luchar contra las "Metidas de pata" o “blunders”), Levenfish recomienda que los alumnos principiantes jueguen partidas entre ellos con piezas de ajedrez, pero usar una regla del juego de damas, que hace  obligatorio el capturar una pieza cuando se puede. (Cuando están en contacto)
La velocidad de juego puede ser gradualmente incrementada. Es también importante contraer el hábito de anotar las partidas mientras se juegue, ya que mejora la concentración de un jugador durante el juego.
Cada capítulo es como de 15 páginas y contenía unos 20 ejemplos a razonar, a cuestionarse, con comentarios del autor y luego unas 10 posiciones a resolver, con soluciones al final del libro.
Prácticamente con los diagramas de las posiciones es muy fácil visualizar las jugadas y seguir los ejemplos. Hice una prueba con un principiante, traduciendo del ruso un capítulo para él y lo pudo seguir con facilidad sin usar tablero y apenas tenía un par de días de aprender el movimiento de las piezas. El Libro aunque se llama de Principiante, si lleva bastante adelante a un novato, más o menos a 1250 a 1300 de rating, y tal vez más. Además da buenos fundamentos para un posterior progreso y debió ser muy útil a los instructores de escolares o de novatos en las casas de pioneros de la URSS.