21 jun. 2017

EL GM FISCHER, SEGUIDOR DE METODOS SOVIETICOS DE ESTUDIO DE AJEDREZ.




En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial aparecieron en los eventos de la FIDE los primeros equipos de ajedrez de la Unión Soviética y vencieron ostensiblemente en todos los eventos mundiales. Si bien algunos jugadores, como Botvinnik y los “asimilados” soviéticos , los grandes maestros Flohr, Keres y Lilienthal eran conocidos y reconocidos como de los mejores jugadores del mundo, a partir de 1945 parecían que en grupos cada vez más numerosos los soviéticos vencían en los torneos internacionales.
Fischer influenciado por su propia madre, Regina, que había tomado cursos de estudio de enfermería en Rusa, Jack Collins, un primer mentor que gustaba de los libros de los nuevos líderes del ajedrez que se escribían en la URSS, el GM Nicholas Rossolimo, proveniente de Ucrania y casado con una rusa; pronto Fischer profundamente se introducía en la metodología soviética y en la manera activa de estudiar ajedrez. Llevar notas, ficheros, agendas, era parte fundamental de ello y Fischer durante décadas iba formando cuadernos de notas que ahora, debido a un “embargo” de una bodega donde guardaba cosas personales, pululan en museos de ajedrez o en propiedad de los amigos que lo trataron en su periplo por varios países tras su triunfo en Reykjavik.
El caso es que Mapas mentales, infografías, papelería de apoyo, planeación, incluso relojes de alarmas o “pommodoros”, son parte de la instrumentación, de la herramienta para estudiar ajedrez, no solo computadoras y bases de datos. Mientras más de eso tenga un estudiante de ajedrez como apoyo, más posibilidades de lograr asimilar los excelentes libros de ajedrez que se consiguen ahora gracias al internet y que están al alcance de los muchos y no, como antes, hace unas dos décadas, al alcance de los pocos que tenían mucho.